Sería razonable que nuestros políticos situaran el valor de la honestidad por encima de la astucia, valor supremo en la Argentina, según Borges.Un periodista del diario La Tribune de Genève preguntó a Borges por qué había decidido vivir sus últimos días en Suiza. Respondió que deseaba que sus restos descansaran en tierra suiza, donde la honestidad era el valor más alto de la vida, y no en suelo argentino, donde el valor supremo era la astucia.

Profundo conocedor de la identidad argentina, sus palabras hoy resuenan en nuestra memoria atraídas por la realidad política. Si la astucia es la habilidad para engañar y lograr artificiosamente un fin, sus consecuencias son graves cuando se la practica en este terreno. De allí que los actos de quienes gobiernan o aspiran a hacerlo, deben reflejar no sólo responsabilidad sino también verdad pues repercuten en toda la sociedad. Coincidimos con Borges: utilizamos con frecuencia procedimientos engañosos que por habituales pasan inadvertidos. Y si alguien los enfrenta o señala su inconveniencia puede ser considerado, en el mejor de los casos, un ingenuo.

La presidenta Cristina Kirchner, en su discurso del 9 de julio último en Tucumán, dijo que por primera vez los argentinos elegiremos a los candidatos en primarias abiertas, obligatorias y simultáneas el 14 de agosto, y exhortó a votar ese día “para que de aquí en más no elijan las burocracias”. El engaño de su exhortación consiste en que los candidatos más importantes ya fueron elegidos por la “burocracia” de la que ella formó parte. Ningún partido nominó candidaturas a través de internas democráticas o elecciones primarias. La intención del Gobierno cuando impulsó la ley de primarias fue otra, según explicamos anteriormente (CRITERIO Nº 2369, pág.11).

En una democracia normal, las elecciones primarias se diferencian de las generales. En nuestro caso, el acto del 14 de agosto tiene la característica de una primera vuelta, por su obligatoriedad (según la ley argentina) y porque generará alianzas para enfrentar en octubre a su ganador. La elección de octubre será entonces una segunda vuelta con el insólito agregado de que podría abrirse a una tercera.

Otra astucia política fue la acordada por el entonces presidente Carlos Menem y el titular de la UCR, Raúl Alfonsín, en el Pacto de Olivos (1994). Menem sugirió un sistema electoral que le permitiera fácilmente la reelección. Alfonsín suscribió la mañosa idea y la Argentina tiene así un inédito ballottage que puede consagrar presidente de la Nación en primera vuelta a quien no obtenga más del 50% de los votos. Nuestro ballottage –a diferencia de otras democracias–  declara presidente a quien logra más del 45% de los votos. El artificio, incorporado a la Constitución, es un contrasentido que aún perdura.

Otro artificio son las efímeras alianzas de cada ciclo electoral. En 2009 –quizás pocos lo recuerden–, se constituyó el Acuerdo Cívico Social con Elisa Carrió, Ricardo Alfonsín y Hermes Binner, hoy candidatos presidenciales enfrentados entre sí. El Peronismo Federal o disidente reunía hace unos meses a Eduardo Duhalde y a Alberto Rodríguez Saá; ahora confrontan sus aspiraciones. Francisco de Narváez, candidato a gobernador de Buenos Aires por ese mismo partido, comparte ahora el espacio político con la UCR. La ambivalencia creó una dificultad a los estrategas de su campaña: cómo atraer el voto peronista con una boleta encabezada por el sello radical, con Ricardo Alfonsín candidato a presidente.

Los ejemplos abundan y llevan a pensar que la honestidad, como valor determinante en la consideración y seriedad de un país, necesita ser tenida en cuenta, como observaba Borges en su destino final.

Comments

comments

22 Readers Commented

Join discussion
  1. Juan Carlos Lafosse on 3 agosto, 2011

    Conociendo los banqueros suizos, me parece que Borges confunde honestidad con formalidad y ética con apego a una ley creada por ellos mismos. Los ladrones de guante blanco no son más honestos que los de gallinas.

    El articulista dice que la presidenta engaña porque “los candidatos más importantes ya fueron elegidos por la ‘burocracia’” y prefiere ignorar que miles de otros candidatos si serán elegidos por la gente. No alcanza con que este sea un paso adelante y que así se presente, hay que llamarlo engaño, una exageración rutinaria.

  2. horacio bottino on 4 agosto, 2011

    ¿Honestidad pedía Borges que apoyó a Videla,Pinochet,Aramburu y Rojas?¿conocía profundamente la Argentina?¿Qué sabía de la Patagonia?¿Qué sabía de Cuyo?¿del Noroeste?¿Del litoral?¿De las provincias de Córdoba y Santa Fé?¿de los pueblos originarios?,CASI NADA¿cONOCÍA A aTAHUALPA yUPANKI,cHAZARRETA,cARRIZO,lIMA qUINTANA,Los Dávalos,Ceferino,Esqiú,el cura Brochero,las reducciones jesuitas,los santuarios de la Virgen en toda Argentina,el Perito Moreno,Cataratas,la cordillera de los Andes,el río Paraná?¿guaraníes,tobas,mapuches,humahuacos,diaguitas,tobas?

  3. MARTIN on 9 agosto, 2011

    Veo a este periodista colgado de los mismos vicios que tiene la prensa en Argentina tanto oficialista como de oposición, en este caso prácticamente el articulo parece escrito por algún mandatario de los medios monopólicos que en otras épocas generaban agendas y ambientes anti democráticas y/o destituyentes en su caso no corresponde atribuir a la persona de la presidente tal juicio de “engaño” en en el tercer párrafo cuando es visible que en política solo deberían juzgarse por los frutos y no por lo que se pretende decir o hacer. Coincido con el anterior opinante…. Borges fué solo un buen escritor, pero a la política creo que la detestaba.

  4. Juan Carlos Lafosse on 10 agosto, 2011

    En estos días podemos ver en el mismísimo Londres la violencia causada por un sistema que tan bien define Roberto González en su comentario sobre “Los mártires de Argelia” como “el martirio de comunidades enteras en los hornos crematorios que cocinan los grandes intereses del mercado en toda África, en Medio Oriente, en Palestina, en Afganistán, en Centroamérica”.

    Y la respuesta del sistema es militar: David Cameron dice que “necesitábamos contraatacar y el contraataque ha comenzado”. Ahora los muertos serán más y la fuerza prevalecerá sobre la justicia. ¡Todo sea por “el orden”!

    Los medios acompañan: toda esta explosión de ira es causada “luego de que la policía asesinara a un joven de 26 años” sin mencionar la pobreza, el desempleo de los jóvenes, la vida sin esperanzas a la que están condenados, que está en la raíz de los desórdenes.

    Acá pasan sin comentarios la xenofobia, el racismo y el llamado al gatillo fácil de políticos que dan vergüenza. Pero como son opositores, ellos no “engañan”.

  5. Juan Carlos Lafosse on 11 agosto, 2011

    En el juego de la política hay constantes que se exacerban en tiempo de elecciones, clásicos que se juegan desde que el mundo es mundo.

    Cuando un partido gobernante realiza acciones concretas la oposición clama al cielo por lo que describe como un demagógico juego de concentración de poder. Reclama furiosamente “libertades” e “institucionalidad” que en sus turnos nunca respetó, pero que “ahora” resultan ser lo más importante para el país. Por supuesto, además ignora y ningunea todo lo que es positivo.

    Como en todos lados son más los que tienen necesidades y votan, la oposición también declara ser la defensora incondicional de “los pobres” y reclama para ellos toda clase de beneficios sociales. Es algo fácil, total no le cuesta nada ni tiene que tomarse el trabajo de implementarlos. Se cuida, eso si, de proponer medidas para financiar sus reclamos, no sea cosa que en una de esas vueltas de la vida los poderosos crean que quieren echar mano de su plata.

    Dentro de este juego, también se agita la “corrupción”, que es otra forma de devaluar logros ajenos, y se promueven todos los desórdenes posibles. A partir de ahí, son los campeones de la “decencia” y el “orden”, aunque estén procesados en varias causas y carguen muertos sobre sus conciencias.

    Los medios “libres” (de límites éticos) los apoyan e incluso ahora los manejan y condicionan. Nada nuevo.

    Lo lamentable, en mi opinión, es que revistas que debieran expresar un pensamiento más amplio, serio y ecuánime, no lo hagan así. Y si su línea dice ser coherente con los valores cristianos, que no los defiendan claramente.

    No he visto en estos últimos dos años ningún artículo que apruebe alguna medida del gobierno, con o sin reparos. Ninguno. En cambio, hay muchos francamente agresivos, en la línea de los medios dominantes. Últimamente hay una especie de reclamo a la oposición, ya que las ¿propuestas/candidatos? que ofrece son tan pobres que no alcanzan para enfrentar al gobierno.

    Quisiera que mejore el nivel de análisis, escuchar argumentos fundados y propuestas concretas desde distintos ángulos y posiciones políticas. Que se superara una línea conservadora que permanece anclada en el pasado. Ojalá ocurra pronto.

  6. Pablo Lopez Herrera on 12 agosto, 2011

    Me sorprende en este medio tan moderado en su contenido, y en un artículo de opinión -con cuyo contenido concuerdo- encontrar comentarios panfletarios.

    Es un signo de los tiempos la decadencia en el debate. En lugar de tratar de entender, y de contestar con la altura debida, se cae rápidamente en el vicio de denostar al otro, en intentar transformar sus ideas en argumentos ofensivos, y en cambiar el eje del debate y llevarlo casi a la pelea callejera.

    Aunque fuera discutible -que no lo creo- tomar los dichos de Borges como los mas acertados, el tema central y de fondo es la honestidad política versus la astucia y la manipulación, de las que -dicho sea al pasar- el “kirchnerismo” hace y ha hecho uso y abuso desde que la pareja reinante (“El” desde donde esté, que nos mira y acompaña…) se dedica a la política, entre muchos otros políticos que no le han ido a la zaga.

    Quizás si se centrara el debate en el tema de fondo: que la astucia nos ha llevado a la decadencia, y que solo la honestidad nos podrá salvar, el dialogo pudiera ser posible. Pero aún para dialogar “en positivo”, debemos tratar de ser honestos, lo que parece no ser tan corriente, ni siquiera por estos lares… por donde también merodean las alimañas. Triste y mediocre época…

  7. Eduardo Filgueira Lima on 12 agosto, 2011

    Dr. Arturo Prins: si bien en términos generales acuerdo con su artículo me permito expresarle que reclama por la “honestidad” de los políticos. Si bien seguramente habrá muchos que hacen gala de este valor – sino todos – el mismo es de consideración muy subjetiva y por lo mismo es probable que muchos entiendan por honestidad, generosidad, etc. sus propias ideas y supuestos del mismo.
    También esto es lo que les permite apropiarse de manera hegemónica del que suponen “bien común” y que no es más que “su supuesto subjetivo del mismo” (que no tiene porque coincidir con el bienestar de la mayoría),.. lo cual – además – no les impide también o excluyentemente pensar en sus propios intereses.
    Lamentablemente nuestra clase política se acerca más a este modelo. En “The Public Choice” J. Buchanan & Gordon Tullock ya se han ocupado del ideario colectivo del “dictador benevolente”. Se trata de analizar que nuestros gobernantes son seres humanos acosados por sus propias pasiones (y los de su entorno), intereses, ejercicio del poder, etc. y – a veces – matan 2 pájaros de un tiro: hacen algo “que parece bueno para la gente…..”, pero que en realidad – y como efecto adicional -siempre intenta acercarles votos.
    Nuestro sistema democrático permite toda serie de artilugios para facilitarles su acción y la gente (la gran mayoría) solo puede reaccionar con indiferencia (una apatía “racional”) o movida por solo por emociones de las que se abusa: porque “ellos” se aprovechan de “la necesidad de creer”.
    Su artículo me parece muy interesante y merecedor de su difusión, por lo que me permito solicitarle autorización para re-publicarlo en nuestro blog, por supuesto respetando las indicaciones de autoría y fuente. Atte. Dr. Eduardo Filgueira Lima

  8. Silvia on 12 agosto, 2011

    Más allá de la citada ignorancia de Borges, en el artículo dice “De allí que los actos de quienes gobiernan o aspiran a hacerlo, deben reflejar no sólo responsabilidad sino también verdad pues repercuten en toda la sociedad”… Menciona tanto a los que gobiernan como a los que aspiran. Y en eso, estoy de acuerdo. No soy una analista política, apenas una ama de casa interesada en el país que formamos para educar y ver crecer a mis hijos. Y como ciudadana que deberé votar en las primarias, me preocupa mucho esta constante atención en quién se queda con la torta por parte de los actores políticos, candidatos o no. Me preocupa que las alianzas y llegar al poder sean más importantes que el proyecto como país. Ojalá hubiera polítcos capaces de arremangarse para decir sí a una visión de futuro, independientemente del color partidario! Cómo cansa esta cultura argentina de la queja y la crítica! Eso creo en mi humilde lugar de ama de casa.

  9. Jorge on 12 agosto, 2011

    Quizás la referencia a Borges no sea la más “nacional y popular”, como le gustaría a algunos, pero más allá de quién lo dijo, cuándo y dónde lo hizo, lo sustancial es que su observación es realmente acertada. ¿Acaso no vemos a diario que los argentinos se fascinan con los “vivos”, las “avivadas” y otras malas artes para sacar ventajas?. Acaso la corrupción pública, la de los gestores de los dineros públicos que lo utilizan en beneficio propio y de sus amigos ( que en definitiva es lo mismo); la corrupción de las costumbres cuando en aras de una mal entendida “libertad para disponer del propio cuerpo” se deja pasar pasivamente el aborto; o la corrupción de las empresas privadas, que sólo entiende la ética del lucro sin importar a qué precio y aplauden cualquier cosa con tal de recibir un beneficio(aunque después murmuran por lo bajo y se llevan las ganancias a mejores plazas), por no citar las más oprobiosas.Lamentablemente los ciber escribas del actual gobierno no podrían dejar de cuestionar el artículo que comentamos.
    Sin embargo, de ensalzar los escasos y dudosos “logros ” del Gobierno,. se encarga el propio Gobierno a través de su red de multimedios que solventamos todos los argentinos (Tiempo, 23, CN23, Página 12, El Argentino, la TV Pública, Canal 9, Crónica, y otros de ocasión, como Victor Hugo, que gentilmente se prestan para ello, pauta oficial mediante).
    Alguien tiene que decir la verdad. Alguien nos tiene que llamar a reflexionar. Incluso a los mismos partidarios del actual Gobierno. Es un ejercicio que no les vendría mal, porque creo que entre ellos hay gente de buena fe y que pueden llegar a contribuir a rectificar su óptica de la realidad argentina y esto los animaría a dialogar. Pero eso implica dejar de lado la dedocracia para elegir los candidatos (otro mal endémico de nuestra política), dejar de lado la soberbia y sus derivados, practicar la democracia de buena fe y con decencia, en una palabra, ser más honesto y menos astutos.

  10. Isabel on 12 agosto, 2011

    Coincido con JC Lafosse sobre la confusión, que me atrevería también afirmar en la apreciación de Borges sobre la honestidad, asumiendo el ejemplo de los banqueros suizos.
    Pero este ejemplo me resulta válido también para gobernantes argentinos, como los actuales, quienes crean y emplean leyes que no aplican para ellos mismos. La transparencia no lo dan las palabras, y menos los artificios que se dibujan . La transparencia la da la independencia de las Instituciones, el respeto a las mismas, el reconocimiento del límite, el ejercicio del control que la democracia merece en un estado de derecho. La conciencia de justicia social , no es la creencia de nuevos paradigmas, cuando da lugar a la creencia de omnipotencia la gestión de un gobierno, tanto en su tierra como con el vecino. Sere opositora por mi apreciación?. Será tan pobre mi comentario que no trae resonancia en el otro, como la resonancia que analizo y vivo en el día a día y me lleva a la necesidad de un cambio de modelo, de políticos que subestiman mi entendimiento? NO, Mi respaldo es mantenerme en la decencia, y ella es quien me indica el equilibrio. La propuesta no es ser conservardor o progresita, sino reconocer la existencia de la pluralidad en la propia condición humana y ejercitarla empezando por casa, para que todos vivamos mejor.

  11. horacio bottino on 12 agosto, 2011

    ¿Borges hablando de honestidad? Él, que estuvo a favor de TODOS los dictadores: Aramburu,Onganía,Videla y Pinochet. Además el 14 se hace una interna,la interna peronista entre Cristina,Duhalde y Rodríguez Saá, aunque después se presenten en octubre, además hay MUCHAS provincias y municipalidades que van a tener internas.

  12. CARLOS ESTRADA on 13 agosto, 2011

    DIOS OLVIDADO Y EL PUEBLO DECENTE BURLADO

    CAMPAÑAS PRESIDENCIALES…

    Mis dudas son planteadas desde el respeto por investiduras, dejando en claro que no entiendo la compleja telaraña de nuestra clase política. Un pantallazo objetivo de lo que marca el termómetro de la Capital Federal (pulso del país): todo está mal, sin soluciones a corto o largo plazo y lo que hay en bandeja desde hace bastante tiempo sería más de lo mismo. Quien quiera desmentirlo que diga sin dobles discursos en qué ha mejorado y crecido Argentina. Los jubilados se quejan dolorosamente, los precios de los alimentos y remedios no paran de subir, hay inflación, el alquiler de viviendas es inalcanzable para un trabajador común; habitaciones sucias, incompletas, con paredes en mal estado, muebles y sanitarios destruidos en hoteles de medio pelo que abundan en los barrios de Once, Congreso y Constitución de la ciudad de Buenos Aires hacinan personas sin cumplir disposiciones municipales ni de seguridad en estructura, fijan precios exagerados que aumentan de manera alarmante sin control oficial (¿a qué área de aplicación sobornan los pícaros hoteleros en conjunto?); los indigentes se multiplican e invaden plazas, calles y avenidas de barrios elegantes instalándose a vivir en las puertas de edificios de propiedad horizontal, hay montañas de mugre acumulada en las veredas, las alcantarillas están tapadas con desperdicios; los cartoneros rompen bolsas de basura y desparraman el contenido ensuciando las ciudades, creando peligrosos focos de infección, concentrando ratas y cucarachas que luego anidan en departamentos, lo mismo ocurriría en otras grandes ciudades de Argentina; los parques y paseos públicos están tomados por familias con niños que montan refugios de cartones y trapos; cada día hay más gente enferma y en estado de ebriedad tirada sobre sucios colchones en la vía pública, vendedores ambulantes sin habilitación ocupan como hormigas las veredas de la ciudad, casas de clase media momentáneamente desocupadas son usurpadas por sinvergüenzas amigos de lo ajeno, es decir, la gente honesta no puede disfrutar sus propiedades ni salir de vacaciones con tranquilidad porque delincuentes –en nombre de la pobreza- están en acecho y el Estado permanece ausente sin garantizar mínima seguridad.

    Ironía de la otra cara de la moneda: los intocables de la política se desplazan en costosos vehículos blindados (que paga el sometido pueblo), con choferes, custodios armados, rodeados de secretarias y asistentes, además los cargos tienen el agregado de jugosos fondos reservados a disposición, estos funcionarios viven en lujosas y seguras residencias en zonas selectas de la provincia de Buenos Aires y “trabajarían” (?) en una burbuja de indiferencia hacia los que posibilitan que trepen a escritorios de poder (como viven aislados de la realidad, siempre “desconocen” los sufrimientos del pueblo y hacen oídos sordos); los indigentes se meten en todos los terrenos que encuentran a mano –seguramente incentivados y distribuidos por punteros políticos- y nadie los puede sacar; los niños enferman y mueren de hambre en las villas miseria, los ancianos pobres duermen a la intemperie en calles céntricas ante la indiferencia de gobernantes y cerca de despachos de legisladores; hay denuncias e innumerables casos de maltrato, muertes y hacinamiento de detenidos en cárceles federales, el abuso policial y “gatillo fácil” ha continuado vigente (salvo discursos con promesas falsas, nadie se preocupó por cambiar los despreciables atropellos a la dignidad humana); resonantes casos de corrupción en la función pública con perjuicios para el Estado nacional son denunciados periódicamente en los pocos medios de prensa no comprometidos, pero no aparecen medidas de sanción ni renuncias porque los personajes involucrados tendrían “padrinos” influyentes, por ende, asegurada la impunidad; los indios del Norte están siendo exterminados en abandono y cruel miseria; la anarquía va en aumento, la inseguridad es sostenida, la impunidad favorece a los que aplauden y sostienen el pan y circo; la drogadicción de los jóvenes es epidemia extendida en todo el país (¿será estrategia para someter a los padres?), millares de infracciones y abusos serían indiferentes a las autoridades de aplicación, el alto índice de criminalidad, violencia, arrebatos, robos y asesinatos mantiene aterrorizado al pueblo no marginal, pero con mentiras se justifica lo injustificable; están a la orden del día –según notas de prensa- los aprietes y el accionar de patotas para meter miedo, principal sostén de los que buscan el aplauso fácil de serviles; jueces “garantistas” sin independencia del poder político (no generalizo) se mantendrían ajenos a la triste e innegable realidad, las fuerzas policiales (igual otras) actuarían cuando se les ordena por alguna conveniencia o cuando necesitan cubrir apariencias, después todo parece liberado al delito porque los cuadros estarían sujetos a presiones (se comenta en la calle) y no pueden defender a la sociedad que representan; el alcoholismo consume a los jóvenes y a los no tanto viéndose reflejado en violentos comportamientos callejeros, en rutas, boliches bailables, canchas de fútbol, etc., donde se reiteran batallas inexplicables y sangrientas; son incesantes los ruidos molestos, la contaminación ambiental, el abuso de pirotecnia de alto poder explosivo e ilegales cortes de calles y avenidas por cualquier reclamo justo o extraño, afectando las principales vías de tránsito de la Capital Federal vulnerándose derechos constitucionales (descontrol e irregularidades con raíces en la “tolerancia” e inacción de señores fiscales ¿y el promocionado Código Contravencional y de Faltas? ¿y el cumplimiento de los deberes de funcionario público?).

    Aparentemente, desde todos los ángulos de poder intentarían dejarnos a la cola del subdesarrollo porque un país sin justicia social, con vacío legal, ciudadanos indefensos, deteriorados los sistemas de salud, mucha hambre, miseria, choques de grupos que defienden diferentes banderas, máxima inseguridad, injusticias, reclamos a cada paso, caos generalizado, anarquía incentivada, drogadicción al límite –sumado a fronteras descuidadas-, graves conflictos en los sistemas de educación, etc., es simple de manejar y fácil de gobernar.

    Mientras el pueblo sufre y no sabe para dónde arrancar, la clase política se despedaza en contiendas inútiles desprestigiándose unos a otros sin ética mediante (habría excepciones), descalificándose y mostrando cada líder “soluciones mágicas” para poder enquistarse en cargos públicos y luego manejar de espaldas a los títeres (léase: ciudadanos confiados, subestimados y/ o engañados), cuando todos tendrían que tirar el carro para mismo lado y sacar a la Patria de actos de vergüenza y del estancamiento en la cola del subdesarrollo. No habría metas altruistas, sólo presuntas ambiciones personales desmedidas (no generalizo), con repartija de beneficios únicamente para seguidores fanáticos, amigos mezquinos y serviles de fácil aplauso.

    Para finalizar diré que, buscando noticias en internet, me sorprendió ver innumerables espacios web de diarios nacionales e internacionales, páginas de espectáculos y páginas de animales de Europa CON PROPAGANDA PROSELITISTA EN LA PARTE SUPERIOR CON LA FIGURA DE LA SEÑORA PRESIDENTE Y OTRO POLÍTICO y, como no encontré publicidad parecida del resto de candidatos, supuse que debe ser muy costoso en pesos, dólares y euros esa promoción pública. Pregunto respetuosamente desde el desconocimiento: ¿dé dónde salen los fondos de dinero para impresionante propaganda presidencial que parece demasiado exclusiva?

    De todas maneras, respeto profundamente a mis autoridades (como dicen muchos a modo de consuelo: “es lo que hay”) y confío que Dios se acuerde de aplicar su Justicia Divina desnudando el alma de los que albergan oscuras intenciones y paralelamente ilumine el camino de los que atesoran buenas intenciones, amor, sensibilidad humana, humildad, sinceridad, ELEMENTAL ÉTICA y quieran el bien general sin parcialidades, sin alimentar divisiones ni rencores. Sea quien fuere el que tome las riendas (NO TENGO PREFERENCIAS) que lo haga con transparencia y sin trampas, exteriorizando una conducta ejemplar, porque si no se mira hacia adelante nunca encontraremos el camino recto; este sufrido pueblo ha permanecido demasiado tiempo detenido cultivando odios inculcados por asuntos tristes de lejano pasado; innecesario desgaste por inconfesables motivos de los que a sabiendas del estancamiento sacarían ventajas mirando caprichosamente para atrás. La Patria se pondrá de pie cuando alguien busque conducir unido al pueblo y lo aparte de trabas de sucia esencia, impulsando crecimiento en orden, armonía y paz interna.

    CARLOS ESTRADA *escritor y periodista de investigación.
    Buenos Aires, Argentina, 12 de agosto de 2011.

  13. Alberto on 14 agosto, 2011

    Creo que las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias son un progreso para la democracia que lamentablemente, por falta de reflejos o por el temor ante lo nuevo, todavía no ha sido usado por los partidos a nivel nacional. Pero si uno se fija bien, a nivel local, las PASO permitieron que grupos minoritarios dentro de los partidos se presenten a elección interna con buenas posibilidades de hacerle frente y de sorprender a los aparatos partidarios. Y lo interesante es que si los partidos (hablando siempre a nivel local) hubieran definido sus candidatos por el sistema tradicional (es decir, acuerdos de camarillas), esos grupos minoritarios no hubieran podido tener ninguna representación. Estoy seguro de que en las próximas elecciones nacionales (2013-2015) la democracia interna de los partidos a nivel nacional va a sufrir una importante evolución gracias a aesta ley.

  14. MARTIN on 15 agosto, 2011

    Es de reconocer Don Lafosse que estás muy oficialista en la defensa de tus argumentos y no te lo critico porque es un criterio que se ajusta a los hechos y coincido que nuestra querida Iglesia “oficial” siempre fue poco coherente con los gobiernos que pusieron en practica algunas “Bienaventuranzas” mientras que otras veces apoyaron lo contrario. Me parece que es necesario también reconocer a los medios también oficiales de la iglesia como aquí en Córdoba, donde Radio María se jugó por el proyecto de la nueva ley de medios inclusive arriesgando perder aportantes “sojeros” (RM no tiene publicidad) ya que su director había participado en los grupos convocados y sostuvo su postura. Me parece que cuando a un pueblo “sano” como es el de nuestra patria se le informa mas o menos profesional e imparcialmente, NO SE EQUIVOCA al votar, es decir tiene capacidad de discernimiento, y puede elegir candidatos inclusive desconcertando a los que creen como a los autores de este artículo que todo político puede ser mentiroso. Ojalá nosotros tambien podamos prescindir de nuestras ideas en pro de la unidad de los argentinos ya que el futuro a nivel global está más que complicado.

  15. Juan Carlos Lafosse on 16 agosto, 2011

    Estimado Martín,

    Sucede que mis opiniones “no oficialistas” no tienen mucho sentido en Criterio, a mi me parece que la línea de la revista es idéntica a la de “Clarín-Nacion-TN-300 medios más” sin aportar nada para discutir y analizar y por eso sueno oficialista. De todas formas, no vería nada de malo en serlo.

    Francamente solo trato de tener una opinión independiente. Yo creo que hay muchas cosas serias para criticar y discutir de lo que ha hecho este gobierno, pero eso se hace desde información verificada, con argumentos e ideas, no leyendo los mismos dos diarios, conversando con gente “como uno” y repitiendo lo que “todos pensamos” y encima desde una actitud de superioridad más que discutible.

    Por ejemplo, es verdad que Criterio nunca mencionó la Asignación Universal por Hijo, incluso a pesar de haber dicho un mes antes que si la hubiera “solucionaría…”. No aportó ninguna idea para perfeccionarla y ni siquiera la criticó: se limitó a ignorarla. Cuando entrevista a Cassareto, la “pregunta” de Poirier parece sacada de Clarín: “un desastre”. Por suerte la respuesta ignora la insidia.

    Después de meses de publicar artículos críticos, inflamados de reclamos de “consenso”, orden”, “institucionalidad”, etc. etc. de golpe descubren que los ¿candidatos? no sirven para derrocar al kirchnerismo. Ahí comienzan a reclamar unidad de la oposición, renunciamientos patrióticos y a empujar a Binner. Hasta critican la existencia de las PASO y Cristina “engaña”! Exactamente en sintonía con el eje mediático, preocupado por el resultado de las elecciones que avizoraban.

    Lo mismo ocurre con todas y cada una de las cosas que le parezcan vagamente positivas. Simplemente no existen, mirá el experimento del gorila en mi comentario a otro artículo de este mismo número. Solo se ve lo que se quiere ver y eso no es lo que espero (al menos yo) de una revista que se precia de cristiana.

  16. Eduardo Palacios Molina on 17 agosto, 2011

    Excelente me ha parecido esta columna y concuerdo con su autor y con las opiniones de Borges. Y tan cierto es el contenido de este ágil artículo, que’ la astucia’ es en este caso un sinónimo de ‘malicia’, o de ‘astucia maliciosa’ quizá, porque se puede ser astuto y utilizar la astucia para el bien.En política pareciera prevalecer en los políticos que más se han destacado ‘la astucia maliciosa’ y el juego de naipes que más se ha jugado es el denominado “truco” donde triunfa ‘la astucia maliciosa’ y los versitos que suelen ser irrepetibles, toda vez que alguién ‘canta’: flor y truco muerto de hambre y …….. ( todo el repertorio con palabrotas). Inmortalizó este juego con los típicos y valiosos cuadros el dibujante y pintor argentino fallecido, Florencio Molina Campos.No me cabe duda tampoco que esta “encuesta maliciosa ” impuesta por el régimen imperante, que además sus resultados son notoriamente fraudulentos, es el tema del momento y los que el fraude que lleva los resultados a un promedio del 50,1% de los votos emitidos para la candidata a presidente,CFK, cuando lo real parece haber sido un 34%. El centro operativo de la astucia estaría en el Centro Nacional de Cómputos dependiente del Ministerio del Interior, y en la carga que los ordenadores recibieron de los telegramas, que recién los representantes de la “oposición” están hablando de ir a controlar, cuando la imagen de la noticia ya se ha hecho carne y casi imposible de borrar los titulares de los grandes medios y de sustraer de la memoria humana. También creo que estas llamadas “primarias abiertas” son una manera de engañar al electorado para afirmar que se hizo ya la añorada reforma política cosa que no es cierto. La reforma política se hará cuando salgamos de la “lista sábana” y tengamos la lista uninominal y por distrito, como es el sistema inglés.No es con boleta de colores o con boleta única la cuestión. Se debe acabar con la dedocracia
    de los caudillos de turno o de las mafias reinantes. Debemos desterrar ‘la astucia maliciosa’ más hebraica que argentina.

  17. robertoo on 17 agosto, 2011

    Se analiza honestidad, astucia, frivolidad, ingenuidad, Borges de por medio, la clase política en el mundo hace uso de todas las herramientas que considera necesarias para obtener votos, es el pueblo quien define, en su mayor parte lo hace analizando su propia existencia, cómo vive, cómo le ha ido en estos tiempos, qué dicen lo allegados, parientes, vecinos.
    Un tercio de los votos obtenidos por el oficialismo proviene en parte, sólo de una parte, porque hay muchos desagradecidos, de los que reciben beneficios sociales en general, gente joven que por alguna causa tienen una tarjeta, gente algo mayor que jubilada sin haber aportado nunca son beneficiarios del beneficio otorgado por la justicia, absolutamente legal; un tercio constituido por individuos que piensan-pienso luego existo- analizan, concluyen que lo que está en oferta del otro lado o ya estuvieron sin dejar nada adecuado, o es el pariente de aquel que no hizo prácticamente nada, o aquel desconocido que de pronto irrumpe- interrumpe- en la contienda nacional con fines un tanto dudosos, o tal vez piensen que la profundización del modelo en realidad se trate, ilusoriamente, de aquel nacional-socialismo peronista del pasado.
    Un tercio, y para finalizar con el cincuenta por ciento del oficialismo, su origen estaría en el desconocimiento total del sistema político, que vivimos una democracia, que se trata de una república, y votan porque preguntan y preguntan, y ni siquiera se preguntan- más vale conocido que bueno por conocer-, sería un analisis profundo. Y bueno, dicen, es lo que hay.
    Ahora bien, dentro del otro cincuenta por ciento opositor, algunos peronistas porque sus padres los eran, algunos de sus amistades los son, no se sienten beneficiados por este peronismo K y se inclinan por el otro. Otro tercio que en similar situación que los anteriores se sienten identificados como peronistas y votan la otra alternativa desconocida del peronismo para ver que pasa, algunos analizarán comparativamente el desarrollo de esa provincia, si es por lo que le dicen, está bien, votan a este. El otro tercio, parece buena persona, ha demostrado seriedad en su gestión, aunque un poco tarde ha decidido su independencia, le tiran una carta, ya está, ahí los resultados, no existe nada de irracional, el pueblo elige así, nada de astucia, ni ingenuidad, ni mentiras- nada es verdad, nada es mentira todo depende del color del cristal con que se mira- para qué ingresarlo a Borges en esta contienda electoral, un hombre con una prosa extraordinaria, disfruten su lectura y nada más.
    Ahora se preguntaran y esto como terminaría, si nadie de la oposición, los tres tercios, se baja del caballo, es sencillo, en un acuerdo telepático, es imposible otro, intentarán restarle un cinco por ciento cada uno al oficialismo, este, ellos pensarán, estará entre el 35 y el 38%, y ellos aunque esten entre el 13 o el 18%, ballotage seguro, es una utopía.

  18. Lo conozo a Arturo Prins, no dudo de su honestidad intelectual, como su cita al gran escritor y poeta argentino Jorge Luis Borges, odiado como siempre por la izquierda vernácula, tan retrógrada que aún no asumió que cayó el Muro de Berlin, como se puede leer de algunos de los que opinan aquí. Los mismos que apoyan a tiranos sanguinarios como los Castro, Chávez, Ortega, Khadafi, El Assad en Siria, etc. Se rasgan las vestiduras, como buenos fariseos, ante una opinión libre e inteligente. Lo cierto es que la reforma de la Constitución de 1995 ha hecho un daño enorme a las instituciones de la República y la democracia, permitiendo que los demagogos y populistas autoritarios, pretenda eternizarse en el poder. El clientelismo en nuestro país es un escándalo y es inmoral, lucran con la miseria de la gente, dándoles dádivas al momento del voto. Acarreando a miles de personas, bajo amenaza que no cobrarán mas sus “subsidios” y “planes”, como me consta que ha pasado en la Provincia de Corrientes entre otras. Las primarias en estados democráticos, son para dirimir quién sera el candidato por determinado partido, caso de los EEUU, no para determinar cuáles formulas serán las que compitan a nivel nacional. En nuestro país, se hace el culto al caudillismo decimonónico que sigue imperando, se ha destruido la educación y la cultura, para pervertir las mentes de los jóvenes de los que no son tanto, así pueden manipular a la ciudadanía que pierde conciencia de sus derechos y deberes. Por eso no me extraña el resultado del domingo último, vamos camino al abismo y al caos, y a la supresión de todas las libertades y garantías constitucionales, e incluso las que se originan en el Derecho Natural como en el de Gentes. Ya hoy un ministro ha pedido que la justicia acelere su decisión sobre el art. 161 de ese engendro jurídico que es la pésima ley de medios. Cuando veamos que los equilibrios entre poderes desaparezcan del todo, la Argentina pasará a ser un estado totalitario, como bien le gusta a los personeros del gobierno, cuya ideología extremista busca arrasar con todo atisbo de estado de derecho. Los que amamos la Constitución y el Orden Jurídico legado por nuestros mayores deberemos defender a capa y espada el legado de Alberdi y los próceres de la Patria Grande. Que Dios Nuestro Señor y Su Santísima Madre protejan a Nuestra Patria del horror que nos espera pronto.

  19. Juan Carlos Lafosse on 17 agosto, 2011

    Ni los argentinos somos los campeones de la “astucia” ni todo tiempo pasado fue mejor. Bastaría seguir mínimamente lo que pasa en el Congreso de EEUU para ver que acá somos niños de pecho en materia de deshonestidad política. Y para divertirse sugiero una leidita a los diarios italianos. Por estos lares – como en todo el mundo – alimañas siempre hubo, pero yo creo que somos muchos los honestos y dispuestos a dialogar sin agresiones inútiles.

    No defiendo un gobierno, pero veo que hay un discurso alejado de la realidad. Acá se fabrican “sensaciones”: de inseguridad, corrupción, mediocridad, “caos”, “desastre” y “decadencia”. En Criterio es constante la depreciación de “los argentinos”. Somos los peores, Borges lo dijo! Y esto no es cierto, es una “sensación” que nos quieren imponer desde Sarmiento en adelante.

    Hoy todo esto lo desparrama un aparato mediático cuya capacidad de hacerse oír por lo menos quintuplica la suma de todos los medios llamados “oficialistas” juntos. Se puede verificar fácilmente en http://television.com.ar/ratings/ y http://www.ivc.org.ar/consulta. Hay muchos sitios adicionales que brindan buena información de circulación y ratings de audiencia.

    No me parece sano que exista una guerra abierta entre el gobierno y esta corporación mediática, pero es innegable que esta guerra existe. Tampoco es razonable – y son muy pocos los países que lo tolerarían – que exista un virtual monopolio de la información y la comunicación. Negar que este monopolio miente y distorsiona sería muy ingenuo. El más simple análisis de la coherencia entre títulos y contenidos lo delata: TODO está mal, aunque el texto diga exactamente lo contrario!

    Yo pregunto ¿de qué país hablan? Esta semana se ve con toda claridad que no es de la Argentina. Más de la mitad de los argentinos opinan lo contrario y no me parece que a pesar de lo que diga Borges seamos todos tarados. Viven mejor, no como quisieran, pero indudablemente mejor.

    Por supuesto que se puede pensar que se podría estar aún mejor si otro hubiera sido el gobierno o si este ubiera tomado medidas diferentes, pero es bastante evidente que tan mal no lo hizo. También podríamos estar mucho peor, como ocurre ahora en más de un país europeo.

    Argentina perdió décadas tratando de exterminar “el peronismo”. Fusiló, torturó, encarceló, desapareció, nos llevó a una guerra y fundió el país detrás de este objetivo. No tuvo la más mínima capacidad de acordar, de realizar una síntesis que incluyera al peronismo. De esa historia venimos y ahora muchos que apoyaron esta insensatez nos hablan de “consenso”. “No se puede gobernar sin el peronismo”: que buenísima razón para sentarse a la mesa con los peronistas! No es razonable quedarse en el 45!

    Hoy escucho que se habla del triunfo del peronismo y me parece que no es así. El kirchnerismo ha sido capaz de incluir a buena parte del peronismo en una construcción política más amplia. Aunque ahora nadie se acuerde de Cobos (por suerte!) ni de los radicales K, siguen estando a la vista más de diez millones de votos. Si me hablan de capacidad política para acordar y consensuar un proyecto de país esto es algo que no consiguió Raúl Alfonsín, ni el turco, ni mucho menos la Alianza. Ya sé: todo esto es solamente por “la caja”, el viento de cola e ingeniosidades publicitarias! Una simpleza nada más, o quizás algo que merece mucho más análisis.

    Creo que este es un muy buen momento para sentarse a escuchar, a prestar atención al deseo de construir algo nuevo, de dejar “sensaciones” y prejuicios de lado y ver como contribuir al bienestar y unión de los argentinos. A proponer y criticar seriamente lo hecho y todo lo por hacer. De no hacerse tanto problema con la marchita y si a alguno le molesta, que recuerde que París bien vale una misa y Argentina también.

  20. jose buceta on 24 agosto, 2011

    Estimado Sr Lafosse, luego de leer el artículo del Sr Prins y todas sus entradas no dejo de preguntarme como puede Ud reclamar diálogo y consenso cuando todo su discurso es invalidar lo que manifiesta el articulista. Su obsesion con los medios monopolicos cuando el poder del gobierno para difundir sus ideas y concreciones es tan amplio habla mal de su ecuanimidad de juicio. Obviamente ve Ud un gobierno con logros valorables, pero debe reconocer que otras opiniones son diferentes, cree Ud que todas nuestras desventuras fueron por gobiernos y funcionarios no peronistas? no habrán tenido que ver , creo yo mucho que ver gobiernos y funcionarios peronistas? Cree Ud honestamente que el actual peronismo-kirchnerismo es un gobierno proclive al diálogo y al acuerdo? no cree Ud que en el análisis de los últimos 80 años la Argentina ha decaído sustantivamente en cualquier aspècto a analizar, educativo, justicia, seguridad, y podríamos discutir hasta justicia social? cree Ud que todo es gestion de medios monopólicos con relatos destituyentes? No tendrá mucho que ver en esta decadencia lo que propone finalmente el Sr Arturo Prins, no será que la honestidad no ha sido la virtud predominante en la sociedad y obviamente en los gobiernos que ella elige? Adhiero fervientemente a su proposicion de sentarse y escucharse mutuamente, pero esa propuesta como el tango necesita a 2.

  21. Juan Carlos Lafosse on 26 agosto, 2011

    Estimado Sr. Buceta,
    Ante todo agradezco sus comentarios que he leído con atención.

    Primero quiero resaltar cual es mi más reiterado reclamo a Criterio: no me parece ni inteligente ni ético que solamente haya críticas para el gobierno y que nunca se hayan mencionado logros o avances en ningún campo, que los hay.

    En política, el tema y el enfoque coinciden casi completamente, número a número, con el relato que construyen Clarín y La Nación. Exactamente, lo puede corroborar en muchos detalles. Sobran afirmaciones sin sustento y exceden por mucho lo razonable los adjetivos y descalificaciones. En este artículo de Prins, acusar a la presidenta de “engaño” es – digámoslo claramente – una bajeza sin explicación. Puedo pensar que es para descalificar las PASO, otra razón no se me ocurre. No es citando a Borges como se avala este exabrupto.

    El segundo punto es la permanente y cruel descalificación de “los argentinos”, que somos culpables de todo, desde “nuestra decadencia” hasta el récord de deshonestidad. Francamente, esto solo se explica por desconocimiento de nuestra historia y la del mundo. Sin duda tenemos nuestra cuota de sinvergüenzas en todas las ramas de la sociedad, pero esta persistencia tiene efectos muy negativos. Desanima y la reiteración de esta falacia se suma al “todo mal”, otra “sensación” fabricada sin argumentos. Lula es “un estadista” y no se mencionan los innumerables hechos de corrupción que ocurrieron en su gobierno. Acá, repitiendo infinitas veces un mismo hecho se construyen “verdades” universales y estamos “al borde del desastre”. Aunque opinen lo contrario premios Nobel que también se ignoran.

    Todo esto son hechos, me gustaría mucho, sinceramente, encontrar un error en lo que afirmo. Quisiera ver artículos positivos, alguna cosa que le haya parecido bien en algún artículo. Una propuesta concreta, una idea para mejorar las cosas que parta de lo que hay y no de lamentos por épocas pasadas de supuesto estado paradisíaco.

    ¿Quién puede dialogar con alguien que solo descalifica, que no trae propuestas a la mesa sino solamente la “sensación” deprimente de que el país ahora es deshonesto, sin ejemplaridad, decadente, caótico, donde “todo es un desastre”? ¿Quién puede buscar consensos cuando del otro lado lo tratan de corrupto (el mayor de la historia!) y de “astuto”? ¿Recurriendo además a un imaginario “antes” cuando éramos “perfectos”?

    No se puede tener una visión tan maniquea de la realidad argentina, no se puede dialogar ni proponer nada sin ver lo bueno, lo malo y lo complejo de las situaciones globales y locales. No toca a unos difundir lo “malo” y a otros lo “bueno”, eso es hacer prensa de muy bajo nivel intelectual, partidista en el mal sentido de la palabra. Quiero críticas fundadas, ideas nuevas, propuestas, no leer reiteraciones de lo que ya dicen Clarín y Nación.

    Para dialogar no hace falta estar de acuerdo, con escuchar y tener un mínimo de respeto por el interlocutor alcanza. Luego vendrán los argumentos, se evitaran los adjetivos innecesarios y a partir de allí eventualmente se podrán construir consensos y propuestas. Ese es el camino que creo que Criterio no sigue y trato, con todas mis limitaciones, de proponer.

  22. Juan Carlos Lafosse on 26 agosto, 2011

    No creo tampoco que la Argentina haya “decaído” en los últimos 80 años en todos los terrenos. Es un período demasiado extenso, con innumerables hechos históricos internos y externos que hacen de un análisis así algo sin valor práctico.

    Si veo que los medios monopólicos juegan un rol político a favor de intereses económicos muy concretos. Es muy fácil probarlo tanto en este momento de la Argentina como en muchos otros países, ahora mismo y en otras épocas. Y son increíblemente poderosos.

    Tampoco creo que “el peronismo” sea el culpable de todos los males de la Argentina, las culpas se reparten de muy diversas forma y el plano de clivaje no es el peronismo/antiperonismo..

    Hoy cualquiera se vería en figurillas para definir el peronismo, que en mi opinión es más una estructura que permite generar poder político que una ideología. Basta con comparar distintos presidentes que se dijeron peronistas y sus políticas económicas y sociales. ¿Ud. cree que el gobierno de la Alianza no tiene parte de la culpa? ¿Ni Videla y Martínez de Hoz? Yo veo muchos más paralelos entre Martínez de Hoz y Cavallo que entre Kirchner y el turco infame. ¿De la Rua fue peronista igual que su predecesor?

    No creo, definitivamente, que haya sido la honestidad la diferencia a lo largo de 80 años. Si creo que el individualismo, que está en la raíz del neoliberalismo y es esencial a esta visión del hombre y de las relaciones sociales, ha penetrado profundamente a la sociedad en los países occidentales Creo que esto es la causa de la profundización cada vez mayor de la desigualdad y la injusticia en el mundo entero. Quizás hablamos de algo parecido y lo llamamos diferente: honestidad / individualismo.

    Le agradezco nuevamente su opinión y le aseguro que estoy más que dispuesto a dialogar y bailar tango. Y también sé que hay voluntad de diálogo en muchos argentinos, dentro y fuera del gobierno.

    Cordialmente,

    Juan Carlos

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?