Jesús ha sido pequeño, ha sido niño, para que tú puedas ser hombre perfecto; ha sido ligado con pañales para que tú puedas ser desligado de los lazos de la muerte; ha sido colocado en un pesebre para que tú puedas ser colocado sobre los altares: vino a la tierra para que tú puedas estar entre las estrellas; no tuvo lugar en la posada para que tú tengas muchas mansiones en el cielo. “Él, siendo rico, se hizo pobre por nosotros a fin de que fuéramos enriquecidos por su pobreza”. Por lo tanto, aquella pobreza es mi patrimonio y la debilidad del Señor, mi fortaleza. Prefirió para sí la indigencia a fin de ser abundancia para todos. Me purifica el llanto de ese niño, sus lágrimas me han lavado.

  

 


(Del Tratado sobre el Evangelio de San Lucas, II, 41).

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?