alvarez-valdes-webMuchos se preguntan por qué Jesús adoptó una posición rígida con respecto al matrimonio y no comprendió que a veces las relaciones fracasan. Pablo y los evangelistas tradujeron su mensaje a un contexto cultural diferente. ¿Qué puede hacer la Iglesia hoy?Un día se le acercaron a Jesús los fariseos y le preguntaron en qué casos podía el hombre divorciarse de su mujer. Jesús les respondió que nunca, porque el hombre no puede separar lo que Dios ha unido. Los discípulos reaccionaron molestos, y replicaron que si ésa era la situación del casado respecto de su mujer, mejor era no casarse. Pero Jesús añadió que, aunque ellos no lo entendieran, ésa era una exigencia fundamental para entrar en el Reino de Dios (Mt 19,1-12).

Después de dos mil años, esta frase de Jesús sigue siendo la base en la que se asienta la doctrina matrimonial de muchas Iglesias cristianas, que prohíben a sus miembros divorciarse y volverse a casar bajo pena de negarles la comunión. Pero ¿por qué Jesús asumió una postura tan rígida frente al matrimonio? ¿Acaso el maestro bueno y  comprensivo no se dio cuenta de que a veces las relaciones de las parejas fracasan, y que muchos tienen necesidad de rehacer sus vidas y volver a amar? ¿O es éste el único tropiezo del que un cristiano no puede levantarse y recomenzar? Para descifrar el enigma, debemos examinar cómo se practicaba el divorcio en los tiempos de Jesús.

Cuidado con el mal carácter

Según la Biblia todo judío, si quería, podía divorciarse de su mujer. Era un derecho otorgado por Moisés mediante una ley que decía: “Si un hombre se casa con una mujer, y después descubre en ella algo que no le agrada, le escribirá un acta de divorcio, se la entregará y la despedirá de su casa” (Dt 24,1).

La norma era clara. Bastaba que el hombre redactara un escrito y se lo diera a su mujer. Lo que no estaba claro era qué motivo autorizaba al hombre a divorciarse. Porque la ley decía que tenía que haber “algo” que no le agradara. Pero ¿qué era ese algo?

Como Moisés no lo había aclarado, los judíos posteriores durante siglos trataron de entender a qué se refería. Lamentablemente no se pusieron de acuerdo, y se formaron dos escuelas. La más flexible, del rabino Hillel, lo interpretaba en sentido amplio: ese “algo” podía ser cualquier cosa: que la mujer quemara la comida, no se atara el cabello, gritara en la casa o tuviera mal carácter; incluso en el siglo II el rabino Aquiba decía que si el hombre encontraba otra mujer más linda, ya había “algo” que le desagradaba en la suya y podía divorciarse. La segunda escuela, del rabino Shammai, era más estricta: sostenía que un hombre sólo podía divorciarse por una causa gravísima: el adulterio de su mujer. Ningún otro motivo lo autorizaba. En tiempos de Jesús el tema no estaba resuelto, de modo que unos seguían las directivas de Hillel y otros las de Shammai. Ésta es la razón por la que los fariseos interrogaron a Jesús sobre el tema del divorcio. Querían saber a cuál de las dos escuelas se adhería. Pero Jesús los sorprendió con su respuesta: a ninguna. Para él, el hombre no puede divorciarse jamás bajo ninguna causa, sea leve o grave.

No apto para enamorados

Lo primero que debemos preguntarnos es si las palabras de Jesús constituían una verdadera ley, es decir, una norma obligatoria para todos los hombres, o era sólo una invitación, una sugerencia ideal para quienes pudieran y quisieran cumplirla. Algunos biblistas, impresionados por la dureza de estas palabras, creen que se trataba sólo de un consejo, no de un precepto obligatorio que todos debían observar. Pero el Nuevo Testamento da a entender otra cosa, ya que san Pablo, cuando habla de la prohibición del divorcio, dice claramente que es una “orden del Señor” (1 Cor 7,10).

¿Por qué Jesús se puso tan firme? Es que en aquel tiempo, el matrimonio se celebraba a edad temprana: 13 años para las niñas y 17 para los varones. Los rabinos enseñaban: “Dios maldice al hombre que a los 20 años aún no ha formado una familia”. Esto hacía que las parejas no se casaran por amor, sino que sus padres arreglaran el matrimonio (Ex 22,15-16). Así, en la Biblia vemos cómo Abraham manda a su mayordomo a buscar esposa para Isaac (Gn 24,1-53), Agar elige la mujer para Ismael (Gn 21,21), Judá decide con quién se casará su hijo Er (Gn 38,6), el militar Caleb dispone quién será el marido de Aksá (Jos 15,16), y el rey Saúl hace lo mismo con Merab (1 Sm 18,17). El casamiento en Israel, pues, no era una alianza de amor sino un acuerdo social: el hombre necesitaba tener hijos y la mujer necesitaba quien la mantuviera. Se trataba de un convenio con beneficios para ambas partes. Eso no significa que necesariamente no hubiera amor en las parejas; con el tiempo muchas llegaban a amarse.

El fastidio de Dios

No era un arreglo social ecuánime porque la mujer se hallaba en inferioridad de condiciones respecto del varón. Ella era considerada una “pertenencia”, una “propiedad” de su marido, al mismo nivel que su buey o su asno (Ex 20,17; Dt 5,21), y éste gozaba de diferentes derechos. Así, el marido podía acostarse con otra mujer y no cometía adulterio (Ex 21,10); pero si la mujer lo hacía, incurría en un grave delito; el marido podía divorciarse si quería, pero la mujer no tenía derecho a hacerlo (Dt 24,1). Él podía mandarla, dominarla y decidir por ella.

En ese contexto jurídico y social, era evidente que si un hombre se divorciaba de su mujer y la despedía del hogar, la dejaba totalmente desprotegida. Difícilmente otro hombre querría desposar a una repudiada. Ella debía regresar a la casa de sus padres, los cuales muchas veces eran ancianos (si no habían muerto) y ya no podían mantenerla. Quedaba así forzada a vivir de la caridad pública, en una situación de total precariedad, indefensión económica y desamparo social. En algunos casos, la única salida era la prostitución. Resultaba tan degradante que el profeta Isaías menciona a la mujer repudiada como  ejemplo del sufrimiento más grande en Israel (Is 54,6). Y el profeta Malaquías, para mitigarlo, llega a decir que Dios “odia al que se divorcia de su mujer” (Mal 2,16). Aún así, si un hombre ya no deseaba vivir con su esposa y quería divorciarse, podía hacerlo sin demasiadas contemplaciones. Por eso Jesús, al prohibir el divorcio, lo que hizo fue ponerse de parte del más débil, del más expuesto y amenazado socialmente: la mujer.

En casa hay que vivir en paz

Sin embargo, vemos con sorpresa cómo esta “orden terminante” de Jesús fue más tarde suavizada por los autores bíblicos y adaptada a las diversas circunstancias que les tocaron vivir, de manera que en el Nuevo Testamento la encontramos en cuatro versiones diferentes. El texto más antiguo está en la 1º Carta a los Corintios, de san Pablo, y dice: “A los casados, no les ordeno yo sino el Señor: que la esposa no se separe de su marido. Si se separa, que no vuelva a casarse, o que se reconcilie con su esposo. Y que tampoco el marido despida a su mujer” (1 Cor 7,10-11). Hasta aquí, Pablo repite lo que dijo Jesús. Pero a continuación agrega: “Si el cónyuge es no creyente y quiere separarse, entonces que se separe; en ese caso el cónyuge creyente no está ligado; porque el Señor los llamó para vivir en paz” (1 Cor 7,15). Vemos que aquí Pablo permite una excepción. Porque él constataba que en sus comunidades, cuando un pagano se convertía al cristianismo, no siempre era acompañado por su cónyuge, lo cual generaba tensiones y roces. Al ver esto, permitió la separación en sus comunidades alegando una razón importante: que pudieran “vivir en paz”. O sea que Pablo, apenas veinte años después de la muerte de Jesús, ya adaptó la enseñanza original a la situación misional que le tocaba vivir.

Por un desorden sexual

Décadas más tarde, san Mateo presenta una segunda versión de la norma. Según él, Jesús habría dicho a los fariseos: “Moisés les permitió divorciarse de sus mujeres; pero yo les digo que el que se divorcia de su mujer, excepto en caso de inmoralidad sexual, y se casa con otra, comete adulterio” (Mt 19,8-9). Para Mateo, Jesús permite una segunda excepción: en caso de “inmoralidad sexual”. Cuando esto ocurre, el hombre puede divorciarse y volver a casarse. En realidad, no fue Jesús quien introdujo esa excepción sino el mismo Mateo. ¿Por qué? Porque la inmoralidad sexual, en la comunidad donde él vivía, era un tema muy grave y urticante que generaba serias dificultades en la convivencia matrimonial. Por lo tanto, para evitar males mayores y salvaguardar la paz de las conciencias, Mateo autorizó, en esas circunstancias, la disolución del vínculo.

¿A qué “inmoralidad sexual” se refería? Es difícil saberlo. La palabra griega que emplea (pornéia) es un término genérico que puede designar distintos desórdenes: adulterio, incesto, prostitución, vida disipada, flirteo con otro hombre. Por eso las Biblias no se ponen de acuerdo y ofrecen distintas traducciones. Pero sea cual fuere su significado, lo interesante es que Mateo permitió una excepción a la indisolubilidad matrimonial señalada por Jesús.

Lo imposible no se prohíbe

En el Evangelio de Marcos descubrimos una tercera enseñanza diferente sobre el divorcio. Según éste, en su discusión con los fariseos Jesús dijo que el hombre no debe divorciarse de su mujer (Mc 10,9); y cuando sus discípulos le pidieron una explicación, les aclaró: “Quien se divorcia de su mujer y se casa con otra comete adulterio contra aquella; y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio” (Mc 10,11-12).

Tenemos aquí una nueva sorpresa. Según Marcos, lo que ahora Jesús prohíbe no es el divorcio, sino volver a casarse. Mientras Mateo decía que Jesús condenaba la separación en sí, debido a la desprotección en la que quedaba la mujer, Marcos no prohíbe que el hombre se separe. Puede separarse. Lo que no puede hacer es casarse otra vez. Esto se debe a que Marcos escribe para los cristianos de Roma; y allí la mujer gozaba de una autonomía social superior y podía contar con medios propios de supervivencia, de manera que la simple separación de su marido no la afectaba en su dignidad. Por eso un cristiano de su comunidad, si andaba mal con su mujer, podía divorciarse y seguir considerándose cristiano. Pero no podía tomar una segunda mujer.

Esta no fue la única adaptación que hizo Marcos. También dice que Jesús prohibió que “la mujer se divorciara de su marido”. Eso jamás podía haberlo dicho Jesús. Él enseñó en Palestina, y ante un auditorio judío. Y según la ley judía, la mujer no podía divorciarse. ¿Qué sentido tiene prohibir algo que no se puede hacer? Pero como Marcos escribió en Roma, donde la ley sí otorgaba a la mujer el derecho al divorcio, extendió la prohibición de Jesús también a ella, para que quedara en claro que, aunque la ley civil lo autorizaba, Jesús no lo consentía.

Que se note su grandeza

Finalmente, en el Evangelio de Lucas hallamos la última versión sobre el divorcio (que también aparece en un segundo texto de Mateo: 5,32). Para Lucas, Jesús enseñó: “Todo el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con una divorciada por su marido, comete adulterio” (Lc 16,18). Según este dicho, Jesús no sólo prohibió a un divorciado volver a casarse, sino también a un soltero casarse con una divorciada. ¿Por qué Lucas asumió esta postura? Porque en el Antiguo Testamento los sacerdotes, debido a que eran hombres especialmente consagrados a Dios, no podían casarse con una divorciada, cosa que sí podían hacer los demás judíos (Lv 21,7). Al parecer, Lucas quiso extender este particular estilo de vida a todos los cristianos de su comunidad, para decir que también ellos eran consagrados a Dios, y por lo tanto sus vidas debían ser especiales y preservadas de cuanto pudiera deshonrarlas. Vemos pues que, si bien Jesús prohibió el divorcio, su norma fue más tarde adaptada por los autores bíblicos según las necesidades de cada comunidad, de manera que hoy tenemos diferentes versiones de ella: a) según Pablo, Jesús permitió el divorcio si un cónyuge se convertía al cristianismo y el otro no; b) según Mateo, Jesús permitió el divorcio en caso de inmoralidad; c) según Marcos, lo que prohibió fue que un divorciado se volviera a casar; d) y según Lucas, prohibió incluso que un soltero se casara con una divorciada.

Entre Papas y Concilios

También la tradición de la Iglesia se mantuvo indecisa en cuanto al modo de aplicar ese mandato de Jesús. Mientras en los siglos III al VI algunos Santos Padres orientales rechazaron absolutamente el divorcio, otros lo aceptaron en caso de adulterio; por ejemplo Orígenes († 255), Basilio Magno († 379), Gregorio Nacianceno († 390), Epifanio († 403), Juan Crisóstomo († 404), Cirilo de Alejandría († 444), Teodoreto de Ciro († 466) y Víctor de Antioquía (s.V). También muchos escritores eclesiásticos latinos de los siglos III al VIII aceptaron el divorcio en casos extremos, como Tertuliano († 220), Lactancio († 325), Hilario de Poitiers († 367), el Ambrosiaster (s.IV), Cromacio († 407), Avito († 530) y Beda el Venerable († 735). Además, varios Concilios aceptaron y regularon el divorcio, como el de Arlés (año 314), el de Agde (año 506), el de Verberie (año 752) y el de Compiègne (año 757). El de Verberie establecía: “Si una mujer intenta dar muerte a su marido, y éste lo puede probar, puede divorciarse de ella y tomar otra”. Y el de Compiègne decía: “Si un  enfermo de lepra lo permite, su mujer puede casarse con otro”. Hasta hubo Papas que autorizaron el divorcio y nuevo casamiento, como Inocencio I (siglo V), quien lo permitía ante el adulterio de la mujer; y san Gregorio II (siglo VIII), que lo consentía si la esposa estaba enferma.

Sólo a fines del siglo XII, con el papa Alejandro III, se estableció de manera definitiva la postura actual de la Iglesia católica, que prohíbe absolutamente el divorcio y nuevo casamiento. Es decir que ni la Biblia, ni la tradición, ni los primeros mil años de historia cristiana respaldan la doctrina de que el matrimonio debe ser “hasta que la muerte los separe”.

Acompañar otra vez al débil

Jesús prohibió el divorcio. Y tenía una buena razón. En su tiempo el matrimonio era un acuerdo social, establecido por los padres, cuyo móvil era la conveniencia mutua y no el amor; y en caso de romperse el pacto, la mujer quedaba socialmente indefensa y expuesta a una vida inhumana. Por eso asumió la defensa del más débil y condenó la separación.

Hoy la Iglesia debe preguntarse: ¿aquella prohibición sigue teniendo vigencia? ¿Es aplicable al matrimonio moderno? Ciertamente no. Primero, porque en la sociedad actual la mujer puede ganarse la vida sola, sin necesidad del varón. Segundo, porque el “móvil” que hoy lleva a dos personas a casarse es el amor; y si éste fracasa, no se les puede prohibir volver a buscarlo. En tiempos de Jesús no podía decirse que el amor se acababa, porque no había sido el móvil del matrimonio; por eso no era motivo para el divorcio.

Es decir que hoy, habiendo desaparecido las dos razones por las que Jesús prohibió el divorcio, aquella orden ya no tiene vigencia. ¿Qué debería hacer la Iglesia? Lo mismo que hizo Jesús: ponerse de parte del más débil. Y el más débil es el que se separa.

Cuando un hombre se divorcia suele quedar lastimado, inseguro, con problemas económicos, añorando a sus hijos, con los que no volverá a tener una relación natural. Por su parte, la mujer muchas veces se siente abandonada, triste, sola y con dificultades para volver a creer en el amor. ¿Qué tiene de bueno el divorcio? Nada. Todo divorcio es una masacre emocional, el fin de una ilusión, la brutal ruptura de un proyecto que se creía para siempre. Por eso sólo la persona que llega a una situación insostenible lo concreta. Y por eso la Iglesia, en vez de castigarla, debería cuidarla más que a los felizmente casados, abrirles las puertas de la comprensión, de los sacramentos, y la incorporación a sus instituciones.

Uno de los encuentros más grandiosos de la vida de Jesús fue con una mujer cinco veces divorciada, que además vivía en concubinato: la samaritana (Jn 4). ¿Hoy Jesús le negaría un encuentro de comunión a un divorciado vuelto a casar? Si Pablo, Marcos, Mateo y Lucas supieron traducir su mensaje sobre el divorcio a un contexto cultural diferente, sería bueno que la Iglesia hoy también lo hiciera. Que vuelva al Evangelio y no separe lo que Dios ha unido: el hombre con Jesús.

 

El autor es doctor en Teología bíblica.

Comments

comments

104 Readers Commented

Join discussion
  1. mario HAZAFF on 5 Julio, 2011

    Solo una reflexión y desearía la aclaración de la misma. En el primer parrafo de este artículo el autor se pregunta, si el divorcio es el unico tropiezo que un cristiano no puede volver a levantarse? y yo como catolico, creo que no, dado que para el perdon y vuelta al redil, hace falta el arrepentimiento de la falta cometida.Como soluciona el divorciado su error, creo que volviendose a casar con la misma mujer de la cual se separo., esto es casi imposible, por tal motivo al no existir arrepentimiento, el catolico del divorcio No vuelve.Espero hab er sido claro y me gustaria una reflexion.Muchas Gracias y espero su respuesta.

  2. Graciela Moranchel on 6 Julio, 2011

    Excelente artículo del doctor Ariel Álvarez Valdez. Qué bueno ver la realidad, las situaciones cotidianas a la luz de la Palabra de Cristo con esta claridad de pensamiento, sin manipulaciones de la Escritura, sin sacar versículos de contexto, sin ideologías ni preconceptos de fondo.
    Ojalá los avances en los estudios bíblicos actuales sean asimilados por los teólogos dogmáticos y morales y especialmente por el Vaticano, y se pueda dar un giro positivo y satisfactorio a las necesidades espirituales de tantos hermanos que sufren a causa de la rigidez del Magisterio y de sus posturas unidireccionales en materia sexual.
    Celebro que la Revista Criterio difunda estos artículos tan interesantes y de amena lectura del doctor Álvarez Valdez, que nos ayudan a pensar la Iglesia desde una perspectiva más evangélica e inclusiva.
    Saludos cordiales,
    Graciela Moranchel
    Profesora y Licenciada en Teología Dogmática

  3. M.Inés Aldazabal on 8 Julio, 2011

    Excelente el artículo-análisis-recorrido histórico a través de cartas de Pablo y los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, la tradición de la iglesia.
    De una hondura y una claridad que asombran tan gratamente. Sin dudas Dios quiere una vida más digna, sana, dichosa para todos, empezando por los últimos.
    Qué bueno se publiquen artículos como el del Dr. Álvarez Valdez.
    Saludo atentamente,
    M.Inés Aldazabal

  4. Graciela Moranchel on 8 Julio, 2011

    Estimado Mario Hazaff: Con respecto a tu inquietud, esto es: que del divorcio “no se vuelve”, según vos, porque uno no puede “arrepentirse” de la “falta” cometida, habría que hacer varias consideraciones.

    Ante todo, que según las palabras mismas de Jesús, no existe ningún pecado que no pueda ser perdonado. También habría que considerar la innumerable cantidad de casos en los que un cónyuge es abandonado por el otro, y “obligado” a divorciarse, muy a su pesar. En muchísimas parejas ocurre esto: uno de los cónyuges es inocente, pero debe divorciarse por presión o imposición del otro cónyuge. Es una situación no querida.

    Habría que ver también si siempre y en todos los casos la separación de un matrimonio (que luego termina en divorcio) es realmente un “mal”, y no un “bien”, tanto para mantener la paz psicológica de los involucrados, como para sostener el bienestar físico de las mismas. Por no hablar de la situación de los hijos, ya que un divorcio muchas veces los libera de múltiples circuncstancias violentas que tantas veces se dan en los hogares, por querer mantener a toda costa una situación de pareja cargada de odio y acciones malsanas, que muchas veces terminan en verdaderos atentados contra la vida de uno de los cónyuges.

    Así que me parece que el tema es mucho más complejo de como Ud. lo plantea. No es sólo cuestión de “arrepentirse” o de volver a casarse con el cónyuge del cual uno se ha divorciado. Hay muchísimas situaciones más que entran en juego en la relación de una pareja, que aceptan muchos matices. Por eso, también la ley debería contemplarlas, y matizar, como lo han hechos los apóstoles y evangelistas de la primitiva Iglesia.
    Saludos cordiales,
    Graciela Moranchel
    Profesora y Licenciada en Teología Dogmática

  5. Antonio Santer on 8 Julio, 2011

    Como hace falta que Jesús vuelva para explicar más claro sus palabras, han pasado muchos años y cada quien las interpreta como se le acomode

  6. Juan Manuel on 9 Julio, 2011

    Me surgen algunas cuestiones a raíz de la lectura del artículo, desarrollo la que me parece más trascendental: ¿qué es el amor en el matrimonio?, el autor del texto dice: “En tiempos de Jesús no podía decirse que el amor se acababa, porque no había sido el móvil del matrimonio; por eso no era motivo para el divorcio”. Me parece que hay un error en esta frase, en la pareja el amor no se acaba porque sí, el amor no es un sentimiento es un verbo. Si se acaba es responsabilidad de los integrantes de la pareja, de uno o de ambos. Por eso me parece que Jesús no nos pide ningún imposible, no hay razón para que el amor se acabe que este fuera de la pareja, inclusive los hechos más terribles y trágicos no son una razón, pienso en un accidente grave, una enfermedad, la muerte de un hijo. El problema creo que esta en la responsabilidad y preparación que se debe tener al recibir este sacramento, si no estas dispuesto a cumplir la promesa de amar hasta que la muerte te separe más halla de cualquier situación que te pueda ocurrir no te cases, si nadie te obliga.
    En el fondo hay un problema de responsabilidad, se toman decisiones a la ligera y después se pagan las consecuencias, pero recordemos que quienes se casan ya son gente adulta, con discernimiento. Tal vez los cursos de cuatro encuentros que se dan en las parroquias no alcancen para que los novios se den cuenta del compromiso que están asumiendo y debamos hacer algo al respecto. Pero me parece fundamental cambiar la mirada de que es el amor, muchas películas, muchas canciones, muchas series de televisión, muchos libros están proclamando este amor que se acaba porque sí, sinceramente me parece mentira. Que Dios nos ayude a cumplir nuestras promesas matrimoniales, para que el hombre no separe lo que Dios ha unido. Saludos,

    Juan Manuel

  7. Jose Stalin on 14 Julio, 2011

    Solo quería comentar: Que la Palabra de Dios es única y estuvo y estará vigente en el futuro.
    José Stalin

  8. Alicia on 19 Julio, 2011

    Me parece que no querer ver cómo la palabra de Dios va aplicándose a los tiempos que corren, es tener un velo muy oscuro en nuestros ojos, y cerrarnos en fundamentalismos que nada bien nos hacen.
    El ir reinterpretándola a los tiempos que corren, como lo fueron haciendo cada evangelista y san Pablo, es una necesidad muy marcada en los cristianos. Y es la mejor manera en que la Palabra de Dios está vigente en todos los tiempos.

  9. Raúl on 20 Julio, 2011

    Adhiero totalmente a lo que dijo Juan Manuel el 9 de julio pasado. Pero dejo una pregunta para reflexionar: ¿Cómo sabemos qué es lo que Dios ha unido?

  10. Padre Abel on 25 Julio, 2011

    Excelente como siempre la explicación y enseñanza de mi gran amigo Ariel, espero que tengamos el corazon dispuesto a los impulsos del Espiritu Santo para comprender cada vez más la enseñanza divina. Dios los bendice. Amén
    Padre Abel

  11. Fernando on 25 Julio, 2011

    Este es el gran problema de los teólogos que creen que la palabra de Dios se modifica
    de acuerdo a tiempos y circunstancias, la palabra de Dios es eterna para todos los tiempos y no se puede acabar el amor si no por egoísmo debido a que un imbécil vió una carne que le gustó más que la de su esposa. El problema actual es el hedonismo y el apego al mundo por eso no se entiende lo que Dios ha unido no lo separe el hombre.

    • Alberto on 15 Noviembre, 2015

      En el caso de que el “imbécil” a que te refieres, abandone a la esposa por otra mujer, ¿Por qué tendría la parte inocente que permanecer casada y, mucho menos, fiel a aquel que la traicionó? Y más, por toda una vida, como se infiere de tu dicho?

  12. Juan Carlos on 25 Julio, 2011

    Es notorio que la formación previa de los novios y la anterior en los hogares (probablemente de padres separados), relativiza la fortaleza y el compromiso que el matrimonio exige. Pero la solución a esto es multidimensional. Primero, sería revisar la situación de los creyentes que de corazón, han encontrado un nuevo amor, se han integrado en la fe y en la vida y por conceptos antidiluvianos, no pueden concretar su unión sacramental (como es mi caso).
    Esta situación que afecta a millones restauraria la institución familiar y revalorizaría el vínculo, transmitiéndole a los hijos y a la juventud esperanza y seguridad en optar por el matrimonio en serio.
    Personalmente, he enviado mi caso a la Iglesia hace dos meses, contando mi divorcio que aconteció hace más de 30 años y todavía no he tenido respuesta.
    Sin palabras.
    JC

  13. Santiago on 25 Julio, 2011

    La sola sugerencia de esta postura contraria a la doctrina de la Iglesia me causa una enorme repugnacia y desilusión sobre la Revista Criterio, a la que en el futuro no consideraré más como una publicación Católica.

  14. Clara I. Gorostiaga on 25 Julio, 2011

    Agradezco a Dios por las personas con “corazón pensante” como lo es el autor de la nota.

  15. Guillermo Battro on 25 Julio, 2011

    ” La ley es para el hombre y no el hombre para la ley” dijo Jesús. No hay mandamientos absolutamente inmutables aplicables en todos los casos.. (p. ej se mata en defensa propia o se miente para salvar a un inocente) Entiendo que cuando el Evangelio habla de “adulterio” quiere significar ” alteración” del orden natural. Eso es lo deseable y bueno. Pero seguramente habrá situaciones reales y puntuales que justifiquen un divorcio.

  16. René Játiva on 25 Julio, 2011

    He leído el artículo con detenimiento y agradezco con sinceridad la erudición de su autor. A mi juicio la explicación de Ariel muestra la preocupación a lo largo de dos mil años de nuestra madre la Iglesia de llevar el mensaje de Jesús a cada una de nuestras conciencias, sin rigorismos que desfiguren la imagen misericordiosa de un Dios que se hizo hombre para salvarnos, de Aquel que decidió hacerse semejante en todo a nosotros menos en el pecado. Me parece sin embargo que cuando se habla de la enseñanza de Jesús no puede dejarse de lado su mensaje de amor, y su ejemplo de entrega hasta la muerte. Un aspecto fundamental del amor es precisamente la lealtad, y un amor que no se propone la fidelidad hasta la muerte, que no se sostiene en el Amor de Dios, un amor que no sabe perdonar ante nuestras debilidades no es el amor de Cristo. La tradición nos cuenta algo sobre estos amores, el de Pedro que llora sus negaciones al Señor, el de Pablo que consagra su vida entera célibe a sus nuevos hermanos en Cristo, el de Santa Mónica, madre de San Agustín que valió la conversión de padre e hijo, y la vida de las familias de muchos de nuestros amigos y amigas también, que supieron perdonar, poner amor donde éste faltó y cosecharon el rescatar su matrimonio en beneficio propio, de su cónyuge y de sus familias. Si confiamos en el Señor y ponemos los medios humanos a nuestro alcance, siempre veremos las maravillas que Él obra en nuestras vidas. La Iglesia ha establecido tribunales eclesiásticos para tratar el tema de las parejas en crisis. Talvez para las personas que lo ven desde afuera es un trámite más, pero para los creyentes puede ser el camino, y de hecho lo ha sido para muchos, de encontrarse con Cristo hoy. Nadie es buen juez en causa propia, la consejería es importante y cuando los medios de conciliación previstos por las leyes se pasan por alto, es pertinente replantearse esta necesidad. Muchos de los problemas de los matrimonios modernos se deben en gran medida a fallas de comunicación que pueden remediarse y a una excesiva intolerancia en las relaciones. El cónyuge es un ser humano perectible y puede cambiar, pero debemos recordar también que nosotros también somos cónyuges y es posible que debamos ocuparnos más en nuestro cambio personal primero.

  17. Gustavo on 25 Julio, 2011

    Excelente artículo, aunque el criterio subyacente en la conclusión del doctor Álvarez Valdez, me parece algo extraño: ¿deben interpretarse los dichos de Jesús de una forma absolutamente dependiente del contexto histórico, hasta el punto de concluir que cuando, con respecto a un cierto tema, Él dijo: “No lo hagan, es una falta grave”, hoy deberíamos intepretar: “Háganlo, no hay problema”? Sin duda, Jesús habló para un determinado público en un contexto histórico concreto, por lo tanto, hasta cierto punto, debía respetar las condiciones de ese ambiente, por una simple razón: sus palabras debían ser entendidas tan claramente como fuera posible por sus oyentes, ya que ellos estarían encargados de transmitirlas y explicarlas a la siguiente generación. Pero dudo mucho que la “contextualización” del mensaje pueda llevarse tan lejos como para llamar “bueno” a lo que Él llamó “malo”.
    Los ejemplos citados en el texto (como los evangelistas) se limitan a confirmar que el divorcio es algo malo y sólo introducen algunas excepciones que no contrarían la regla de Jesús sino que solamente la moderan un poco, probablemente atendiendo a circunstancias de la época. Me parece que el autor va demasiado lejos por ese camino y pienso que se equvoca en pretender penetrar en los pensamientos del Señor. Según él, Jesús prohibió el divorcio porque la mujer era la parte débil de la pareja y el vínculo no se basaba en el amor. ¿Pero fue por esa razón? ¿No tendrá más bien algo que ver con que los esposos son “una sóla carne”? En fin, conocer las razones y propósitos de Dios es muy difícil (o imposible). Sólo podemos conocer su Palabra. Interpretarla e incluso adaptarla, me parece bien. Desvirtuarla, no.

  18. norberto on 25 Julio, 2011

    Tratar temas como el divorcio , en estos momentos de tanto adelanto cientifico, me parece una tontería,y más se se hace referencia a mandatos de la biblia, porque si bien lo dice en un apartado que se consideraba impropio que un judío estuviera soltero a los 20 años, ¿qué hacía Jesús soltero a los 33? Entonces me inclino a creer que la relación con Maria de Betania existió, y que biológicamente si era un hombre tenía que tener relaciones, entonces, por qué dramatizar tanto con el divorcio entre dos personas que no pueden vivir más juntas, y no rasgarse las vestiduras por el matrimonio entre
    personas del mismo sexo. Tenemos a diario experiencias, que nos indican, que todo lo que antes podía considerarse real, ahora hay métodos que pueden probar lo contrario, además se citan diversos párrafos sobre lo que opinaban distintos apóstoles, depende de su traducción y su interpretación, creo que los planteos de versiones, hace 2000 años no se condicen.

  19. Manuel on 25 Julio, 2011

    Constato que cada vez Alvarez Valdes se enfrenta con un tema bíblico, termina diciendo exactamente lo contrario a lo que es “lo más problable” en la dogmática católica, a lo pacíficamente aceptado, y a las llamadas verdades de fe. Le recordaría, con palabras de un autor que conoce -o varios-, que el texto bíblico no es un meteorito que cayó hace 20 siglos y estudiamos como una antigualla, sino palabra viva en la tradición también viva de la Iglesia, y que tradición no es citar de modo utilitario autores como lo ha hecho, para fortalecer “su” interpretación. Recuerdo una anécdota que se cuenta del Papa Wojtila. Le habría dicho a uno que discutía sus interpretaciones: -“Oiga, yo también tengo al Espíritu Santo”.

  20. Jaime Ceballos on 25 Julio, 2011

    Estimados Señores y Señoras
    De mi consideraciòn :

    Respectuosamente me permito decir que : ¡ Los llamados ” hombres ” y ” mujeres “, jamàs han entendido y serà muy dificil que entiendan las palabras enseñadas por El Señor de la Ùnica Verdad , ” JESUCRISTO “. ( Màs aùn cuestionan la Verdad enseñada por JESUCRISTO, la ponen en duda y terminan creyèndoles a los falsos hombres y mujeres, que nunca han sido cristianos. Ya que si lo fueran , creerìan en Cristo , lo entenderìan y nunca dudarian. ), pero ellos se engañan a simismo y se dicen cristianos.

    ¡ El verdadero ARREPENTIMIENTO , ES NO VOLVER A COMETER EL MISMO ERROR ! . ¡ ESTO ES ARREPENTIMIENTO VERDADERO !

    Si un ser humano se casa y por cualquier motivo o razones humanas se arrepiente de haberse casado, debe ARREPENTIRSE DE VERDAD, y èsto significa no volver a cometer el mismo error. La cosa del divorcio es bien clara, todas las personas de divorcian para volver a casarse, porque son seguidores del bullado sexo, muchos de ellos estando ya fornicando. Es decir, quieren volver a cometer el mismo error.

    Si entendieramos lo que significa ” ARREPENTIMIENTO “, podrìamos entender las paràbolas del Hombre Dios. Todos los religiosos ( Dije TODOS sin excepciòn alguna ), confunden los tèrminos. Por Ejemplo no logran entender que es el Bautismo, ( Unos religiosos piensan que consiste en tomar, sin importarle la edad , a un ser humano, meterlo a un rio, a una pileta, otros le tiran agua que dicen que es bendita . Siendo que lo ùnico que logran es mojar al individuo. Se le han muerto cristianos en el riìo, se le han ahogado en las piletas, a otras criaturas por desvestirlos les ha dado un bronquitis y tambièn han muerto . Pero ellos ( los religiosos ) juran que estàn cumpliendo con la Ley de Dios ).
    Por eso Jesucristo dijo que el hombre y la mujer no deben divorciarse, aunque en esos tiempos no existìa el Registro Civil , ni mucho menos la Ley de Divorcio. Esta ley es humana, no divina, creada por los ” hombres “, entre comillas y todo lo que crea el hombre, lo hace para beneficiarse personalmente, sin importarle el daño que originen con sus leyes.

    Por eso el hombre o la mujer que se separa o se divorcie, llamènle como le llamen, no es justo que se les permita volver a casarse. El casamiento para los ” hombres y mujeres de hoy . no es màs que un juego sucio, inclusive hoy existe hasta el casamiento con separaciòn de bienes. ( Lo ùnico que lñes intersa es el sexo ).
    Es muy preocupante que casi la totalidad de los seres humanos de este mundo, confundan el AMOR , con el SEXO. Hasta aquì., se llega al extremo de confundir las palabras. Aquì mismo figuran comentarios en que lo expositores confunden estas palabritas.
    Dios quiera, que alguien comprenda èsto. Respeten a Dios, no lo que enseñan los que se dicen ” hombres ” y ” mujeres ” entre comillas.

  21. Rafael Breide on 25 Julio, 2011

    El artículo suma un montón de lugares comunes de distintos herejes de todos los tiempos puestos como novedades. Me pregunto: ¿por qué tantas provocaciones del ex sacerdote Alvarez Valdez? ¿No tiene el diario El Liberal, que según me han dicho es de su familia, para despuntar el vicio? Ya demostró que no tiene amor por la verdad ni, en consecuencia, amor por la Iglesia, ¿para qué seguir tratando de escandalizar con lecturas amañadas de la Escritura, con versiones “a modo mio”? ¿Para qué Criterio sigue dando la nota discordante? ¿Qué buscan?
    RB
    Rector de la Universidad Católica de La Plata

  22. Isidoro Cárdenas on 25 Julio, 2011

    Los últimos papas y el Concilio Vaticano II recomendaron que la Iglesia debía interpretar ” los signos de los tiempos” a la luz del Evangelio.

    ” Signo de los tiempos” significan situaciones que por lo generalizadas y frecuencia, caracterizan la cultura de una época, y a través de los cuales se expresan las necesidades y aspiraciones de una sociedad. Y una de estas situaciones es la situacion de los divorciados vueltos a casar.

    Cuando eramos chicos, desde la Iglesia se nos recomendaba no abrir las puertas de nuestras casas a estas personas, como forma de aplicarles una sanción social, haciendo gala de una total falta de caridad. ( ¡Jesús se juntaba a charlar con prostitutas y publicanos!)

    Hoy dia ¿ quien no se alegra al conocer que una persona casada y divorciada producto de una desastrosa relacion conyugal, encuentra al fin una buena persona para acompañarla en la vida?

    Por suerte, las personas en estas situaciones ya no están mas condenadas al infierno, sino que siguen formando parte de la Iglesia, del Pueblo de Dios, y solamente se hallan en una ” situación irregular”.

  23. SANTIAGO on 25 Julio, 2011

    LA VERDAD ES INMUTABLE, SINO NO SERIA VERDAD. LO QUE DIJO JESUS, ERA VALIDO HACE 2000 AÑOS, LO ES HOY, Y SEGUIRA SIENDO VALIDO DENTRO DE 2000 AÑOS. EXTRAÑA QUE UNA PUBLICACION QUE SE DICE CATOLICA DE LUGAR A ESTE RELATIVISMO QUE NIEGA LA DOCTRINA DE LA IGLESIA.

  24. jose on 25 Julio, 2011

    No es raro que Usted, escriba estas “cosas”, y por otro lado firma, diciendo, que es “doctor en Teologia Bíblica”. De que teolgía me habla?
    Me da la impresión de que tambien, participa de un particular relatiivismo bíblico, ya que se permite opinar casi con irreverente actitud sobre los evangelios.-
    No extrañaría que pronto escriba sobre el ADN de Jesús o cosa parecida, como cuantas veces nuestro Señor se cambiaba de ropa en el día.
    Seguramente El, con su a infinita misericordia, sabrá comprehenderlo.-
    Una lástima de título para llegar a conclusiones, “sui generis”, por decirlo de alguna manera.-
    Finalmente tampoco extraña que Crietrio lejos de su razón primaria de ser publicación católica, incluya este tiipo de artículos, precisamente lejos del buen “criterio”.-
    José

  25. Hugo on 25 Julio, 2011

    Lo que me parece digno de celebrarse es la publicación de toda la diversidad de opiniones, desde la del autor hasta la variedad de posiciones de los lectores, porque es un triunfo del respeto y la tolerancia a la pluralidad de ideas y convicciones respecto de un tema que es central para la convivencia no sólo familiar sino también social. Entonces, este espacio no permitirá naturalmente a los fundamentalismos, aunque a veces una opinión diferente a nuestra mirada pueda ser vista ya con ese adjetivo. Pero tampoco debe dar lugar a los relativismos explícitos, como preguntarnos “¿cómo sabemos qué es lo que Dios ha unido?”. En lo personal, no comparto el planteo del columnista, porque vivo el matrimonio como un auténtico sacerdocio, el cual se sostiene en profundas convicciones, además del amor, a cuya naturaleza la asumí siempre desde sus dos caras: la del corazón y la de la razón. Sólo un sentimiento que se practique con inteligencia puede ser efectivo para la convivencia, porque de otro modo el “amor acaba” con la sola pulsión de las emociones. Puedo decirlo con la fuerza de un matrimonio de 26 años más 5 de noviazgo. Por supuesto que se puede, si aprendemos a amar al cónyuge como a nosotros mismos. O más.

  26. Francisco DARDAN on 25 Julio, 2011

    Dificil cuestión.- Pero la rigidez no deviene SOLO de los dichos de Jesús, que retransmitieron los evangelistas, sino también del GÉNESIS 2,23 “esta si que es hueso de mis huesos y carne de mi carne.- Esta será llamada varona por que del varón ha sido tomada” y 2,24 “Por eso el hombre deja a sus padres para unirse a una mujer y son los dos una sola carne”.- Por eso, cuando los judios le reprochan que: “Moisés había permitido, en su tiempo, repudiar a la mujer, entregándole una declaración de divorcio”, JESUS asiente, “SI, les dice Y ESO SE DEBIÓ A LA DUREZA DEL CORAZÓN DE VDS. , PERO ANTES NO ERA ASÍ”, y les replica: “QUE EL HOMBRE NO SEPARE LO QUE DIOS UNIÓ”.- Pero tampoco es tan dificil dilucidar la cuestión a la luz de la RAZÓN NATURAL, veamos: DIOS es la suma perfección.- Facil es entender que sus orientaciones, métodos, procedimientos y consejos sean los mas perfectos.- P.Ej: es mas perfecto perdonar cualquier ofensa que no perdonarla; es mas perfecto amar que no amar; es mas perfecto mantener la fidelidad a perderla; es mas perfecto reconstruir lo destruido que coadyuvar a su destrucción; es mas perfecta la unión en Cristo que la separación; es mas perfecto soportar que impacientarse; es mas perfecto entregarse en donación total que reservarse para sí; es mas perfecta la sobriedad que el despilfarro; mas perfecto es el sacrificio que el hedonismo; es mas perfecta la virtud que el vicio, etcétera, etcétera.- El matrimonio así, es un sacramento que permite a los hombres prepararse para el encuentro definitivo con Dios.- Escuela de santidad y la santidad es prenda común y vocación final de TODOS los Cristianos, casados o nó.- BUSQUEN LOS BIENES MAS PERFECTOS… dice San Pablo.- Y será éste el único tropiezo del que un cristiano no puede levantarse y recomenzar ? y, es posible que así sea, seguramente por involucrar en sus consecuencias (algunas perdurables), directa e indirectamente, a otras personas y a la misma sociedad.-

  27. moisés al aguirre on 25 Julio, 2011

    Me llama la atención que a los 30 años Jesús no se haya casado, pese a la Ley judia, y a que le llaman Rabi, que es un apelativo que indicaba que debía ser considerado mayor de edad y ello comprendía que fuera casado. Igualmente creo que Sus palabras buscaban igualar a la mujer con el hombre en el tema del divorcio, como parte de su campaña por liberar a la mujer de su posición secundaria en la sociedad, tal como lo hiso con sus compañeras en el grupo de apóstoles.Esto era parte de su transformación del rígido concepto Mosaico, lo mismo que la Comensalía con los pobres y el proclamar que el Reyno son los pobres, al igual que el derecho de hablar con el Padre directamente y no atraves de intermediarios (Templos).
    ?Por qué no se trata eso en lugar de moralizar sobre uniones perjudiciales o pretender ligar de por vida a dos seres que se odian y se pueden matar?

  28. Maria Ines on 26 Julio, 2011

    Leerlos me ha hecho pensar.
    La pregunta de Raúl es una punta para decir algo de lo único que puedo hablar, mi experiencia, nuestra experiencia y lo que he conocido al vivirla.
    Cuando Juan desde su agnosticismo me dijo ‘ quiero vivir con vos y no deseo que cambies nada de lo que ha hecho que seas la que sos, ya que te amo por lo que sos’ decidimos recibir el sacramento del matrimonio. El por que era muy importante para mi y yo por que conocía nuestra mezquindad humana y sabía que la participación del Dios Amor en nuestro sí, consciente y libre, era la única garantía de trascender nuestro amor. En los ’90 perdimos los dos nuestros respectivos trabajos. El odio a la dirigencia politica lo quebró y enfermó mortalmente. Quise huir, siendo muy consciente de mi vulnerabilidad elevé mis brazos al cielo y le pedí a ése tercero que formó parte de nuestra decisión madura (nadie ni nada nos obligó a hacerlo) que estuviera con nosotros ayudándonos a vivir la realidad que había llegado a nuestras vidas, como a tantos más ( los ’90) .
    Las máscaras que cayeron por la cruel enfermedad, nos permitió vernos tal cual eramos y acompañarnos del mejor modo que pudimos….y no les puedo precisar en que momento fue, si decirles que la unidad que experimentamos hizo que vivieramos la cruel separación por su muerte a ésta vida, desde una expansión de la conciencia de nuestra existencia que iba más allá de la muerte misma y nos introducía en la paz que no es de éste mundo. El como un niño se encontró con Dios y yo comprendí que significa para nosotros los cristianos católicos ‘ estar en el mundo y no ser del mundo’.
    Luego comprendi que Dios no nos quita lo que tenemos ‘agarrado ‘ con nuestras manos para castigarnos, El nos quiere dar ‘ el agua por la cual no tendremos más sed ‘ … y ‘ la vida en sobreabundancia’ .Lo que sucede es que como nos ha dado la libertad para garantizar nuestra dignidad de Hijos de Dios por participación ….nos tiene mucha paciencia. Es una cuestión nuestra si elegimos creer en su Amor y no digo que sea fácil… pero vale la pena.
    El Reino de Dios es un don y una responsabilidad nuestra. Creo que pedirle a Salomón algo de su discernimiento no nos vendría mal. Escuché el otro día en el evangelio, que por su inteligente pedido, no hubo uno como él ni antes ni después. Es decir, que le tenemos que pedir a él que nos ayude a discernir, que es causa de no existencia de vínculo ( más allá que hubiera ceremonia y fiesta social) , cuales son los criterios del contexto cultural del que somos parte – que no conocen el Amor de Dios en sus vidas- que nos están influyendo y reveer nuestro compromiso cristiano, que no es una etiqueta.
    Y luego he vivido otra experiencia de unidad en el Amor de Dios, con otro hombre católico y separado, con el cual hemos madurado afectivamente y comprendido que si no está Dios como primero somos esclavos de nuestras pasiones… y ambos dos, sabemos que no es buena inversión. Se acaba pronto.
    Disculpen si soy demasiado sencilla. No tengo tantos conocimientos como ustedes. Espero haber aportado algo. Vivir la voluntad de Dios es una experiencia maravillosa!!!! si aún no lo hemos comprendido, hay algo que no esta funcionando… intentar descubrir que es …es lo más inteligente que podemos hacer. Yo lo hice y me fue tan bien que lo más importante para mi, hoy , es estar atenta a lo que elijo para que no me aparte de El. Gracias

  29. Luis Alejandro Rizzi on 26 Julio, 2011

    El divorcio es una tragedia, lo afirmo como divorciado.
    No concuerdo con las conclusiones. No se trata de una cuestion económica relacionada con las posibilidades de la mujer de “ganarse la vida”.
    En mi opinion juegan dos cuestiones “la libertad” y “el amor”.
    El amor entre un hombre y una mujer, como entre un padre y un hijo, puede fracasar en cualquier momento de la vida, por una sencilla razón la imperfección humana.
    En esa situación la “libertad” o el ejercicio de la libertad autoriza a la persona a remediar la situación y en el caso del matrimonio la alternativa es el divorcio, que tambien impone obligaciones, no lo olvidemos.
    Pienso que es muy injusto que la Iglesia discrimine al “divorciado” prohibiéndole el acceso, por ejemplo a la comunión, es decir, es un modo de impedir la reconciliación si el divorcio fuera realmente un pecado.
    Personalmente pienso que el fracaso de una relación de amor no es pecado, ni siquiera un vicio es algo propio de la vida, si la vida es finita porque no reconocer que los sentimientos también son finitos.
    Tampoco creo que el divorciado deba pedir perdon o sentirse culpable, seria lo mismo que sentirse culpable por una enfermedad.
    A modo de conclusión estoy convencido que esta ceustion del divorcio esta relacionada con el celibato ya que si se aboliera el celibato sacerdotal es obvio que alguna vez algun sacerdote se divorciará y la Iglesia no encuentra la respuesta o teme enfrentarse al hecho concreto del divorcio de un cura.
    Asimismo tambien campea la cuestion “sexual” otra cuestion urticante.

  30. Jaime Ceballos on 26 Julio, 2011

    Respectuosamente me permito decir que : ¡ Los llamados ” hombres ” y ” mujeres “, jamàs han entendido y serà muy dificil que entiendan las palabras enseñadas por El Señor de la Ùnica Verdad , ” JESUCRISTO “. ( Màs aùn cuestionan la Verdad enseñada por ÈL, la ponen en duda y terminan creyèndoles a los falsos hombres y mujeres, que nunca han sido cristianos. Ya que si lo fueran , creerìan en Cristo , lo entenderìan y nunca dudarian. ), pero ellos se engañan asimismo y se dicen cristianos.

    ¡ El verdadero ARREPENTIMIENTO , ES NO VOLVER A COMETER EL MISMO ERROR ! . ¡ ESTO ES ARREPENTIMIENTO VERDADERO !

    Si un ser humano se casa y por cualquier motivo o razones humanas se arrepiente de haberse casado, debe ARREPENTIRSE DE VERDAD, y èsto significa no volver a cometer el mismo error. La cosa del divorcio es bien clara, todas las personas se divorcian para volver a casarse, porque son seguidores del bullado sexo, muchos de ellos estando hasta ya fornicando con otra persona siendo casados. Es decir, quieren volver a cometer el mismo error.

    Si entendieramos lo que significa ” ARREPENTIMIENTO “, podrìamos entender las paràbolas del Hombre Dios. Todos los religiosos ( Dije TODOS sin excepciòn alguna ), confunden los tèrminos. Por Ejemplo no logran entender que es el Bautismo, ( Unos religiosos piensan que consiste en tomar, sin importarle la edad , a un ser humano, meterlo a un rio, a una pileta, otros le tiran agua que dicen que es bendita . Siendo que lo ùnico que logran es mojar al individuo. Se le han muerto cristianos en el rìo, se le han ahogado en las piletas, a otras criaturas por desvestirlos les ha dado un bronquitis y tambièn han muerto . Pero ellos ( los religiosos ) juran que estàn cumpliendo con la Ley de Dios .

    Por eso Jesucristo dijo que el hombre y la mujer no deben divorciarse, y si lo hacen no deben volver a casarse, aunque en esos tiempos no existìa el Registro Civil , ni mucho menos la Ley de Divorcio. Esta ley es humana, no divina, creada por los ” hombres “, entre comillas y todo lo que crea el hombre, lo hace para beneficiarse personalmente, sin importarle el daño que originen con sus leyes.

    Por eso el hombre o la mujer que se separa o se divorcie, llamènle como le llamen, no es justo que se les permita volver a casarse. El casamiento para los ” hombres y mujeres de hoy . no es màs que un juego sucio, inclusive hoy existe hasta el casamiento con separaciòn de bienes. ( Lo ùnico que les interesa es el sexo ).

    Es muy preocupante que casi la totalidad de los seres humanos de este mundo, confundan el AMOR , con el SEXO. Inclusive aquì en estos comentarios, de personas expertas o profesionales en esta materia, se llega al extremo de confundir las palabras, es decir, repito : No entiende que es el AMOR y lo confunden con el SEXO.

    Dios quiera, que alguien comprenda èsto. Respeten a Dios, no lo que enseñan los que se dicen ” hombres ” y ” mujeres ” entre comillas. Es necesario que las personas entiendan que es el AMOR, para que no cometan errores en sus vidas.

  31. horacio bottino on 26 Julio, 2011

    ¿Acaso Jesús no dijo:”En el principio no era asï”?¿Jesús acaso su voluntad no es que volvamos al Principio del plan del Padre?¿Tenemos que volver a la ley de Moisés,que se las dió a Israel porla DUREZA DEL CORAZÓN?¿Y cómo termina en el Evangelio este tema?,para los hombres es IMPOSIBLE,pero para Dios ¡Es posible!.El casamiento VERDADERO es por amor verdadero,”Y el AMOR viene de Dios y Dios es AMOR” 1º de Jn.La separación permite Dios pero¿el divorcio?,el AMOR básicamente NO ES UN SENTIMIENTO,sustancialmente,ontológicamente,depende de la libertad del ser humano alimentarlo y mantenerlo;por supuesto que Dios actúa aunque sean personas “no creyentes”,”porque el que ama conoce aDios y permanece en Dios” ,1º de Jn.El que ama no es ateo y sin sacramento el Espíritu lo ayuda epara mantener el AMOR, insisto NO ES UN SENTIMIENTO,es un acto de nuestra libertad mantenerlo y alimentarlo,el AMOR ES INTELIGENTEpara alimentarlo y mantenerlo,y también la buena voluntad.Somos capaces de AMAR hasta que la muerte nos separe,presentimos a Dios-AMOR cuando amamos de verdad a lapersona del otro sexo,en la amistad,en la admiración,en la subyugación libre,se siente la VIDA con mayúsculas,la vida de Dios ,la vida feliz, ETERNA.

  32. Franciso on 26 Julio, 2011

    Creo que la parte que debe ser pensada es la frase : ” Segundo, porque el “móvil” que hoy lleva a dos personas a casarse es el amor; y si éste fracasa, no se les puede prohibir volver a buscarlo .”

    Es importantisimo hoy en día estar atentos a que no todos los matrimonios se casan en y por amor , muchos jóvenes y adultos se casan por la necesidad de compañia , de formar una familia , de salir de un entorno familiar desfavorable y comenzar su propio proyecto o sencillamente porque hay que casarse por mandato familiar o social . La enseñanza moral y católica occidental está saturada de dogmatismos , formas y preconceptos que ahondaron profundo en el conciente y subconciente colectivo y dejó de lado el valor de la libertad y el amor . Habría que releer a Erich Fromm y tantos otros autores que escribieron sobre el tema .

    En síntesis , deberíamos replantearnos como nos educaron , como educamos y nos reeducamos para vivir el verdadero amor , luego la respuesta sobre el divorcio vendrá sola .

  33. Horacio de Mendonça on 26 Julio, 2011

    Estoy felizmente casado desde hace 41 años. Con mi esposa hemos vivido de cerca los divorcios de gente muy querida, creyentes que, al dolor de su situación familiar deberieron agregar el alejamiento de la Iglesia que les niega la comunión y es incapaz de comprender el drama humano. En cuanto al Padre Ariel: ¿cuando abandonó el Sacerdocio? Solo lo exluyeron de las cátedras. Además nunca se pierde la condición sacerdotal, a lo sumo estará suspendido en su ejercicio.

  34. María on 26 Julio, 2011

    Para quienes somos católicos es muy dolorosa la situación de un divorcio. Es un corte transversal. Estoy divorciada y, tal como comentó alguien en este debate, fue para bien y protección de mi hijo y mía. Sin embargo, estoy convencida que el matrimonio es una sola vez y que luego de pasar por este “fracaso” o “Frustración”, lo más sano también para preservar a los hijos y a uno mismo, es no volver a contraer matrimonio. Eso no quita la posibilidad de volver a amar a alguien, pero sosteniendo una relación mucho más discreta. Pese a este pensamiento conservador, si se quiere, también considero Muy dolorosa, la exclusión de los divorciados en la comunión.

  35. Francisco DARDAN on 26 Julio, 2011

    Examinando las respuestas a la fecha: a)- el mensaje del A.T., los Evangelios y Jesús, es intemporal.- Sr. BATTRO: SI, hay mandamientos absolutamente inmutables (los 10).- Sr. AGUIRRE, Jesús -sobre la falta de matrimonio- explica: “…hay otros que por amor al Reino de los Cielos, han descartado la posibilidad de casarse.- ¡Entienda el que pueda!”.- Sic.Mateo 19:12.- Sr. FRANCISCO: los que se casan 1)- por necesidad de compañía 2)- para salir de un entorno desfavorable 3)- para comenzar s/propio proyecto 4)- p/obedecer un mandato familiar o social 5)- por dinero, etc., NO NECESITAN LA INSTITUCIÓN MATRIMONIAL, mas bien necesitan: un club, una financiera, una S.R.L., asistencia psicológica para afirmar su personalidad o finalmente, un comercio, va de suyo redituable.- Sus ejemplos son la patología, no la salud de la institución.- De MENDONÇA: no sea injusto con la Iglesia.- Entró en el 3º milenio como “Maestra de Humanidad” y a la fecha -con todas sus falencias y/o humanos errores- no hay ningun instituto social o individual, en nigún país del mundo, que tan solo la iguale en su bimilenaria gestión.- Es muy capaz de comprender ese y otros dramas humanos.- De hecho acoge a todos los divorciados sin nuevo casamiento a los que NO les niega la comunión. También acoge a los divorciados vueltos a casar, a los que les posibilita la comunión espiritual y además a través de pastorales específicas que los contienen en practicamente todas las parroquias y/o congregaciones y además ORA POR LA SALVACIÓN DE TODOS.-

  36. Jaime Ceballos on 26 Julio, 2011

    Yo creo que el divorcio, es bueno, es algo que permite al hombre y a la mujer divorciarse cuando no son felices. Pero en todo caso creo que JESUCRISTO SIEMPRE TIENE LA RAZÒN , porque en todo el mundo nunca ha habido ni habrà un Hombre como Èl.

    En todo caso sugiero que los hombres y mujeres no deben confundir el AMOR con el SEXO.

    Gracias a Uds. señores de Revista ” CRITERIO “, fomenten el divorcio para que el mundo siga adelante, siempre prosperando.

  37. estela arze on 26 Julio, 2011

    Estimados, la lectura de la mayor parte de los comentarios, me hacen pensar en el poco conocimiento de las ciencias biblicas, métodos, genéros, estilos, etc.. que evidencian tener muchos de ustedes. Si no, no se explican algunas respuestas tan alejadas de los avances que respecto a este tema existen hoy día.

  38. Guillermo Battro on 27 Julio, 2011

    Contesto al Sr Santiago, Las posturas de la Iglesia en muchos temas no han sido monolíticas, y se han ido modificando y perfeccionando a lo largo de los siglos. (¡ sino estaríamos todavía aceptando las guerras santas, las torturas de la Inquisición y la quema de brujas etc!) Los cambios frecuentemente provienen de personas que aportan ópticas novedosas al tema, lo que no pocas veces les ha valido la reprobación del Vaticano ( en este siglo hemos visto p.ej los casos de Henry de Lubac y Theillard de Chardin que fueron suspendidos por años en sus enseñanzas, para luego ser aceptadas formalmente sus ideas ) No hay porque escandalizarse sino analizar objetivamente los conceptos expresados.

  39. Silvia Sieburger on 27 Julio, 2011

    Todo hombre o mujer busca ser feliz, e independientemente de que muchas veces equivoquemos el rumbo, esta búsqueda es absolutamente válida. Dios mismo, que de verdad nos ama, no puede querer otra cosa para nosotros. Jesús lo dice explícitamente: “Les he dicho todas estas cosas para que mi alegría esté en ustedes y su gozo sea completo” (Juan 15, 11) Sus dichos con respecto al matrimonio están mencionados por Mateo en el Sermón del Monte, y en el contexto de las “oposiciones” (“Oísteis que fue dicho…….pero yo les digo….”). Pienso que el objetivo es dar una vuelta de tuerca sobre las disposiciones y normas religiosas judías para llevarlas hacia una mayor autenticidad y una más profunda espiritualidad. De ninguna manera, a mi criterio, es para establecer normas más duras, exigentes o excluyentes. Por el contrario, casi todos los milagros de Jesús fueron para volver a incorporar al Templo a los excluídos por sufrir la maldición de la ceguera, la parálisis, las hemorragias o cualquier otra condición que suponía ser impuro.
    En su mención del matrimonio, al decirnos que el adulterio de uno provoca el de otro y que el que se casa con éste también adultera, creo que nos está avisando que no vivimos sólos en el mundo sino en interrelación con los demás. Que el mal que hacemos arrastra a otros al pecado ( o al desorden) en sus propias vidas. Pienso que está advirtiendo a los discípulos y a quien quiera escucharlo, que es inútil buscar la felicidad propia dejando de lado a los demás porque tampoco nos salvamos solos sino en comunión (común-unión) con nuestros hermanos. Por eso también dice en el mismo párrafo “si tu ojo derecho te es ocasión de caer sácalo….y si tu mano derecha te es ocasión de caer arráncala…” A nadie se le ocurre tomárselo al pie de la letra (aunque ha habido casos en la historia de la espiritualidad en que sí lo hicieron). De lo que está hablando es de la necesidad de tener el control de las pasiones en lugar de dejarse controlar por ellas. Swami Prabhavananda, en su “Sermón del Monte según la Vedanta” lo indica con mucha claridad y dice: “cuando habláis sobre el pecado (los jóvenes) no os hacen caso. Pero si …alzáis el ideal de la realización de Dios y les mostráis que la lucha por la autodisciplina es dura pero excitante, como el entrenamiento para los atletas, si mostráis que discipándose se están desconectando de la máxima alegría de la vida, mucho mayor que todos sus placeres mundanos entonces…podrán entender… algunos, al menos, querrán intentar la vida espiritual por sí mismos” Todo el Sermón del Monte y el resto de los Evangelios tienen ese propósito y no el de interponer trabas, obstáculos o exclusiones. Realmente el problema se sucita cuando luego algunas normas eclesiásticas las interponen y excluyen a unos y a otros en lugar de abrir las puertas, acercar, escuchar, comprender, acompañar y ayudar a vivir en camino hacia la experiencia de Dios en cada vida, como es su deseo y su misión. ¡Felicitaciones a Criterio por hablar con libertad de éste y otros temas! No tenemos porqué enojarnos por ver las cosas bajo diferentes puntos de vista. La Iglesia no es estática, y es desde adentro y con honestidad y amor, también por ella, que podemos contribuir a cambiar lo que nos parece inadecuado. ¡Un abrazo fraterno! Silvia

  40. Guillermo Battro on 27 Julio, 2011

    Contesto a Francisco Dardan

    Quizás me expliqué mal. Quise decir que los mandamientos no se deben aplicar ” in abstracto”, sino atentos a las circunstancias que los rodean. Se puede matar ( o se debe) en defensa propia, o en defensa de la Patria, se puede robar para dar de comer a un bebe famelico y se puede mentir p.ej. para salvar a judios de la masacre nazi, como hicieron muchos religiosos durante la guerra.

    Mateo dice que los mandamientos se reducen a dos : amar a Dios y amar al projimo. Bajo estas premisas se deben analizar las cosas. Y creo que el asunto del divorcio configura una de esas situaciones.

  41. Creo que desde el punto de vista de la exégesis de los textos aislados, el autor realiza un buen análisis. Sin embargo, esta concepción deja de lado que todos los textos neotestamentarios constituyen microtextos de un macrotexto que es el Nuevo Testamento en su conjunto. En este sentido, partiendo de la consideración de la coherencia global del Nuevo Testamento que desde distintos ángulos se refiere a Cristo como el Hijo de Dios, debemos analizar la coherencia pragmática de los textos aislados o microtextos y procurar descubrir la coherencia pragmática del macrotexto en su conjunto. Ateniéndonos a esta metodología exegética, no basta con interpretar cada uno de los textos que se refieren al divorcio, sino llegar a una conclusión sobre que nos dicen en su conjunto. En este sentido, creo que todos apuntan a que el divorcio no forma parte de la voluntad perfecta de Dios, sino que en determinados casos el divorcio puede resultar el menor mal, lo que ubicaría su posibilidad dentro de la voluntad permisiva de Dios. De todos modos, lo que más nos debe interesar a los cristianos no es el divorcio, sino el matrimonio. Y en la medida en que podamos establecer matrimonios de acuerdo con las enseñanzas de Efesios 5:22-33 serán menos los casos en que se deba recurrir al divorcio.
    Raúl Ernesto Rocha Gutiérrez
    Doctor en Teología
    Magíster en Ciencias Sociales
    Licenciado y Profesor en Letras

  42. Luis on 28 Julio, 2011

    En mi opinión hay algo que no se ha tenido en cuenta y que es el miedo. El miedo a asumir la responsabilidad por los propios actos, el miedo a la libertad. Hay quienes necesitan que pétreas normas le digan lo que está bien y lo que está mal para no tener que decidir por sí mismos. Se olvidan de que la letra mata y el espíritu vivifica y de que toda norma, por ser general, debe ser aplicada al caso concreto mediante la virtud de la prudencia. Les da pavura asumir la responsabilidad de decidir cómo se aplica la palabra del Señor a la realidad concreta de sus vidas. Por ese motivo se horrorizan al imaginar que alguien – sin discutir los textos evangélicos – los considere a la luz de la prudencia, de la misericordia y del amor. Parecen muy próximos a arrojar la primera piedra. Felicitaciones por el artículo.

  43. Juan on 28 Julio, 2011

    A ver, a ver, a ver. Es lógico que “el hombre no puede separar lo que Dios ha unido”, pero, obviamente ésto no se refiere a lo que la Tres Veces Santa Iglesia Católica entiende por los “Mandamientos”, ya que según ella éstos son obligaciones de factom,es decir un deber condiconado (o absoluto); te guste o no te guste es así y tenés que cumplirlo si queres ser buen cristiano, la función para la Iglesia es persuasiva, cuando en realidad es todo lo contrario, los mandamientos no son OBLIGACIONES, son decretos inviolables, Dios hizo una mujer para cada hombre y lo que Él hizo es imposible de romper, Él lo ha atado y solo Él lo puede desatar (claro, no podría hacerlo, eso requeriría suponer que se ha equivocado, y Él no puede equivocarse), por ende el hombre no puede divorciarse de la mujer que Dios le ha dado, eso no tiene nada que ver con la mujer que la Iglesia le ha dado, porque la Iglesia es una Institución hecha or los hombres y tiene millones de errores.
    Lo que hicieron los discípulos, bueno, ellos mismos no obedecieron a Jesús en eso de que llevaran el Evngelio a las ovejas descarriadas de la casa de Israel (Evangelio San Mateo 10, 1-7)
    y se mandaron para cualquier lado (cuando bien les fue acalrado “por camino de gentiles no andareis) y en Roma estaban los gentiles, luego la Biblia fue manipulada por los mismos emperadores (Concilio de Nicea 330), tampoco obedecieron en eso de que Él no era Dios “vostros Dioses sois” -Salmo 82:6 y Juan 10:34- por ende: DIOS NO PUEDE ENSEÑAR POR BOCA DE MENTIROSOS , y lo que la Tres veces Santa Iglesia Catóica enseña hoy es muy de mentirita, yo no me la creo, no fueron palabras de Él, Él hablaba con parábolas, es algo similar a lo que enseñan los griegos cuando hablan del andrógino, a eso, sencillamente, hace referencia el Maestro Bueno.

  44. Antonio Zerrizuela on 28 Julio, 2011

    Qué triste es ver el nivel de muchos lectores de Criterio. Algunos parecen barrabravas (Alberto Fernández dixit), porque en vez de dar argumentos bíblicos para cuestionar el artículo, atacan a la persona del autor, tratando de descalificarlo.
    Lamentable lo del Rector de la Universidad Católica de la Plata, que como presidente de una institución que se supone es el ámbito natural para la discusión de las ideas, exhibe una mente jibarizada, actuando como un suicida del pensamiento. No quiero ni imaginar el nivel de apertura mental que tendrán los alumnos egresados de esa casa de altos estudios.
    Felicitaciones a Criterio por animarse a abrir caminos.

  45. Celina Marazzo on 28 Julio, 2011

    Parece que hay muchos católicos que lo último que han leído en materia de religión es el catecismo de Astete e ignoran los progresos del pensamiento bíblico de los últimos 50 años. Seguramente ellos estarían, junto con el rector de La Plata, condenando a Galileo. Ojalá Criterio continúe es esta línea.

  46. Federico Saens on 29 Julio, 2011

    He leído con interés todas las opiniones vertidas en los comentarios anteriores y me felicito que en la Iglesia puedan debatirse muchos temas que no son dogmas de fe. Esta discusión es esclarecedora y lleva a avanzar en el conocimiento de la palabra de Dios, aunque se tarde mucho tiempo. Recuerdo que Wellhausen decía que sus afirmaciones serían rechazadas por las iglesias hasta que luego de 50 años las aceptarían mediante sutiles argumentos. Lo cual sucedió. También recuerdo que al P. Lagrange se le prohibió enseñar que el Penateuco no había sido escrito por Moisés y que ahora eso está absolutamente aceptado por todos. ¿O el rector de La plata todavía lo duda? A propósito: creo que el calificativo de “barrabravas” de un lector a quienes sin argumentos pretenden deescalificar a otro bien le cabe a este “rector”. Esto se parece mucho al “pensamiiento único” que en otros ámbitos pretende imponerse. Si él da por cierto todo “lo que le han dicho” (por ejemplo que el diario El Liberal es de la familia del Dr. Álvarez Valdés), me parece que sus conocimientos son bastante erróneos. Si en algo tan fácilmnete verificable sostiene esa información, me imagino cuál será sus conocimientos en en las más profundas cuestiones teológicas. ¡Ay Iglesia mía!
    Federico Saens. Tucumán.

  47. Domingo on 29 Julio, 2011

    Es increíble la postración intelectual de algunos católicos. Ya en 1993 el Card. Ratzinger decía que el estudio bíblico “nunca está concluido; cada época debe buscar, a su modo, la comprensión de los libros sagrados” (prefacio al documento La Interpretación de la Biblia en la Iglesia). ¿Y algunos lectores quieren hacernos creer que no deben buscarse nuevas interpretaciones porque ya Dios habló de una vez para siempre? ¿Pretenden acaso corregir a Ratzinger? ¿Y el señor Rafael Breide, nada menos que Rector de la Universidad Católica de la Plata, llama “provocación” a una propuesta nueva de lectura, en la línea de lo que pedía el ahora papa Benedicto XVI? ¡Qué vergüenza de autoridad!

  48. Francisco DARDAN on 29 Julio, 2011

    A JUAN del 28 JULIO 2011 a las 6:56 PM.-
    Es imposible, por este medio, replicar tamaña cantidad de inexactitudes, medidas verdades y enteras mentiras.- Evidentemente Vd. NO ES NI SIQUIERA CRISTIANO (y lo reconoce).- Es dramático que una persona que se confiesa no Cristiano quiera terciar en asuntos del Cristianismo y mas específicamente del Catolicismo, para lo cual se necesita, evidentemente, FORMACIÓN.- Quien suscribe, no lo hizo y no lo haría con otras confesiones, ajenas a la propia (por respeto y falta de capacitación).- Si Vd. adquiere cualquier Biblia Latinoamericada (letra grande), en las reseñas (escritas en letras pequeñitas) se encuentran resueltas todas sus dudas e interrogantes.- De todas maneras, yo firmo con nombre y apellido, así que si me necesita, estoy a sus órdenes, y quien le dice? a lo mejor es el principio de su conversión.- Atentamente.-

  49. Adaías on 30 Julio, 2011

    Interesante análisis del autor, no soy católico y comúnmente tenía el concepto de que los católicos son muy cerrados, pero veo que hay muchas personas que como yo nos gusta el análisis de las cosas antes de bloquearse en una sola linea.
    Personalmente creo que un matrimonio no debería destruirse, pero ya lo dijo Jesús, por la dureza de nuestros corazones muchas veces sucede así.
    Pero me queda una duda, ¿Que significa eso de prohibirles la comunión? ¿es como borrarlos del registro de miembros o algo así? ¿es no dejarles participar de algún ritual?.
    Ya lo dijo el autor, si Jesús teniendo la autoridad para juzgar y condenar, perdonó a la mujer adultera, lo mejor que la iglesia puede hacer por el pecador es brindarle apoyo moral, lo del perdón o la condenación queda de parte de Jesús.
    Lo de restringir los derechos de los feligreses es solo cuestión de organización como si faltaras a las reglas de tránsito, ¿pero eso que tiene que ver con la salvación? ¿con lo espiritual? o es que ¿creen que la iglesia tiene la autoridad y poder para decidir quien es justo y quien no?.
    considero que los temas espirituales son de conciencia muy personal, y debería analizarse buscando obedecer a Dios, o ¿acaso creen que si la iglesia no condena la unión entre hombres entonces es bueno y estamos en lo correcto?. sería como decir que un buen día los diputados dijeran robar no es un delito y entonces pensaramos que podemos robar y Dios no lo vería como pecado.

  50. Juan Meroño Estrada on 30 Julio, 2011

    Felicito a la Revista Criterio su amplitud. Duelen algunos comentarios más proclives a arrojar la primer piedra que a mostrar comprensión y amor fraternal como Él nos enseñó. El buen pastor cuida a sus ovejas y atrae a su redil. ¿Tendrá algo que ver en esto, alguna relación causal entre las posturas dogmáticas y la fría soledad de muchos templos?

  51. miguel on 30 Julio, 2011

    gracias maria ines, gracias revista criterio, este es el camino.

  52. Graciela Moranchel on 31 Julio, 2011

    Al señor Rafael Breide, Rector de la Universidad Católica de La Plata:

    No conozco qué grados académicos ha obtenido usted, ni en qué Universidad. Lo que sí está claro es que su patético comentario con respecto al artículo del Doctor en Teología Ariel Álvarez Valdés demuestra a las claras su total desconocimiento de los avances de la teología bíblica y de la exégesis actual que se enseña en las Facultades de Teología más importantes, incluida la de la UCA.
    Dada la alta función que Ud. desempeña en una Universidad, es inadmisible la estrechez de su pensamiento, por lo que humildemente le recomiendo que se actualice en cuestiones teológico-bíblicas antes de emitir opiniones como la precedente, que se toleran “sin comentarios” en personas sin ninguna formación, pero no en quien está a cargo de un centro de estudios tan importante como el que Ud. preside.
    Saludos cordiales,
    Graciela Moranchel
    Profesora y Licenciada en Teología Dogmática
    Facultad de Teología
    Universidad Católica Argentina “Santa María de los Buenos Aires”

  53. Franklin M. Obarrio on 2 Agosto, 2011

    Se celebraban unas bodas en Caná de Galilea y Jesús estaba allí … señor no tienen vino …. Mujer ! ¿qué nos va en eso a mi y a tí? … hagan lo que él les diga ! … y se trajeron las seis tinajas y se llenaron de agua hasta el borde y cuando se sirvió todos se sorprendieron, porque aquella agua era ahora el mejor vino, servido al final de la fiesta. Sacramento grande, dijo Pablo, yo lo refiero a Cristo y a su Iglesia. Pero la Iglesia anula matrimonios y lo que anula es el contrato ¿Puede acaso anular el sacramento? … No separe el hombre lo que Dios ha unido. Y nosotros pusimos el agua de nuestras vidas y Cristo nos la devuelve hecha vino por su Gracia. Pero el vino hay que beberlo en la fiesta, hasta el final, porque si no se pone ácido, se pica, decimos. Entonces hay que renovar el agua de nuestras vidas para que cada día se haga vino nuevo y el vino nuevo va a los odres nuevos. ¿Es el matrimonio sólo un contrato que se perfecciona solo con el consentimiento? ¿No es acaso, como dice el canon 1055 una alianza por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado al bien de ambos y de la prole, que fue elevada (la alianza) por Cristo y en cada caso, a la dignidad de sacramento? … Dijo el padre Leonardo Castellani de Soren Kierkegard que jamás teólogo católico había escrito palabras tan altas y tan justas y tan verdaderas sobre el matrimonio. Y Kierkegard que de sí mismo decía que no era cristiano sino que solamente trataba de serlo, desde ya no era católico, aunque fué un gran cristiano, llegó a serlo, porque cuando murió le pidió en sus últimas palabras a su amigo que le dijera a los hombres de su pueblo que los había amado mucho. Porque ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando y lo que yo les mando, dijo Cristo a sus discípulos es que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Padre, se me ha derramado el agua y no tengo vino. Trae más agua en tus tinajas llenas y si no tienes las tinajas, junta agua entre tus manos y preséntalas cada día y tendrás cada día un vino nuevo. Es que no puedo, no podemos hacerlo juntando nuestras manos, es que se ha roto nuestra alianza … o quizás nunca nuestras manos estuvieron juntas … no separe el hombre lo que Dios ha unido.

  54. Ramon on 2 Agosto, 2011

    Desde que dejamos entrar al pensamiento científico a lo largo de la historia en la Iglesia (por suerte), TODO debería poder debatirse (por lo menos!) en una revista Católica de Pensamiento, simpre y cuando no se ponga en discusión verdades fundamentales. En mi barrio, hacer de algo debatible, algo cerrado y fundamental se llama fundamentalismo, y el fundamentalismo es el suicidio del pensamiento. Muy tristes las palabras de Señor rector de la UCLP. ¿Llamará a Benedicto XVI también hereje por poner en duda en su libro “Jesus de Nazareth” la fecha de la última cena?

  55. Esteban K on 2 Agosto, 2011

    Al autor le faltó explicar la frase del Evangelio de Mateo que dijo Jesús: “Al principio no fue así” Mateo 10:3-8, Génesis 2:18-25 No puede excluirse esto para comprender que el matrimonio siempre fue querido como alianza eterna.

  56. MARIELA on 2 Agosto, 2011

    DIOS NOS ENSEÑO QUE TIERRA Y CIELO PASARAN MAS SU PALABRA PERMANECERA Y SERA PARA SIEMPRE, YO CREO QUE UN PACTO ES PARA SIEMPRE NO EXISTE UNA MODIFICACION DEL MISMO PORQUE LA SOCIEDAD ACTUAL ES DIFERENTE A LA DE LOS TIEMPOS DE JESUS, UN PACTO ES ALGO INDISOLUBLE FUESE CUAL FUESE LA CAUSA POR LO CUAL EL PACTO MATRIMONIAL NO DEBE DISOLVERSE NUNCA. LO QUE DIJO JESUS ES PARA SIMEPRE.

  57. Es necesario que “Criterio” transcriba las opiniones de Rafael Breide Rector de la Universidad Católica de la Plata a fin de evaluar lo que la profesora Grciela Moranchel dice. Es derecho de los lectores de la Revista Criterio, a fin de formar juicio, respecto a a contestación de la profesora. Gracias.

  58. Aparte.¿ La Revista Criterio, se ha fundado para que todos los lectores le demos la razón en todo lo que en ella se haya escrito? ¿ O apunta hacia una crítica sana, donde las discrepancias sean asimiladas con sentido democrático? ¿Y si, por la pasión de defender nuestros credos y pensamientos, nos salimos de contexto de equilibrio que debe existir entre verdad y razón, entre fe y escepticismo? Sería muy grave que quienes deberíamos ser ponderados ante los acontecimientos de la opinión pública, nos polarizármos fulminantemente en defensa de una postura, aunque nuestra postura sea a favor de nuestra fe cristiana, ya tuvimos bastante con la Santa Inquisición, como para sustituirla erigiéndonos como los nuevos bárbaros de una cultura de fe que no puede ser intolerante, la palabra de Dios no necesita de Doctores,de defensores, ni de apólogetas, ni de versiones de iglesias disidentes, ni Cristo quiere que lo defiendan ni van alabándolo las 24 horas del Día, él no se quiere lanzar a ningún curul, ni su doctrina es partido político, siempre hay muchos Pedros que negaran a Dios muchas Veces, y Neo Fariseos que querrán explicar la palabra de Dios a su modo, preguntándonos siempre y a ellos ¿ quién los invistió de esa Santa Verdad que dicen profesar? El programa de Dios es uno, y su palabra es sencilla, todos deben saber que el precio del Pecado es la muerte…todos los apostatas del infierno han golpeado a cruz por varios siglos y ya ven las palabras de las grandes bestias doctrinarias no han podido hacer nada así como nada pudo con tra ella ni la hoz ni el martillo.. cuando la revista Criterio se polarice dejara de hacer honor a su nombre… bañense bien y dejen de pelear.

  59. La apreciación de Ariel Alvarez Valdez, es coherente, con motivación, y contenido, es exégita y teleológica, pero aunque sea Doctor en Teología, el no es Dios, no hay un más allá, ni interpretación que enerve la palabra de Dios en es el tema de divorcio. La manzana es äcida y aunque la encaramelen. Su escencia de manzana es así, les guste o no a quienes deban comerla. Así es la palabra de Dios. NI el hombre ni la mujer pueden divorciarse y punto. El hombre no puede ser juez de la palabra de Dios, es decir con facultades de interpretarla y aplicarla. La palabra de Dios es clara, ” El Divorcio está prohibido y punto”. ¿ O los Doctores dudan que Dios es atemporal o que no previó que iba a darse una sociedad moderna, donde la prohibición se iba a aplicar de manera relativa? Hacedme el favor débiles de fe y acomodaticios. Si están casados quedense allí y sufran, hasta que aprendan a ser tolerantes con sus esposos y esposas. Por gusto Cristo no se hizo crucificar. O váyanse al infierno y hagan lo que quieran. Debajo del caramelo estará siempre la manzana.

  60. Ramon on 4 Agosto, 2011

    Recomiendo fervientemente la lectura atenta del documento “La interpretacion de la Biblia en la Iglesia”, publicado en 1993 por la Pontificia Comisión Bíblica, encargado por la Congregación para la Doctrina de la Fe. Me parece un documento muy bueno, ya que más que recetas, plantea camino y preguntas sobre algunas premisas.

  61. Matias on 9 Agosto, 2011

    Estimados directores de revista Criterio, ustedes publican enseñanzas teológicas del PRESBITERO Ariel Alvarez Valdés que son astutos y veloces. Pero como ustedes saben, el Sr. Ariel Alvarez Valdés cae en excomunión latae sententiae (CANON 1364) y ustedes omiten que el Sr. Alvarez es presbítero y llaman al título del link “iglesia” y no especifican que se trata de la Iglesia Católica.
    Por favor no se disfracen de oveja cuando son lobos rapaces, nada tiene que ver este comentario teológico con la Iglesia Católica Apostólica y Romana, si no les gusta la doctrina no quieran “aggiornarla”, lárguense, hay muchos protestantes que los esperan con los brazos y los bolsillos abiertos.
    Y ahora, yendo al punto en tratamiento por el Sr. Alvarez Valdés: usted puede manipular la palabra y justificar lo injustificable. Pero Nuestro Señor Jesús dijo que por sus frutos lo conoceréis, y ¿cuál es el fruto de su comentario teológico? Que en el nombre del amor muchos padres y madres puedan andar repartiendo hijos por donde quieran e intentando formar cuanta familia puedan para sentirse bien, permiten una falsa tranquilidad espiritual para que nada se tolere dentro un matrimonio. Y de los hijos que quedan por ahí…… que hasta pierden la cuenta del parentesco; ¿acaso esos hijos no anhelan levantarse todos los días y ver a sus padres unidos? En el nombre del amor no se puede cambiar la doctrina, pues en cualquier momento nos va a justificar la poligamia o la eutanasia. La tolerancia y la paciencia son hoy atacadas en los matrimonios. Sr. Alvarez Valdés, el fruto de este razonamiento, en particular, huele a podrido.
    Sr Alvarez Valdés, usted cree que entiende a Dios, pero sepa que ese no es Dios (San Agustín) Ahora comprendo por qué no entiende el Génesis, vomite el fruto del árbol del bien y del mal porque lo está indigestando. Deje de desparramar, porque su soberbia le impide ver qué está desparramando.
    Y es más, la Santa Iglesia Católica no maltrata a los divorciados, muchos de ellos viven dentro de la misma y en obediencia, y no reniegan de la doctrina, pues son los que tienen humildad.
    Nuevamente, estimados Directores de Revista Criterio, antes de mencionar sus anuncios en los medios de comunicación como Radio María, por favor digan claramente si se encuentran bajo el obispo de Roma o no, pues no basta publicar cosas de la Santa Sede, si por otro lado serruchan la doctrina. No sean lobos disfrazados de ovejas acá no se está medio preñado, o se esté dentro o fuera de la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana. Lamentablemente está profetizado que la gran apostasía se dará, y ya se nota la falta de CRITERIO.

  62. Andrea Benitez on 9 Agosto, 2011

    Pregunto: ¿Acaso no sabía Jesús que sus palabras llegarían hasta hoy? El nos reveló Todo en su época… ¡Sigamos orando, hermanos cristianos!!!!

  63. Gemma Marcos on 14 Agosto, 2011

    Gracias Ariel!! Por todas tus explicaciones, por hacerme creer en Jesús,a mí y a tantas personas…tienes razón no pueden rebatir tus planteamientos,tan sabios y acertados,por eso atacan tan injustamente a tu persona… El hombre q nunca se enoja con los que le critican,el hombre que reparte fe gratuitamente,como hiciste en tu pasado,al contrario q los curas q cobran por cada celebración..Gracias por defender a la mujer,a la misma q Jesús defendió en el pasado y q la iglesia,a día de hoy,sigue dejando en un segundo plano.Una institución machista,anticuada y cerrada..Mi hijo de 13 años,es incapaz de creer o aceptar bulos como el de Adán y Eva.Pero esos son debates q nublan la verdad de la calle,como la pobreza,la miseria y las enfermedades,que siguen devorando el mundo mientras ciertos miembros de la iglesia se esmeran en mirar a otro lado, la más terrible de las acciones del hombre.Continuan sin aportar ninguna ayuda a la sociedad,a la sociedad pobre q la necesitaría.Q Dios sigue estando en todos los sitios,aunque el Papa no llegue más lejos de la capital de España,con todos sus honores y sus lujos!!!

  64. Pepe Casti on 22 Agosto, 2011

    He leido comentarios diversos en esta columna, algunos muy válidos.
    Pero coincido con Marcos G. cuando sostiene que muchos de ellos atacan a la persona (del autor) en lugar de rebatir los argumentos expuestos.
    Esta frecuente falacia (argumentum ad hominem) suele ser el procedimiento de quienes se han quedado sin argumentos propios; o no encuentran los suyos al nivel de las ideas que se exponen.
    Respeto a quienes están a favor y a quienes están en contra; pero definitivamente aquellos que recurren al argumentum ad hominem exponen su propia cortedad.

  65. Francisco on 26 Agosto, 2011

    Coincido con Pepe Casti que muchos comentarios más que dar argumetnos sólidos respecto a este articulo, atacan al autor, pero más que nada lo distorsioan en sus buenas intenciones de llevar esperanzas a quienes deben vivir con esta dura realidad.
    Del escrito no se deduce que el autor este promulgando que está bien divorciarse y vivir licensioamente ” desaparramando hijos” como algunos sostienen. Creo que sostener esto es hacer una lectura muy mal intencionada.
    Si se lo leee con detenimiento el artículo y con apertura de espiritu se entiende que decir que se debe ir adecuando las palabras de Jesús a las necesidades humanas actuales es dar un margen liebrador de culpa para quienes tiene que pasar por la dura etapa de decidir divorciarse ante una serire de impoderables que así lo determinan. Por que no revertir uan situación que daña a la persona caundo existen infidelidades, desconfianza o más precisamente falta de amor que hacen imposible la conitnuidad de esa alianza. Creo que es condenar a esa persona a una vida infeliz, sin dicha. Si cada Evangelista ha ido reinterpretando los dichos de Jesús para las comunidades hacia las cuales escribian para que ellos puedan vivir en forma plena su vida,¿ porque nosotros no podemos aprender a leer los dichos de Jesús desde nuestras realidades?
    Seguir atados a imposiciones que en su momento fueron utiles para una época, es como pretender pensar que como seres humanos que somos no tenemos la posibilodiad de cambiar. Y eso es muy alienante. Esta clase de de vision e interpertación de los Evangelios son las que remozan la la religión y le hacen un bien a iglesia católica ya que dan la esperanza de una posibilidad de agironamiento que tanta falta le hace

  66. Lara Santiago on 30 Agosto, 2011

    1. Coincido con Pepe Casti que muchos comentarios más que dar argumentos sólidos respecto a este articulo, atacan al autor, pero más que nada lo distorsiona en sus buenas intenciones de llevar esperanzas a quienes deben vivir con esta dura realidad.
    Del escrito no se deduce que el autor este promulgando que está bien divorciarse y vivir licenciosamente” desparramando hijos” como algunos sostienen. Creo que sostener esto es hacer una lectura muy mal intencionada.
    Si se lo lee con detenimiento el artículo y con apertura de espíritu se entiende que decir que se debe ir adecuando las palabras de Jesús a las necesidades humanas actuales es dar un margen liberador de culpa para quienes tiene que pasar por la dura etapa de decidir divorciarse ante una serie de imponderables que así lo determinan. Porque no revertir una situación que daña a la persona cuando existen infidelidades, desconfianza o más precisamente falta de amor que hacen imposible la continuidad de esa alianza. Creo que es condenar a esa persona a una vida infeliz, sin dicha. Si cada evangelista ha ido reinterpretando los dichos de Jesús para las comunidades hacia las cuales escribían para que ellos puedan vivir en forma plena su vida, ¿porque nosotros no podemos aprender a leer los dichos de Jesús desde nuestras realidades?
    Seguir atados a imposiciones que en su momento fueron útiles para una época, es como pretender pensar que como seres humanos que somos no tenemos la posibilidad de cambiar. Y eso es muy alienante. Esta clase de de visión e interpretación de los Evangelios son las que remozan la religión y le hacen un bien a iglesia católica ya que dan la esperanza de una posibilidad de agironamiento que tanta falta le hace.

  67. Emilio Vandenberghe on 4 Septiembre, 2011

    Leí atentamente el artículo de Alvarez Valdez, es muy interesante tanto como para no tomarlo a la ligera, soy divorciado y coincido que es muy doloroso. Lo fundamental de la vida es creer en el amor, no en aquél licencioso o banal, sino en el que lleva dentro el respeto por los demás. La Iglesia debe plantearse muchas cosas, debe plantearse un cambio paulatino e inteligente, sin desmerecer lo que dicen las Escrituras, no es cuestión de acomodar sus preceptos a algo 2.0, sino dar señales a los feligreses y mucho más importante, a la sociedad de lo que dice es lo que hace. Voy a dejar el tema del divorcio de lado, y me voy a referir a la humildad. Jesús es sabio, justo y por sobre todas las cosas HUMILDE, anduvo descalzo, aguantó todo lo que había que aguantar, hasta su propia muerte. La sociedad hoy día está hastiada del doble discurso de la Iglesia (el que no lo quiera ver, que no lo vea), quedan pocos curas que cumplen con la palabra de Dios, los que trabajan, evangelizan y viven con los pobres, sufriendo sus mismas carencias. Digo esto porque teniendo en cuenta que la última visita del Papa a España costó entre 60 y 80 millones de euros (no importa quíén lo haya pagado) y el hambre en Senegal, Yibouti, Eritrea, Kenya se combate por un año con un total de 66 millones de euros (datos de Unicef) me cuesta creer en la jerarquía de la Iglesia y en lo que dice, apoyo a los curas laburantes, no a la jerarquía que vive con lujos que no se condicen con la vida de Jesús. A esto la Iglesia tiene que estar atenta, no sólo el tema del divorcio, también la planificación natal (los bochornosos dichos de Ratzinger en el Africa), en fin, no seamos fundamentalistas que el mundo es otro, si la Iglesia quiere sobrevivir como organización va a tener que mejorar la puntería. Fuí trece años a una escuela de curas, lamentablemente poco me ha quedado…Saludos y paz.

  68. Matias on 17 Septiembre, 2011

    Los católicos ignorantes o paganos bautizados debemos conocer mejor nuestra FE, pues un católico ignorante es un futuro protestante, y lo que hacemos es protestar!! Y en esta revista lo que hacen es protestar!!
    Algunos dicen “muchos comentarios más que dar argumentos sólidos respecto a este articulo, atacan al autor, pero más que nada lo distorsiona en sus buenas intenciones de llevar esperanzas a quienes deben vivir con esta dura realidad”. Perdonen hermanos, pero estan muy equivocados. Cuando un hijo se esta llevando algo de un amiguito usted no le dice, “hijo no te sientas mal, el chico ese tiene mucho de esos”. Nuestro Señor Jesus, se rodeo de pecadores y vino por nosotros lo pecadores pero nunca avaló el pecado, siempre dijo ve y no peques más. Jesus es radical o se esas con él o en contra de él. Pensar que uno debe escribir un articulo para que hacer sentir bien a la gente, pues cambiar la doctrina no es el camino. Y es obvio que se ataque al escritor porque se supone que es un pastor, y si este pastor hace que la gente reniegue de su Fe, entonces ese es mal pastor, y no puede ser que las ovejas debamos corregirlo.
    Ante todo deben decidir si creen en el Espíritu Santo, o creen que es una fuerza eléctrica como los testigos de Jehova. Pues si creen no puedo entender cómo toda la iglesia está equivocada mientras tenemos la suerte de tener una línea directa con el cielo aquí en Santiago del Estero.
    Señores teógolos y teólogas, ¿saben qué es un sacramento? ¿Saben quién pone el “sello” en el sacramento? ¿Saben que cada sacramento tiene un símbolo o signo “visible” para que nosotros lo identifiquemos, pero un sello invisible a nuestros ojos y anotado por Dios? Obviamente que lo saben pero no lo creen y si no lo creen no creen en el Espíritu Santo. ¿Por qué no se hacen protestantes, por qué insisten en hacer a la Iglesia Católica protestante? Y ustedes saben que ese pecado es lo que no se perdona pues no hay cómo pedir perdón. Si se tiene la tentación de descalificar el sacramento ya no tiene sentido el debate pues dejan de ser católicos.
    Un sacramento es un sello indisoluble pues lo selló Dios. Los símbolos son como la lapicera en un contrato entre nosotros y Dios, así como el agua derramada sobre nuestra cabeza es nuestro signo visible de que se consumó el Bautismo, el aceite lo es para la confirmación, comer el pan y el vino lo son para la eucaristía (cuerpo, sangre, alma y divinidad), la consumación lo es para el matrimonio. Si no hay consumación dentro de la pareja no hay sello, aunque el cura los haya bendecido.
    Sólo la Iglesia en su conjunto y el primado pueden llegar a decir y contando con discernimiento si un sacramento fue válido al momento de tomarlo, y es tarea muy difícil. No se puede quitar un sello, sólo se puede decir y con mucho estudio si alguna alianza no se selló.
    Tú puedes casarte y divorciarte, pero no puedes pedirle a la iglesia que te “des-bautise” pues no podrá, no puedes pedirle que te “des-confirme” pues no podrá, entonces no puedes pedirle que te “des-matrimonise” (palabra inventada) pues no podrá. Lo único que puede decir es si aparentemente fue inválido el sacramento al momento de recibirse. Como lo dijo el Papa, “no es que no queramos, sino que no podemos”. ¿Quién se atreve a ir en contra de la palabra de Nuestro Señor Jesús?
    En todos estos comentarios hay sembrada mala saña y con la intención de hacer que los católicos renieguen de su Iglesia y de Roma y hay mucha mentira pues nada mencionan de cómo y por qué surgió la Iglesia anglicana, justamente porque un Papa no concedió divorcio a un rey. Por otro lado, se llega hasta escandalizar , diciendo que “Hasta hubo Papas que autorizaron el divorcio y nuevo casamiento, como Inocencio I (siglo V), quien lo permitía ante el adulterio de la mujer; y san Gregorio II (siglo VIII), que lo consentía si la esposa estaba enferma.” Obviamente le pegan muy duro a los papas porque tampoco creen en la infabilidad papal, pues insisto, no son católicos, pues no lo demuestran, eso no es ser críticos o tener criterio, eso es no tener FE.
    Respecto a Inocencio I, “Epist ad Exsuper”, c. vi, n. 12 (P.L., XX, 500): “Su diligencia ha preguntado acerca de aquellos, también, que, por medio de un acto de separación, han contraído otro matrimonio. Es claro que ellos son adúlteros por ambos lados”. Compárese también con “Epist. ad Vict. Rothom.”, xiii, 15, (P.L., XX, 479): “Con relación a todos los casos la regla que se mantiene es que quienquiera que se case con otro hombre, mientras su esposo aún está vivo, debe considerarse como adúltera, y debe mantenerse sin poder hacer penitencia a menos que uno de los hombres muera”.
    También hay mucha mentira al hablar de los concilios. Los sínodos de todos las centurias, y más claramente los decretos de los papas, han declarado constantemente que el divorcio que anula el matrimonio y permite volver a casarse nunca fue permitido. El Sínodo de Elvira (300 D. C.) mantiene sin la más mínima ambigüedad la permanencia del vínculo matrimonial, aún en el caso de adulterio. El Canon ix establece: “Una mujer fiel que ha dejado a su esposo adúltero y se casa con otro que es fiel, queda prohibida de casarse; si ella se ha casado, queda impedida para recibir la comunión hasta que el hombre que ella ha dejado muera, a menos que la enfermedad lo convierta en una necesidad imperativa” (Labbe, “Concilia”, II, 7). El Sínodo de Arles (314) habla, de hecho, de apoyar lo más posible el que los hombres jóvenes que han repudiado a sus mujeres por adulterio no deberían volver a casarse (ut, in quantum possil, consilium eis detur); pero declara al mismo tiempo el carácter ilícito del segundo matrimonio, ya que dice de estos esposos: “Tienen prohibido casarse” (prohibentur nubere, Labbe, II, 472). La misma declaración se puede encontrar en el Segundo Concilio de Mileve (416) canon xvii (Labbe, IV, 331); el Concilio de Hereford (673), canon x (Labbe, VII, 554); el Concilio de Friuli (Forum Julii), en el norte de Italia (791), canon x (Labbe, IX, 46); todos ellos enseñan claramente que el vínculo matrimonial permanece aún en caso de repudio por adulterio, y que el nuevo matrimonio está por lo tanto prohibido. Sólo el Concilio de Verberie (725) y el Compiègne (757) se equivocaron especialmente, en casos muy especiales de viaje al exterior y de asesinato.
    Por otro lado, existe la nulidad, que es tratar de discernir si existió matrimonio, tal como lo dije antes, si se selló el sacramento.
    Ahora, queridos teólogos, ustedes buscan versículos bíblicos como quien busca pelos en la sopa. Nadie pone en duda, al menos y por suerte no lo manifiestan, que Nuestro Señor dijo que el hombre no separe lo que Dios ha unido. Pues, estimados, con esto se terminó la discusión, está más clarito que el agua. Aquí no importa todo lo demás que se pueda decir y deducir, si Mateo quiso agregar, si Lucas parece que dijo y si Pablo lo pensó mejor. ¿Nuestro Señor hace a Mateo, Lucas y Pablo o son ellos quienes hacen a Nuestro Señor?
    Ahora los separados pueden comulgar y tienen responsabilidad dentro de la Iglesia. Y si han decidido volver a juntarse deben igualmente participar de la misa y movimientos. Nadie es dueño de la misericordia de Dios, pues es de Dios, pero nuestra supuesta misericordia por los separados no puede cambiar la doctrina. Pues Dios es sabio y bueno. Si no se está en gracia por esa unión post divorcio, no se está excomulgado, se puede participar aunque no se comulgue, pero muchas son las obligaciones del católico.
    Las reglas son estas, si no les gustan, existen testigos de Jehova, episcopales, paren de sufrir, adventistas, etc, etc. La Iglesia no se va a acomodar al mundo, sino el mundo a la Iglesia. Roma es Pedro y Pedro es duro como la Piedra.
    Los invito a dejar de querer modificar la doctrina y alentar el divorcio, pues dónde queda el temor de Dios, si dijiste si en el altar recordalo ante de encamarte y verás como bajan los divorcios, obviamente si este temor lo tienen ambos conyuges. Busquen versículos bíblicos para ver cómo un hombre o una mujer pueden evitar y controlar el caer en adulterio, el mal genio, el egoísmo y cómo pueden cultivar la paciencia, la tolerancia, la fidelidad, la castidad y el temor de Dios.
    Vuelvan al rebaño, dejen las herejías.
    Bendiciones+++

    • CELINA FERNANDEZ on 21 Septiembre, 2012

      CIERTO QUE LAS PALABRAS DEL SR. ARIEL ALVAREZ VALDEZ TRANQUILIZAN LA CONCIENCIA DE LAS PERSONAS QUE VIVIMOS EN ESTA SITUACIÓN,PERO AL IR LEYENDO, ME FUÍ DANDO CUENTA QUE ES UNA JUSTIFICACIÓN A LO QUE SABEMOS PERFECTAMENTE LO QUE ES EL ADULTERIO, Y QUE JESUS OBVIAMENTE SI PARA ÉL NO EXISTEN LÍMITES, SABÍA LOS TIEMPOS QUE SE VENÍAN,PERO LA EXPLICACIÓN DE USTED SR. MATIAS ME QUEDA TAN CLARA,Y NO HAY MANERA DE JUSTIFICAR QUE EL TIEMPO SEA UN PRETEXTO PARA CAMBIAR LAS PALABRAS DE NUESTRO SEÑOR JESUS.MIL GRACIAS POR QUE SU COMENTARIO ME DEJA MUCHOS PENSAMIENTOS,Y LA PALABRA DE DIOS, ES DETERMINANTE, Y NO HAY VUELTA DE HOJA.

    • Tomas on 5 Noviembre, 2013

      Me ha gustado el analisis, solo que por lo extenso reconozco que debere estudiarlo. Gracias por introducir importantes conceptos
      en este tema tan controvertido.

  69. joswal guizado on 19 Septiembre, 2011

    Lo que sí queda claro con su muy convincente análisis sobre el divorcio, es que después del firme precepto de Jesús de impedir el divorcio, hasta los evangelistas trataron en vano de suavizar la sentencia sólida de indisolubilidad, queda claro en contraposición que una vez más usted adopta con terquedad el mismo erróneo camino que ellos, dándole mayor vigencia a lo que Jesús dijo. Creo en mi entender que Jesús volvió a darle autoridad a sus ministros para recalcar su mandato y vendrán muchos que so pretexto de actualizar el evangelio a la realidad actual encuentren, que esta es una verdad infalible por más que intenten darle forma. Eres bueno con esa reflexión pero peca de ingenua y aquí las cosas no son como en el parlamento de diputados de mi Panamá en donde algunas leyes son aprobadas no por buenas sino por una ley llamada de INSISTENCIA NOTORIA o sea que pasan después de tanto insistir…..

  70. Alvaro Feuerman on 19 Septiembre, 2011

    “Te agradezco, Señor, porque has ocultado estas cosas a los sabios y a los inteligentes, y se las has revelado a los sencillos”.
    ==> Si alguna parte del mensaje de Cristo sólo la pueden entender los teólogos… desconfiemos.

    “Amarás a Dios… Ama al prójimo como a ti mismo. En esto se resume toda la ley y los profetas”.
    ==> El amor es todo. Amor, compasión, perdón…

    “Por sus frutos los reconoceréis”.
    ==> Cuando tengamos dudas, veamos los frutos de aquello que queremos evaluar… Y el prisma para evaluar los frutos… es el amor.

  71. cristina on 16 Enero, 2012

    Me parece absurdo lo que se plantea, soy catequista, no vivo con mi esposo pues él rompió la alianza matrimonial al tener relaciones con otra mujer. Lo que a mi no me invalida para nada a seguir el camino que me propuse. La fidelidad a la palabra que di. Aquí les transcribo algunos artículos del catecismo d la iglesia católica. Muy acertados, porque si yo hiciera lo mismo que él hizo destruiría otra familia y así se perjudica toda la sociedad. El se equivocó, yo no…

    2383 La separación de los esposos con permanencia del vínculo matrimonial puede ser legítima en ciertos casos previstos por el Derecho Canónico (cf CIC can. 1151-1155).

    Si el divorcio civil representa la única manera posible de asegurar ciertos derechos legítimos, el cuidado de los hijos o la defensa del patrimonio, puede ser tolerado sin constituir una falta moral.

    2385 El divorcio adquiere también su carácter inmoral a causa del desorden que introduce en la célula familiar y en la sociedad. Este desorden entraña daños graves: para el cónyuge, que se ve abandonado; para los hijos, traumatizados por la separación de los padres, y a menudo viviendo en tensión a causa de sus padres; por su efecto contagioso, que hace de él una verdadera plaga social.

    2386 Puede ocurrir que uno de los cónyuges sea la víctima inocente del divorcio dictado en conformidad con la ley civil; entonces no contradice el precepto moral. Existe una diferencia considerable entre el cónyuge que se ha esforzado con sinceridad por ser fiel al sacramento del Matrimonio y se ve injustamente abandonado y el que, por una falta grave de su parte, destruye un matrimonio canónicamente válido (cf FC

    • Klaus on 26 Septiembre, 2014

      claramente catequista, lejos aun de ser santa.

  72. Carlos on 23 Octubre, 2012

    En el caso que sea la mujer que abandone su hogar y ni con el perdón del esposo, mas bien ella pide el divorcio y lo logra, no podrá casarse nunca o vivir con pareja el hombre y participar de ninguna actividad de la liturgia Católica..???

  73. rubiela zafra on 26 Octubre, 2012

    Yo creo que lo que Dios unió, el hombre no lo separa. Yo sí creo que Dios no está de acuerdo.

  74. sergio delgado on 7 Diciembre, 2012

    Estimado Ariel, no sabes el gusto que me da el volver a encontrarte , después de tu visita a Santiago durante unos días en el edificio de la telefónica . Mi rudimentario concepto de Fe se ha ido reafirmando cada día más , a pesar de las inconsecuencias de nuestros pastores con todo lo que ya se sabe, desastroso todo lo ocurrido. Gracias a Dios que hay personas con una formación sólida , y que las transmiten de manera clara y directa, pasando sin prejuicios por dogmas y dando razón clara y humana de ello. Eso te agradezco, que me convenció y fortaleció mi titubiante Fe y me permitió hacer más preguntas en el día a día . Se pueden corromper mis referentes terrenales , no son más que eso, simples mortales que necesitan tanto apoyo como tú o yo. Saludos y bendiciones y mucho ánimo. Sergio Delgado H.

  75. Andrés González Schain on 11 Febrero, 2013

    Qué gran conclusión: por qué el Señor creó la institución católica del Magisterio, que define lo esencial y fundamental. A diferencia de nuestros hermanos cristianos no católicos, que interpretan con demasiadas libertades. Pero si somos católicos debemos hacerle caso al Papa. Si no, caeríamos en la herejía del relativismo de las ideas y opiniones, o como dice Tinchín, en la “dictadura de los teólogos”. Este es un problema típico de Ariel Álvarez.
    Les remito al excelente comentario en:
    http://laermitadetinchin.blogspot.com/2011/08/ariel-alvarez-valdes-ataca-la-doctrina.html

    Prof. Andrés González Schain.

    • Andrés on 15 Junio, 2014

      Aclaremos que estamos de acuerdo con Ariel Álvarez (de sacerdocio suspendido) en muchos aspectos, porque al fin y al cabo debemos analizar CADA CASO. Pero como dice Tinchín le falta aclarar que la esencia que Jesús explica es EL SACRAMENTO DE UNIDAD, propósito divino original de “no ser dos separados, sino UNO solo”. Es el Ideal virtuoso de perfección. Pero frente a la realidad, cuando ya no hay arrepentimiento ni perdón reparador en la lógica que enseña la maravillosa Misericordia cristiana, en un proceso de mucha paciencia y oportunidades, entonces Dios acoge la búsqueda de soluciones de las múltiples causas a este gravísimo problema, y la Iglesia debe reflejar el Espíritu de Cristo. Cada cristiano, y cualquiera que tenga un poder, primero acoja como Jesús a la samaritana, después ayude con la Fe y Moral del Magisterio, y ante situaciones complejas de pecado y confusiones, finalmente encomiéndese a Dios y a nuestra Madre Auxiliadora. Amén.
      Prof. Andrés González Schain.

  76. El divorcio el a lo último que llega una pareja, pero si es de mutuo acuerdo llegando a un consenso por ambas partes, mucho mejor que en un largo proceso contencioso.

  77. HugoRluxCh on 8 Mayo, 2013

    Bueno, para muchas personas es simple divorciar o separarse pero trae muchas consecuencias, porque un Padre es la cabeza del hogar y una Madre es el corazón de una familia.
    Por lo tanto dijo Dios: Lo que Dios junto no lo separé el hombre.

  78. María Inés on 25 Septiembre, 2013

    Habría que preguntar todo esto a la descendencia del Rey David, no reconocida actualmente, leer el Código Da Vinci y ver que se oculta bajo la masoneria, los egipcios y los iluminatis ¿?.mi
    Cuidado con el fútbol y la iglesia.
    Por mi que hagan lo que quieran.

    • Klaus on 26 Septiembre, 2014

      imbaculus cuando crees una obra tan torpe, falsa y mentirosa como el código da vinci y no crees la Palabra de Dios.

  79. María Inés on 25 Septiembre, 2013

    Pareciera que la Abuela y el Lobo siempre han estado de acuerdo desde remotas épocas y remotos lugares del tiempo. La realidad es que ya están todos grandes para saber que es lo que está bien y que es lo que está mal. Apelo al “buen” juicio. mi

  80. reyes euroza maria luz on 5 Noviembre, 2013

    solo como comentari hay en nuestro país muchísimos matrimonios disueltos por casarc jóvenes o por el simple echo de casarc por estar la chica embarazada pero no por amor como dice en la biblia la carne es débil y caean en fornicación y se casan pero realmente no hay amor no los une ese sentimiento tan importante pero pinso que es el tiempo de la gracia y si se divorcian y se buenven a casar yo creo que el segundo matrimonio se debe basarlo en el amor y entoces esntra la gracia de NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO y si confían en El y basan sus vidas y son totalmente integros el uno para el otro creo que Dios es fiel y justo y los perdonaraa porqueCristo mirio por nuestros oecados y entre ellos se encuentra el divorsio y por fe soy salvo y si creen en Cristo y llevan una vida de fe en su segundo matrimonio creo que El es fiel y justo y los perdonara si en su corazón esta el Espirutu de Dios y le sirven a cada dia con amor siendo humildes de corazón sshalom

  81. Tomas on 5 Noviembre, 2013

    no me convence la argumentacion del articulista. Me gustaria poder leer otros comentarios por gente preparada en el tema.

  82. mauro on 12 Mayo, 2014

    Muchos quieren acomodar la palabra de Dios a su conveniencia…pero la palabra es clara y Dios aborrece el divorcio.por tanto los que esten fornicando o adulterando asuman de que Dios les pedira cuentas…

  83. miguel on 27 Junio, 2014

    Vale… divorciarse es pecado …. bueno pero si pagas una buena pasta la Iglesia te anula el matrimonio y te puedes volver a casar por la Iglesia. Hay muchos casos de ricos que lo han hecho. Los pobres no pueden…. y que nadie diga que una nulidad como las que yo he visto… está justificada,

    • Lamc on 25 Septiembre, 2014

      Hola. Probablemente si es cierto que los adinerados puedan hacer cosas que los humildes no pueden. Dios no está de acuerdo con el divorcio. No fue el plan de Él cuando creó aa Adán y a Eva, pero recuerda, puedes hacer cuanto quieras en este mundo porque Dios dio libre albedrío, pero cuando Cristo venga (Juan 14:1-3) entonces le rendirá cuentas, seas rico o pobre. Eclesiastés 12:14

    • Klaus on 26 Septiembre, 2014

      otro que busca justificación. Puedes engañar a los jueces o hasta sobornar a un mal juez, pero a Dios nadie engaña. La nulidad implica vinculo inexistente y Cristo mismo lo dijo.Mira que torcer la Palabra con pretextos de corrupción. ¡Qué vergüenza!

  84. Bob on 3 Julio, 2014

    Muy buebna informacion sobre este tema, y datos muy especificos sobre el divorcio, creo que a sido coherente toda su explicacion, pero digale eso aun anciano de los Testigos de Jehova, la verdad es que para ellos la unica base para el divorcio y conceder nuevas nupsias es cometer adulterio, fornicacion, porneia,….. Conosco esta situacion que ni ellos mismos pueden explicar, pero si aplicar a la hora de expulsar a alguien..

    Es la siguiente:
    despues de muchos anos de casados una pareja no pudieron seguir, tuvieron muchos problemas hasta que por fin la esposa puso el acta de divorcio, nunca hubo porneia en ninguno de los dos, pero como quiera ella se divorcio , el nunca quizo divorciarse, y ella insistiendo, me consta que el quizo de muchas maneras tratar de mantener su matrimonio e hizo todo lo possible para reconciliarse con ella , pero ella nunca quizo, pobre hombre, 7 anos tratando viviendo solo y pidiendo la reconciliacion , no la hubo, debido a que el seguia los consejos de los ancianos de congregacion no podia ni casarse con alguien mas al menos que la esposa quien ya para ese tiempo se habia divorciado cometiera porneia y que se pudiera probar con dos testigos,o el lo hiciera pero no fue el caso de ninguno ya que los dos se mantuvieron castos en ese sentido… el pobre hombre teniendo sus necesidades biologicas despues de dies anos solo, conocio a alguien y despues de un tiempo decidio casarse como Dios manda y fue se caso al registro civil, , dias despues fue acusado por un comite judicial de los testigos de Jehova y los ancianos le acusaron de cometer adulterio, despues de 7 dias fue expulsado de la congregacion, el pobre hombre vive con una depression porque los ancianos le dijeron que jamas recibira la bendicion de Dios ya que su matrimonio es un matrimonio adulterino… … el dice que se enamoro y que se caso por amor y que rehizo su vida con alguien que lo quiere mucho….. de otra manera ya que no hubo porneia en ninguno de los dos antes de las sugundas nupcias, quiere decir que delante de dios y tomando como base mateo 19:9 la persona queda sentenciada para el resto de su vida? que hay del amor y necesidades biologicas? ademas Dios hizo a Eva cuando vio que Adan estava solo , le hizo una acompanante? ademas que hay del repudio? cuando alguien ya no te quiere acaso no fue eso lo que hicieron los judios para cuando moises les otorgo el certificado de divorcio? y Dios lo aprovo? pobre gente la verdad es que ciertos ancianos de congregaciones de los testigos son un poco ignorantes sobre este asunto , y mas aun ,la watchtower no da mucha luz sobre todos esto…. se encierran en este hecho , mateo 19:9 dice que cualquiera que se divorcie al menos que sea por porneia y se casa con otra persona comete adulterio, y Dios condena el adulterio…..que hay entonces del Amor, y el hecho de que uno quiera reacer su vida y ser feliz con alguien que te quiera siempre y cuando sea honorable ante la ley… y mas aun cuando no hubo relaciones sexuales antes del matrimonio? sera que Dios ve eso tan malo como lo ponen los testigos de Jehova, que practicamente si se casa en esas condiciones es una cosa detestable a Dios….que opinan sera que Un Dios de amor como dice la biblia condenaria a sus hijitos a que sufrieran soledad , y privarlos de un derecho porque otra persona ya no te quiere y ahora quedas condenado para el resto de tu vida?…..conosco muchos testigos de Jehova que estan solo sufriendo en soledad porque no quieren desagradar a Dios y tampoco quieren salir expulsados …pero viven tristes internamente, condenados hasta que quiza un dia que opinan… hay algun testigo de Jehova que este leyendo esto y me explique este asunto?…

    • Graciela Moranchel on 4 Julio, 2014

      Estimado Bob:
      Lo extraño de lo que relatás es que una persona “adulta” haga tanto caso de los mandatos de quienes dirigen estas religiosidades o sectas, sea de la confesión que fuera.
      También en la institución eclesial católica hay una obsesiva fijación con las cuestiones sexuales, como si en ello se jugara la verdad del mensaje y del seguimiento de Jesús. Nada más lejos de la realidad narrada en la Palabra de Dios.
      Controlar la vida íntima reprimiendo y dirigiendo la vida sexual de los subordinados, siempre fue un objetivo muy claro de las de quienes gobiernan en las religiones y en otras instancias de poder. El psicoanálisis y la psicología actual han analizado con bastante claridad cuáles son las motivaciones de estas conductas de quienes detentan autoridad.
      La inmadurez humana es la que permite estas injerencias en la vida privada. Será cuestión de poner límites bien definidos.
      Saludos cordiales,
      Graciela Moranchel

  85. NANCY on 16 Julio, 2014

    PUEDE UNA MUJER CRISTIANA TENER UNA RELACION , O CASARSE CON UN HOMBRE NO CRISTIANO. ALGUIEN DIGAME POR FAVOR DINDE ENCONTRAR ESTO EN LA BIBLIA.

    • El texto más claro al respecto se encuentra en 2 Corintios 6:14-15: “No se unan ustedes en un mismo yugo con los que no creen. Porque ¿qué tienen en común la justicia y la injusticia? ¿O cómo puede la luz ser compañera de la oscuridad? No puede haber armonía entre Cristo y Belial, ni entre un creyente y un incrédulo”.

  86. Luis Eduardo Cantero on 31 Agosto, 2014

    Felicito a la revista Y al autor de este articulo. Estoy totalmente de acuerdo con los argumentos utilizado por su autor. Sus argumentos refleja el contexto en que se dan las cosas. Realmente Jesús se coloca al lado de los necesitados. Defiende los derechos de los invisibilizados: la mujer, los niños de su época. Excelente! Saludos,
    Luis Eduardo

  87. liz on 9 Septiembre, 2014

    en mi caso mi pareja es masón solo se caso x civil paso x un divorcio tormentoso y no se quiere casar y menos x una iglesia q no es la de el.en mi caso no puedo comulgar x vivir con el.yo soy soltera.pero también me hace pensar en personas q muy jóvenes pasan x matrimonios tormentosos y divorcios crueles.me pregunto si después q salgan d ese infierno no tienen derecho a rehacer sus vidas.realmente una cosa es convivencia y otra un sacramento un juramento ante Dios del divorcio son no tan solo responsables los protagonistas sino los padres de los novios y familiares x no asesorar a tiempo a los novios antes de dar un paso tan definitivo.

  88. monica on 11 Septiembre, 2014

    creo que la opinion del autor es muy acertada. Jesus nacio, vivio, murio y resucito por todos nosotros los que nos llamamos cristianos sus seguidores(sin inportar en que templo nos reunimos catolicos, protestantes etc). vino a darnos el tiempo de la gracia de la segunda oportunidad de apoyar al mas debil, sea mujer, nino, esclavo, vino a darnos esperanza. el cometer un error como casarse y luego divorciarse es perdonado tambien, porque pecado es pecado lo mismo es desobedecer a nuestros padres, divorciarnos o matar a alguien si de Corazon nos arrepentimos y no lo volvemos hacer el nos perdona Dios nos perdona, nosotros tambien deberiamos perdonar a nuestros hermanos que se equivocan y no andar como fariseos haciendole juicio a cuanta persona podemos, es importante saber y tener en nuestro Corazon grabado que Dios nos perdona y tambien debemos autoperdonarnos vivir traanquilos aprovechando la gracia la segunda oportunidad y no volver a pecar. Jesus decia ve y no peques mas.

  89. Juani on 7 Octubre, 2014

    Bueno, muy interesante todo el desarrollo que hacés… pero te olvidás de algo que es BASE… que el matrimonio es un Sacramento y por lo tanto los casados cuentan con la Gracia… parece que te la olvidaste por ahí.

  90. ROGELIO RIVAS on 12 Octubre, 2014

    El matrimonio Religioso es indisoluble, está fincado en un COMPROMISO De amor, es decir un juramento a Dios y a su esposa (o) y Coronado con una Bendición como sello de un pacto consensuado mutuo de protegerse en todos los tiempos y en todas las circunstancias, así como de proveerse mutuamente de lo mejor. Entendiéndose qué no importe que enfermedad (incluye vicio, manías o cualquier otra morbilidad), necesidad, o circunstancia física, moral o económica padezca. Lo importante es lo escrito en la Biblia, es hasta que la muerte los separe, no aplica ningún otro documento o versión, pues está en contra de la palabra escrita de Dios. Toda versión diferente se tomaría en cuenta si el que lo hace, modifica el texto de la Sagrada Biblia, y eso está prohibido para todos, excepto para los PAPAS quienes tampoco han modificado el Matrimonio Católico hasta la muerte, en el cuerpo de la Ley, que es la Biblia. Los que han provocado o disuelto Matrimonios, y los que se han divorciado, viven en la incongruencia en la actitud de un Ser Humano confiable y respetuoso de: 1)sus compromisos,por lo que queda evidentemente incapacitado moralmente para contratar o contratarse digna y adecuadamente. 2)está incapacitado o desinformado para amar, ya qué el Amor es muy diferente a sentir marapositas en el estomago, pues Jesucristo en su acto supremo de Amor al morir en la Cruz, sentía Compasión al dejarse agredir sin defenderse, pues de hacerlo era seguro el cataclismo de todo el planeta, Caridad al comprar nuestra libertad de esclavos del pecado, y tentación de los siete demonios, amos de las enfermedades morales, y Misericordia por quiénes lo estaban crucificando, pues exclamo Perdónalos Padre, porque no saben lo que hacen… Así, que si te casaste por la imagen, color, estatura,raza, economía, educación, genitalidad de tu esposo o esposa o cualquier otro motivo diferente al de proteger, cuidar, y mantenerlo o mantenerla en forma saludable en lo físico, psicológico y espiritual, entonces tú no te casaste por Amor, Tú te casaste por usos y costumbres, Tú te casaste como los pollitos o los gatitos, lo hiciste por instinto de conservación de especie, para usufructuar y disfrutar al otro y nada más. No te confundas, la Ley no ha cambiado jamás, verifica tu Biblia actual, ahí constatarás que ningún PAPA a atado ni desatado ninguna otra Ley, y el matrimonio sigue siendo indisoluble por la lógica de qué se trata de Amor, y no de una conveniencia o debilidad para el sufrimiento hasta la muerte. Hecho a vivir con el ejemplo de Dios Jesucristo convertido en un ser terrenal. De que todo es difícil, lo es… De que es indisoluble, lo es hasta la muerte. Esto Pese a los promotores de la renuncia, de la debilidad y del abandono, quienes significan los demonios de los progresos frívolos, para llevarte a infiernos más hondos, cargándote de basura y alejándote del conocimiento y práctica del verdadero Amor responsable, y que es el único que siempre genera Paz positiva y constructiva, sólida e inatacable. Los valores se consiguen a alto precio en todos los sentidos y puntos de vista, la basura y lo que no vale nada, esa es fácil y hasta se consigue gratis… Y si te quieres divorciar, entonces te gusta lo fácil.

  91. Jose on 28 Octubre, 2014

    Despues de leer muchos de los comentarios,llego a la conclusion de que los catolicos por fe textual,tambien serian por esa misma condicion potenciales CORNUDOS tambien por FE. LO QUE DIOS UNIO QUE NO LO SEPARE EL HOMBRE.Pareceria (y no cuestiono a Dios )que Dios nunca tuvo Omnividencia del future de la humanidad que el mismo creo. Algo parecido a la tribu de los Esenios que por seguir textualmnete las escrituras…..Desaparecieron….. Estoy en total acuerdo con el Dr.Alvarez Valdes y y y y le suguiero le envie este comentario al Papa Francisco un verdadero renovador,al igual que el Papa Juan Pablo II cuando dijo que era impropio de los catolicos NO ACEPTAR CREER EN LOS EXTRATERESTRES, La Biblia es un libro que Dios dejo para los inteligentes.

  92. Raquel on 17 Mayo, 2016

    Para empezar decir que no promuevo en ningun momento el divorcio y que creo que lo mejor es arreglar los matrimonios antes de llega a ese punto. No obstante me gustaría apuntar algo que no veo casi nunca escrito y que creo es un gran error. NUNCA en el antiguo testamento en todas las citas que marca usted aquí dice que “el que se DIVORCIA no vuelva a casarse”. La bilbia es clara y dice “el que se SEPARA”. SEPARACIÓN Y DIVORCIO no es lo mismo. Antiguamente el hombre podía separarse ( no divorciarse) y volverse a casar. Esto es lo que es el adulterio, el no haber dado carta de divorcio a su anterior esposa, con lo cual la mujer repudiada sin tener el divorcio y volverse a casar entonces es lo que es el adulterio. Con el divorcio la persona queda libre y NO comete adulterio al volverse a casar. Así es como yo lo entiendo en la Escritura.

  93. Cándido on 19 Junio, 2016

    La cuestión del divorcio y sus diversas cononotaciones está en pleno estudio y preocupación de la Iglesia Católica.No es un tema cerrado.Leer la ultima Exhortación Apostólica de Francisco:”Amoris Laetitia”

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?