Reseña del libro Fin de misión. Entretelones de la Diplomacia Argentina. Editores Vicente Espeche Gil y Estanislao A. Zawels. Buenos Aires, Asociación Profesional del Servicio Exterior de la Nación, Buenos Aires, 2015

libro_findemision

Para celebrar sus treinta años, el ASPEN publica este libro, cuyo valor se resume en la palabra que elige Natalio Botana: experiencia, que, sigue diciendo en el Prefacio, “se proyecta sobre el campo de la diplomacia argentina y de aquellos que la han encarnado en circunstancias diversas”. La mayoría de los autores egresó de lo que fue una creación visionaria de Carlos Muñiz, el Instituto del Servicio Exterior de la Nación; la otra, por cierto, fue el CARI. Recibieron a su vez la experiencia de figuras como la de Lucio García del Solar y Hugo Gobbi, a quienes recuerdan en el libro, respectivamente, la viuda y el hijo, diplomático él también. Agrego que diplomáticos como los que aquí están reunidos y otros debieran ser de permanente consulta de la Cancillería, lo que no siempre ocurre. Más aún, en los tiempos que corren se prefieren jóvenes sin formación diplomática pero de seguro encuadre en la línea oficial antes que a los que llevan adelante la carrera para la que el Estado ha puesto tiempo y esfuerzo. Los embajadores Vicente Espeche Gil y Estanislao Zawels, hijos y en el caso del primero, hermano, de diplomáticos, quienes también hacen su propio aporte. Entre quienes no son de carrera, José O. Bordón y quien fuera embajador ante la ONU Emilio Cárdenas, a los que se agrega José Remes Lenicov, exhiben las condiciones que hicieron trascendente su etapa de representantes diplomáticos.
Bordón da un sabroso carácter testimonial a la historia de su misión en Washington, donde lo designa Néstor Kirchner al comienzo de su mandato. A medida que se avanza en la lectura uno queda sorprendido con la buena predisposición del gobierno de Bush (h) y las posibilidades que, con tan competente embajador por cierto, se abrían para la Argentina, hasta que cambia el rumbo de nuestra política exterior, que conlleva también para Bordón el fin de misión. No es la única vez que el lector se queda con la sensación de una oportunidad perdida; ocurre con Guillermo Jacovella, embajador en Madrid, que lleva adelante una importante gestión cultural, en especial la instalación de la Cátedra Sarmiento de Estudios Argentinos que llega a abrupto final cuando el presidente Menem lo reemplaza por un empresario amigo. O cuando Félix Cordova Moyano logra abrir un mercado para carnes argentinas en Guatemala, y cual una de las plagas de Egipto del gobierno de la Alianza, estalla el brote de aftosa. Con variedad de estilos y enfoques participan también Jorge H. Herrera Vegas (con un completo análisis de las relaciones con Brasil), Horacio Wamba (que de Tejas pasó a Palestina, debiendo recordarse que en el estado del Oeste, donde fue cónsul, impidió la ejecución de un argentino para quien obtuvo nuevas instancias judiciales y que ahora se debate en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos), Roberto García Moritán, Tulio Sugasti y Sebastián Brugo Marcó. Además de Miguel y Vicente Espeche Gil, brindan testimonios de su carrera otros embajadores de alto prestigio, como Juan Carlos Beltramino, Raúl Ricardes y José Sanchis Muñoz. También hay testimonios de la vida familiar, no siempre fácil, sujeta a cambios, traslados y demás avatares. Al pasar las páginas es muy alentador saber que la Argentina ha tenido y tiene entre sus reservas, personas de la calidad y capacidad de los que contribuyen a este libro.

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?