Poema: No son mis ojos, Señor

“Y saliendo fuera, lloró amargamente”
Lucas 22, 62



No son mis ojos, Señor
no son mis ojos.

Es mi corazón que llora
en las tinieblas.

Es esta honda clavija
en mi médula desierta
y cada lágrima quemada
es un dolor de fuego
sobre mi alma.

En lo hondo del desgarro
la flaqueza fue el puerto
de mi noche caída
(breve puede ser el tiempo
de la destrucción
pero larga la cárcel del insomnio)

Porque no son mis ojos, Señor,
no son mis ojos

Es mi corazón que llora,
mi llaga en las tinieblas.

Amalia M. Abaria

Comments

comments

4 Readers Commented

Join discussion
  1. Amalia M.Abaria on 11 Enero, 2016

    Agradezco a esa prestigiosa revista la publicación de este poema, que nació bajo la conmoción que me produjo la obra de El Greco, “Las lágrimas de San Pedro”.
    Atentamente
    Amalia M. Abaria

  2. Betty on 16 Enero, 2016

    Hermoso poema, Amalia, doloroso poema con hondo significado

  3. Alejandro Drewes on 18 Enero, 2016

    Querida Amalia, un excelente poema, tanto por la forma de lograr el crescendo en el desarrollo del motivo lírico, como por expresar lo indecible de la tragedia de lo humano, la noche sin luna del pecado, las lagrimas de la tercera negación de Pedro. Un gran abrazo. Alejandro Drewes

  4. Mariano Shifman on 19 Enero, 2016

    Un conmovedor poema de Amalia Abaria, fina poeta a la que aprecio y admiro. Felicitaciones a Amalia y también a la revista por la publicación de verdadera poesía.
    Mariano Shifman

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?