munib-a-younanSe han percibido gestos y se han dado pasos importantes en el diálogo católico-luterano durante el primer año del pontificado de Francisco. A casi un año de su elección como papa, Francisco ha caminado mucho, y con mucho amor, en el tema del ecumenismo. Fue muy claro al respecto con sus expresiones en la pasada Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos (que en el hemisferio norte se celebra del 18 al 25 de enero). En su homilía de clausura, y partiendo del lema “¿Está dividido Cristo?” (1 Cor 1,13), cita el decreto sobre ecumenismo Unitatis Redintegratio del Concilio Vaticano II, y afirma: “¡Todos nosotros hemos sido dañados por las divisiones! ¡Ninguno quiere llegar a ser un escándalo! Y por esto todos caminamos juntos, fraternamente, por el camino hacia la unidad, también haciendo unidad en el caminar, esa unidad que viene del Espíritu Santo y que nos lleva a una singularidad especial, que sólo el Espíritu Santo puede hacer: esa diversidad reconciliada. ¡El Señor nos espera a todos, nos acompaña a todos: está con todos nosotros en este camino de la unidad!”

Esto nos recuerda que Francisco ha heredado un recorrido, no exento de tropiezos, de medio siglo de diálogo católico-luterano. No está de más recordar que en el año 2017 coincidirán el 500 aniversario de la Reforma y los 50 años del diálogo católico-luterano.

En octubre pasado, visitó al Papa una delegación de la Federación Luterana Mundial. En la audiencia expresaron su agradecimiento por la colaboración con la Iglesia católica, que posibilita que las iglesias fortalezcan su compromiso con los pobres y vulnerables. En dicha ocasión el presidente de la Federación, obispo Munib A. Younan, manifestó en el saludo: “Como personas que hemos sido encontradas por Cristo, estamos llamados a acompañar a los pobres y vulnerables. El mensaje de la reconciliación que se nos ha confiado se convierte en esperanza para nuestro mundo fragmentado y su anhelo por paz con justicia”.

Amén de este punto de encuentro en el servicio al prójimo, valga como anécdota que se le obsequió al Papa una tetera de una mujer somalí albergada en el campo de refugiados más grande del mundo, Dadaab, pues el té caliente preparado en ella era casi lo único que tenían como sostén. El Papa expresó su agradecimiento, señalando que conservará este regalo “como un recordatorio de esta dimensión del ecumenismo, el ecumenismo del martirio”.

El obispo Younan le agradeció por los logros ecuménicos en el diálogo católico-luterano, incluyendo, en particular, la reciente publicación del informe “Del conflicto a la comunión – conmemoración conjunta luterano católica de la Reforma en el 2017”. Documento este1 muy interesante, elaborado por la Comisión de diálogo entre la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la promoción de la unidad de los cristianos, donde ambas partes trabajaron en conjunto para releer la historia de la Reforma como parte de su compromiso para profundizar la unidad de los cristianos. Al respecto, el papa Francisco expresó que confrontar la realidad histórica de la Reforma es importante, ya que también permite a los católicos y luteranos regocijarse juntos “en el anhelo de unidad que el Señor ha despertado en nuestros corazones, y que nos hace mirar con esperanza el futuro”.

En el capítulo VII de este documento se señalan cinco imperativos ecuménicos que creo merecen ser citados:

1. Católicos y luteranos deben comenzar siempre desde la perspectiva de la unidad y no desde el punto de vista de la división, para de este modo fortalecer lo que mantienen en común, aunque las diferencias sean más fáciles de ver y experimentar.

2. Luteranos y católicos deben dejarse transformar a sí mismos continuamente mediante el encuentro de los unos con los otros y por el mutuo testimonio de fe.

3. Católicos y luteranos deben comprometerse otra vez en la búsqueda de la unidad visible, para elaborar juntos lo que esto significa en pasos concretos y esforzarse continuamente hacia esa meta.

4. Luteranos y católicos deben juntamente redescubrir el poder del evangelio de Jesucristo para nuestro tiempo.

5. Católicos y luteranos deben dar testimonio común de la misericordia de Dios en la proclamación y el servicio al mundo.

Que el Señor nos conceda recorrer este camino en el pontificado de Francisco. Amén.

[1] Se lo puede encontrar en www.lutheranworld.org/sites/default/files/FCTC_ES-Del_conflicto_a_la_comunion.pdf

El autor es Pastor luterano, teólogo y profesor de matemática.

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?