Libro: El mono en el remolino, de Selva Almada

Reseña de El mono en el remolino de Selva Almada (Buenos Aires, 2017, Random House).

Mientras Lucrecia Martel rodaba la película Zama (sobre la extraordinaria novela de Antonio Di Benedetto), la escritora Selva Almada (autora de El viento que arrasa) tomaba apuntes.
La frase que da título a estas notas está tomada del comienzo de la novela en el Paraguay del siglo XVIII, cuando el protagonista va a esperar la ansiada llegada de algún barco: “Iba y venía, con precisión, un mono muerto, todavía completo y no descompuesto. El agua, ante el bosque, siempre fue una invitación al viaje, que él no hizo hasta no ser mono, sino cadáver de mono. El agua quería llevárselo y lo llevaba, pero se enredó entre los palos del muelle decrépito y ahí estaba él, por irse y no, y ahí estábamos. Ahí estábamos, por irnos y no”. Curiosamente, en la película esta escena no está. Por eso la originalidad de titular así las notas del rodaje.
La aguda observación de Almada es como una cámara paralela, detrás de la filmación oficial. Así descubrimos detalles del casting en una escuela, de las jóvenes en el río que luego corren hasta sus celulares, de la indiferencia de algunos y de la atracción de otros ante la filmación, los Qom, la piedad ante san La Muerte, los haitianos, la actriz española Lola Dueñas…

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?