¿A quiénes no debería recibir el papa Francisco?

En varias ocasiones hubo gente que vino a preguntarme por qué el Papa recibe en Roma a ciertas figuras públicas de nuestro país que en algunos sectores sociales (¿oficialistas?) no gozan de buena prensa, o que incluso están sospechadas de corrupción. O por qué les hace llegar rosarios. O por qué parece siempre tan dispuesto a conversar con quienes hacen un contra juego desde el bando opositor. La lista es larga y su confección data ya desde el anterior ciclo político: Cristina Fernández, Hebe de Bonafini, Guillermo Moreno, Milagro Sala, y ahora también los padres de Santiago Maldonado y Alejandra Gils Carbó.
Lo primero que se me ocurre decir es que Jesús se vinculó con mucha y variada clase de gente, entre los cuales hubo santos y pecadores. Entre estos últimos podríamos recordar a Zaqueo, al hombre rico, a la mujer adúltera, a María Magdalena, al “buen ladrón”, a Judas y también a Pedro. Casi todas estas personas no se acercaron a Jesús porque fueran buenas, sino que en todo caso llegaron a ser buenas porque se acercaron a Jesús. Jesús fue “fiel” a estos vínculos “hasta el extremo” (Juan 13,1): hasta último momento buscó la redención de cada uno, invitándolos a recapacitar y convertirse.
De ahí que acercarse al Papa no sea garantía de ética personal ni de transparencia administrativa. Más aún, es posible que muchos lo hagan, como en realidad siempre aconteció a lo largo de la historia de la Iglesia, para intentar “blanquear” su imagen o proceder. Esto es típico en el modo mundano de actuar: porque “los hijos de este mundo son más astutos en su obrar que los hijos de la luz” (Lucas 16,8). Por esto mismo, si el Papa sólo recibiera a quienes se presentasen con carné de santos, también actuaría mundanamente y no sería imagen de Jesucristo.
Intuyo que, como Jesús, de igual modo Francisco intenta ser fiel “hasta el extremo” a las personas con las que se ha ido vinculando a lo largo de su vida, no importando el modo o motivo por el que esta relación haya comenzado, y procura como pastor rescatar en ellas su original condición de hijos e hijas de Dios. En este sentido, quienes esperen que el Papa únicamente reciba o se vincule con quienes estén en condiciones de probar buena conducta, reputación y honorabilidad, deberían más bien remitirse a otro tipo de organizaciones, por ejemplo, la masonería.
No es propio del Papa tener que impugnar socialmente la conducta moral de nadie, a no ser de miembros de la Iglesia en cuanto tales y con justificadas razones para evitar males mayores. La Argentina es una república con instituciones propias, e investigar, sobreseer, imputar, procesar y en todo caso condenar a un ciudadano es propio de la justicia penal. Para esto no se necesita de ninguna “venia” ni bendición del exterior. Sólo la desidia en el correcto funcionamiento de las propias instituciones, o la falta de confianza en ellas, podría justificar que se demande algún gesto al respecto del obispo de Roma. Para ser más claros: el Papa hace bien, si así lo considera, en recibir a un funcionario público de la actual o anterior administración, y la justicia argentina también hace bien en indagar a ese mismo funcionario si está sospechado de corrupción.
Pero como teólogo me atrevo a decir algo más. La más clásica tradición cristiana afirma que no se puede tomar el nombre de Dios en vano, y que si uno realiza actos sacrílegos o se acerca a las cosas santas sin una debida actitud reverencial (particularmente a la eucaristía, pero no sólo), “come y bebe su propia condenación” (1 Corintios 11,29). No es fácil discernir los signos de los tiempos, pero algunas cosas “dan que pensar”, sostuvo el filósofo francés Paul Ricoeur. Mi convicción es que quienes buscan utilizar el mundo religioso, y al cristianismo en particular, con mezquinos fines políticos o económicos de interés propio, no acaban bien. La luz de Dios pone de manifiesto la oscuridad que hay en el corazón y comportamiento humano, y entonces la presencia santa adquiere ciertas características escatológicas, manifestando un anticipado juicio de Dios más allá de la conciencia expresa que de ello tengan los mismos ministros sagrados implicados.
En relación al bien común de un pueblo concreto (en nuestro caso, el argentino), el gobierno del Estado (es decir, la autoridad como servicio político) y el Papa en la Iglesia (entendiendo autoridad como servicio pastoral) son como los dos focos de una elipse que, para seguir siendo tal, nunca deberían superponerse, mezclarse ni confundirse. Entonces no hay contradicción en afirmar que un pastor deberá ser siempre misericordioso con todos, pero particularmente con los pecadores, y un juez, en cambio, administrar justicia a la ciudadanía. Para poner un ejemplo bien radical, Juan Pablo II visitó y perdonó en la cárcel al hombre que precisamente cumplía una condena por haber atentado contra su vida. Hacer llegar un rosario a una persona detenida o recibir cordialmente a quien antes lo injuriara ácidamente parece menos que esto.

El autor es sacerdote y Doctor en Teología.

Comments

comments

12 Readers Commented

Join discussion
  1. Martin Lagos on 10 diciembre, 2017

    Si recibe a algunos, hiere a otros; si recibe a estos hiere a los primeros. Peor todavía que reciba a los de un grupo y no a los de otro. ¿No sería mejor que no recibiera a nadie?

  2. Juan Carlos Melillo on 10 diciembre, 2017

    “Mi convicción es que quienes buscan utilizar el mundo religioso, y al cristianismo en particular, con mezquinos fines políticos o económicos de interés propio, no acaban bien.” El autor es sacerdote y Doctor en Teología, dice al pie. ¿Pero ignora la historia de la Iglesia? Francisco es el primer papa que conozco con espíritu cristiano, que recibe a los que debe recibir. Y tiene una postura cristiana frente a estos neoconservadores tremendamente crueles, que llegaron a la Argentina para quedarse, parece.

  3. Gerardo Daniel Ramos on 11 diciembre, 2017

    Me convenzo de que las reacciones hubieran sido casi exactamente las mismas (acá y en FB) si en vez de “Papa Francisco” el artículo hubiera dicho “Jesús de Nazaret”. Percibo tomas de posturas ‘a priori’ de marcado sesgo ideológico, propiciadas tal vez por (1) los diferentes medios periodísticos que venden polarizando , (2) las irresponsables lógicas sectoriales de poder político, o tal vez (3) la propia y apasionada comodidad intelectual (¿y social?) de quien lee y analiza superficialmente, que no permiten ir en la reflexión más allá de las ‘premisas fundamentalistas’ que de uno y otro lado se enarbolan con rigidez. Es perfectamente comprensible que, en estas condiciones, no solo el Sucesor de Pedro, sino tampoco el mismísimo “judío marginal” (J. Meier) de Galilea, vería factible darse una vuelta por Argentina. Me parece que el problema no es con el Papa,sino la falta de sintonía con el mensaje evangélico y los valores humanos más elementales. Hay además una inaceptable contradicción en los ‘republicanos populistas’ que pretenden que el Papa de Roma, a modo de ‘caudillo’, dirima como juez federal argentino, aceptando o denegando una audiencia, entregando o no un rosario, quién debe ser absuelto y quién procesado: ¿para qué cuernos están las honorables instituciones de la república? Por otra parte, también a estos les diría: cuando se acabe Cristina, ¿será Francisco el responsable de todos nuestros males?

  4. Juan Carlos Lafosse on 18 diciembre, 2017

    La Stampa – Vatican Insider
    Argentina: “Al Papa le duelen los jubilados”
    Francisco sigue de cerca el debate por la reforma previsional en su país y avala todas las declaraciones de la Conferencia Episcopal. Los obispos no sólo se han pronunciado por el diálogo y contra la violencia, el responsable de la pastoral social calificó directamente a la reforma como “una injusticia”
    .
    Argentina: “Al Papa le duelen los jubilados”
    .
    Pubblicato il 17/12/2017
    Ultima modifica il 18/12/2017 alle ore 00:11
    ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
    CIUDAD DEL VATICANO
    “Un pueblo que no cuida a sus abuelos no tiene futuro”. Mientras en Argentina crece la tensión tras el intento del gobierno por aprobar una reforma previsional que afectaría el ingreso de millones de ancianos, el Papa quiso ratificar sus palabras. Se lo dijo a un viejo amigo, Gustavo Vera, a quien recibió en las últimas horas en su casa del Vaticano. Se mostró preocupado, tras la escalada de violencia y la falta de diálogo. Avaló los pronunciamientos de la Conferencia Episcopal. Y sentenció: “Me duelen los jubilados”.
    .
    Fue el diálogo de dos viejos conocidos. La tarde del sábado 16, víspera de su cumpleaños, Francisco recibió a Vera en la intimidad de la Casa Santa Marta. En la conversación surgió inevitable el tema que enciende por estas horas a los argentinos, la reforma previsional. Según reveló el dirigente de la organización social La Alameda, el Papa está minuciosamente informado. Y dio su espaldarazo también a las intervenciones de diversas pastorales sociales, sobre todo aquellos que cuestionaron fuertemente la reforma.
    .
    “Hay que recordar que recientemente el Papa hizo un video sobre la necesidad de proteger a los niños y los adultos mayores que tomó estado público en momentos en que comenzaba a tratarse el proyecto del gobierno. Pero en Argentina los medios lo ignoraron totalmente, salvo CrónicaTV”, precisó, en declaraciones al Vatican Insider.
    .
    Vera se refirió así al “Video del Papa”, un clip viral que se difunde cada mes y con el cual es el propio líder católico quien ilustra sus intenciones mensuales de oración. En este mes de diciembre instó a todo el mundo a rezar para que los abuelos, “sostenidos por las familias e instituciones”, colaboren “con su sabiduría y experiencia a la educación de las nuevas generaciones”.
    .
    En su encuentro, Jorge Mario Bergoglio accedió además a bendecirle su guardapolvo, esa bata blanca que es uniforme y emblema de los maestros de las escuelas argentinas y que él volverá a vestir en breve, cuando regrese a su puesto docente tras dedicar los últimos años de su vida a la política.
    .
    Gustavo Vera es un caso peculiar. Ha sido el único político argentino en presentar un proyecto de ley para bajarse su sueldo y el del resto de los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires. Perdió esa votación, 47 a 4. Pese a ello, quiso seguir adelante y equiparó unilateralmente su estipendio al de un director de escuela. Así, cada mes donó el resto de sus percepciones a diversas organizaciones sociales. Al final de su periodo, del 2013 al 2017, había donado un millón 500 mil pesos. El pontífice no sólo destaca ese gesto, también aprecia su decisión de regresar a sus orígenes, las aulas.
    .
    El ex legislador viajó a Roma invitado por la Pontificia Academia para las Ciencias Sociales para participar en el foro “Ética en Acción”, una serie de reuniones periódicas de alto nivel para abordar temas de impacto internacional. La más reciente se ocupó del cambio climático. Se hospedó en la Casa Santa Marta del miércoles 13 al domingo 17.
    .
    Mientras tanto, el ambiente político en Argentina se mantiene caldeado. El jueves 14, el gobierno del presidente Mauricio Macri debió desistir en su intento por aprobar la reforma previsional, ya para entonces cuestionada con dureza desde diversos sectores. El Congreso Nacional debió levantar su sesión mientras, afuera del recinto, un impresionante operativo de las fuerzas del orden concluyó con sonados episodios de violencia.
    .
    De inmediato, la Conferencia Episcopal emitió un comunicado con un llamado al diálogo, el “único camino” transitable para responder a las “muchas urgencias y angustias” de los “hermanos más frágiles, especialmente los jubilados, y para construir una sociedad justa y equitativa”.
    .
    “Parece necesario repetirlo: únicamente a través del respeto por las instituciones democráticas, que garantizan un diálogo al servicio del bien común, será posible superar las dificultades que agobian a nuestro pueblo”, agregaron.
    .
    La rapidez con la cual se publicó este comunicado parece más bien un síntoma de los nuevos tiempos que corren en la Conferencia Episcopal Argentina. Desde la llegada del obispo de San Isidro, Oscar Ojea, a la presidencia, ese organismo ha captado un nuevo protagonismo. Con significativas declaraciones y tomas de posición.
    .
    “Nuestro lugar como pastores es estar junto al pueblo y, de un modo particular, frente a nuestros hermanos los pobres”, dijo Ojea, en su primera aparición pública. A principios de noviembre ya se hablaba de una reforma laboral propuesta por el gobierno, que luego se dejó de lado. Al respecto, el obispo precisó, con sobriedad pero con firmeza: “para la doctrina social de la Iglesia el trabajo no es una mercancía, sino que hace a la dignidad de la persona, es el gran ordenador de la vida”.
    .
    Pocos días antes, él y un nutrido grupo de obispos habían escrito una carta al Senado para pedirle que la propuesta de reforma al Ministerio Público Fiscal no acabe con las oficinas que aseguran el acceso a la justicia a las villas y los barrios pobres. Una iniciativa muchas veces destacada por el propio Papa y que la reforma proponía desbaratar.
    .
    Luego, al acercarse la votación por la reforma previsional, Jorge Lugones habló de “inequidad”, “injusticia” y de una propuesta que “nivela para abajo”. El nuevo presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Social denunció la “desigualdad” a la que serían sometidos los jubilados. Y remató: “¿Cómo no vamos a custodiar a los que han enriquecido a nuestra patria y fortalecido nuestra sociedad con el trabajo que es de lo más digno que tiene el hombre, y que han generado una cultura del trabajo en Argentina?”.
    .
    La Pastoral Social de la Arquidiócesis de Córdoba fue más allá y dirigió cartas a los diputados nacionales de su provincia para pedirles directamente que rechacen “toda iniciativa que atente en términos reales contra la situación material actual de los jubilados y aparte a los jubilados de su legítimo derecho a recibir lo suficiente para garantizar la dignidad de la vida”.
    .
    Numerosos sacerdotes y algunos obispos incluso manifestaron públicamente su contrariedad al proyecto del gobierno. Como Sergio Buenanueva, de la diócesis de San Francisco, quien lamentó el intento por ahorrar para “bajar el insoportable déficit” afectando a los jubilados.
    .
    En este contexto, todas las miradas se dirigen ahora a la anunciada reunión que sostendrá la cúpula de la Conferencia Episcopal, apenas electa, con el presidente Mauricio Macri. Un encuentro previsto para el martes 19, después de la sesión del lunes en el Congreso durante la cual el gobierno tratará nuevamente de aprobar su reforma. Y después también del paro convocado por la Confederación General del Trabajo contra esa ley.
    .
    http://www.lastampa.it/2017/12/17/vaticaninsider/es/vaticano/argentina-al-papa-le-duelen-los-jubilados-Z6tz2GsDMQ1XykK2drK0yI/pagina.html

    • Gerardo Daniel Ramos on 19 diciembre, 2017

      Gracias, Juan Carlos. Creo que muchos estaríamos de acuerdo en distinguir dos cosas en relación a los recientes acontecimientos socio-políticos ocurridos en torno al Congreso: 1) el repudio de toda forma de violencia, porque no ayuda en nada, sino que por el contrario, complica todo; 2) lo importante que hubiera sido debatir más serenamente y con mayores matices (incluidos los que podría haber aportado la oposición) una reforma de la ley jubilatoria, en el fondo necesaria. Los apuros del oficialismo por darle pronta sanción y la inaudita violencia afuera y dentro del recinto parlamentario lo impidieron.

      • Juan Carlos Lafosse on 19 diciembre, 2017

        Espero que nuestros pastores lleguen a reunirse con el Presidente y puedan hablarle con la claridad y fortaleza que se necesita en este momento. Ojalá sean escuchados, los más pobres y frágiles lo necesitan.
        .
        Copio su mensaje de ayer:
        .
        “No tenemos palabras para expresar el dolor y la tristeza que nos conmueven esta tarde después de lo vivido en ocasión del comienzo del tratamiento de la reforma previsional”.
        .
        Ninguna forma de violencia puede aceptarse. Como pastores de este pueblo, una vez más pedimos el diálogo y la consiguiente construcción de consensos como el único camino para la convivencia en la amistad social, así como para la aprobación de leyes importantes que afectan al conjunto de la población, especialmente a los más pobres y frágiles.
        .
        En estos momentos los argentinos esperamos gestos de grandeza y pacificación de parte de los hombres y mujeres públicos.
        .
        Pedimos a nuestra Madre de Luján que cercano el nacimiento de Jesús en la Navidad, nos ayude a reencontrarnos en las diferencias, a vernos y a tratarnos como hermanos”.
        .
        Comisión Ejecutiva
        Conferencia Episcopal Argentina
        Buenos Aires, 18 de diciembre de 2017.+
        .
        El comunicado lleva la firmas de monseñor Oscar Vicente Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la CEA; el cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y vicepresidente primero; monseñor Marcelo Daniel Colombo, obispo de La Rioja y vicepresidente segundo, y monseñor Carlos Humberto Malfa, obispo de Chascomús y secretario general.

        • Gerardo Ramos on 21 diciembre, 2017

          “Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean, los devoran los de ajuera” (J. Hernández, Martín Fierro).

    • monica on 14 enero, 2018

      si le duelen los jubilados que renuncien a todos los sueldos que cobran sus curas y monjas y sobretodo a sus jubilaciones, que son equivalentes a lo que cobra un juez de primera instancia federal y NUNCA aportaron. Si le preocupan tanto que se ocupe pero que no nos obligue a los demás a hacer lo que no queremos, porque ni siquiera D.os nos obliga a nada, menos un ser humano, porque es fácil mandar a dar pero no dar nada

  5. Juan Carlos Lafosse on 21 diciembre, 2017

    Finalmente se realizó la reunión programada de la CEA con el Presidente.
    .
    Los obispos, encabezados por Mons. Oscar Ojea, mantuvieron un diálogo cordial durante casi una hora y le expresaron al Presidente de la Nación su grave preocupación por:
    .
    – la situación de los jubilados,
    – la magnitud de los hechos de violencia registrados,
    – las características de la respuesta de las fuerzas de seguridad,
    – LA NECESIDAD DE QUE EL MAYOR ESFUERZO LO REALICEN LOS QUE MÁS TIENEN, y
    – la importancia de continuar el camino del diálogo, dentro de las instituciones democráticas y de las asociaciones representativas de la sociedad civil y comunidades religiosas.

  6. Luis M. Aguirre on 23 diciembre, 2017

    Me parece que no se está cumpliendo con la voluntad del Papa Francisco, según lo que se expresa en esta información:

    ROMA, 14 Mar. 13 / 06:44 pm (ACI).- En una carta enviada por la Nunciatura Apostólica en Argentina a los pastores de esta nación, el Papa Francisco hizo un llamado a sus compatriotas que han pensado viajar a Roma para acompañarlo en la Misa de instalación como Pontífice, a renunciar a ese deseo legítimo y entregar el dinero que iban a usar con ese fin para dárselo a los pobres.

    El Santo Padre señaló que sí espera que lo acompañen, pero con oraciones y con la limosna que así ha solicitado para los hermanos más necesitados.

    El Papa Francisco alentó de este modo los tres acentos de este tiempo especial de Cuaresma: la mortificación o la renuncia, el viaje a Roma en este caso; la oración y la limosna.

    Con este gesto el Santo Padre repite uno similar que ya hizo antes cuando era Arzobispo de Buenos Aires y fue creado Cardenal por el Papa Juan Pablo II en febrero de 2001.

    En aquella oportunidad el entonces Prelado suplicó a las personas que planeaban ir a Roma para acompañarlo en esa importante ocasión que usaran el dinero para los más necesitados.

    “Como consecuencia de ello, la delegación del Cardenal Bergoglio en el consistorio fue una de los más pequeños, totalmente en desacuerdo con el tamaño y la importancia de Buenos Aires”, señala el director de ACI Prensa, Alejandro Bermúdez, en un post del blog de esta agencia titulado “Bienvenidos al minimalismo de Francisco”.

    • Gerardo Ramos on 24 diciembre, 2017

      Así es, Luis. En más de una oportunidad Francisco deslizó la observación de que la aistencia al Angelus o a las Catequesis de los miércoles se convertía en un eslabón más en itinerarios turísticos…

  7. Es cierto que Jesús se vinculó con una enorme variedad de personas, santos y pecadores. En el paralelismo que propone el autor con la actitud de Francisco , me pregunto que haría el Pontífice actual si se topara con los mercaderes del templo.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?