Guillermina Beccar Varela canta folclore. Con sus veintisiete años y sus tres discos –¿De quién es esta voz?, Los yuyos de mi tierra, y Lapachos en Primavera, su último CD–, muestra su manera de interpretar zambas, chacareras, alguna vidala y canciones.

 

En 1992, se presentó en el Festival de Cosquín y obtuvo la distinción “Sobresalientes”. Después de esa conquista, llegaron los discos. Mientras que en sus primeros trabajos había versiones de León Gieco (“Todos los días un poco”), Silvio Rodríguez (“Sólo el amor”), Peteco Carabajal (“Perfume de carnaval”) y Chacho Echenique (Doña Ubenza), en este último interpreta temas en su mayoría del santiagueño Marcelo Perea, quien dirige artísticamente el disco. Aquí hay chacareras y zambas, algún escondido y más canciones.

 

Lapachos… muestra un cuidado trabajo de composición, donde juegan los suaves arreglos de piano o percusión con el canto de Beccar Varela. Este CD supera los anteriores trabajos de Guillermina: canta con mayor seguridad, hay una mejor dirección artística y cierta búsqueda de nuevos horizontes.

 

También hay una versión de “Niño Silvestre”, tema de Joan Manuel Serrat que describe la cruda realidad de un chico de la calle, y “El problema” de Silvio Rodríguez.

 

En suma, un disco que reúne buen material de música popular y entrega otra mirada de los jóvenes sobre el folclore y su manera de abordarlo.

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?