Espiritualidad en la pantalla grande

Del 29 de marzo al 1 de abril en Buenos Aires, y del 7 al 9 de abril en Tandil, se llevó a cabo la 4° edición del Festival Internacional de Cine Religioso de la Argentina (Arfecine), donde se exhibieron 19 películas del país y del mundo.

En su cuarta edición, el Festival Internacional de Cine Religioso conquistó numeroso público gracias a la calidad de las películas exhibidas y el compromiso de todas las personas y organismos involucrados, como la Alianza Francesa de Buenos Aires, que fue su primera sede y, en Tandil, la Casa de la Cultura, el Salón Blanco de la Municipalidad y el Museo de Bellas Artes, donde se desarrolló la segunda etapa.

“El Festival de Cine Religioso ofrece films que reflexionan sobre la espiritualidad y la religión y ante todo celebran la calidad artística –explicó su director y nuestro colaborador, Pablo De Vita–. En tiempos violentos intentamos demostrar que otro cine y otra conciencia es posible”.

La programación estuvo integrada por 19 películas procedentes de la Argentina, los Estados Unidos, España, Francia, Paraguay, Italia, Georgia, Alemania, Israel, Finlandia y México. Para la apertura se proyectó Reina Cristina, la mujer que fue rey, la polémica versión del cineasta finlandés Mika Kaurismaki, que integró Selección Oficial del Festival de Cine de Valladolid y gracias a la cual la actriz Malin Buska obtuvo el Premio a la Mejor Actuación Femenina en el Festival de Montreal.

El documental estadounidense Sacred, dirigido por el documentalista estadounidense Thomas Lennon, ganador del Oscar, fue elegido como la Mejor Película de este festival. En tanto la película española Poveda (dirigida por Pablo Moreno, que retrata la vida del sacerdote Pedro Poveda, fundador de las Teresianas, que previamente había resultado elegida como la Mejor Película del Festival de Cine Católico del Vaticano), y Una semana y un día (comedia del israelí Asaph Polonsky sobre un padre que está superando el luto por la muerte de su hijo) obtuvieron el Premio del Público. El de la Trayectoria fue para el crítico cinematográfico Agustín Neifert (también colaborador de CRITERIO), quien además presentó su último libro, Signos y valores espirituales en el cine.

Otro de los hitos del Festival fue la retrospectiva “Luis Buñuel y la religión”, que permitió reunir algunos de sus grandes clásicos como El ángel exterminador, Nazarín, Tristana y Viridiana, y también el documental El último guión. Buñuel en la memoria, dirigido por Gaizka Urresti y Javier Espada. Además, en el centenario del nacimiento del arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, asesinado en su país, se proyectó la recordada Romero, que protagonizara Raúl Julia.

Por otro lado, se presentó la premiere mundial de Juana de Lestonnac, o morir o actuar, de Pablo Zubizarreta (co-director de 4 de Julio, la masacre de San Patricio), También en Buenos Aires tuvieron lugar las premieres regionales de All about people, singular presencia del cine de Georgia en la Argentina, con dirección de Giorgi Abashishvili, y Luz de soledad, dirigida por Pablo Moreno, donde narra la vida de santa Soledad Torres Acosta y los inicios de la institución religiosa las Siervas de María. Además, fue la premiere argentina de Ore Ru – esperando a Francisco, documental paraguayo dirigido por Armando Aquino que registra la espera del arribo del Papa a Asunción a través de varios testimonios conmovedores. También se exhibieron la argentina Cura Brochero, la película; la italiana Sangre de mi sangre (de Marco Bellocchio); la francesa Fátima y el corto Ascensión.

El 4° Festival Internacional de Cine Religioso tuvo el apoyo de la Asociación Cine Tandil, la Municipalidad de Tandil, Fundación Vocación Humana, Fundación Aldea de las Luces y Alianza Francesa, el Institut Francais, la Embajada de Francia en Buenos Aires, la Secretaria de Culto de la Nación, el INCAA, el Arzobispado de Buenos Aires y el Seminario Rabínico Marshall T. Meyer, entre otras instituciones.

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?