El pasado 23 de marzo, más de mil personas destacadas de la sociedad firmaron una solicitada que fue hecha pública en Internet.

Con el título de “No hay equiparación posible” los firmantes se refieren a la imposible comparación entre los delitos cometidos por las organizaciones revolucionarias armadas de los años setenta y aquellos cometidos por el Estado.

En eso los firmantes tienen razón. Pero eso no es todo.

No es justo ni razonable transformar en inexistente el crimen abominable de asesinar a sangre fría un ser humano indefenso, después de secuestrarlo por la fuerza y mantenerlo prisionero en condiciones indignas.

Así como sería nefasto glorificar a quienes cometieron aberraciones traicionando al Estado y abusando de su poder, tampoco se debería cohonestar a quienes desde la soberbia violenta de las organizaciones revolucionarias armadas, cometieron crímenes de efectos indiscriminados contra personas inocentes.

Comments

comments

4 Readers Commented

Join discussion
  1. MIGUEL ANGEL FASSON on 9 abril, 2018

    Hace rato que se debería haber completado el libro NUNCA MAS, con la segunda parte.
    La primera parte, impresa en el año 1986, cubría el período 1976/1983.
    Ahora hay que escribir la segunda parte de dicho libro, que abarca el periodo 1930/1976, y entonces sí que podremos decir todos juntos: NUNCA MAS !!!!
    Hace rato que lo estamos deseando. Nuestros nietos se merecen estudiar una Historia Argentina real, verídica, sin mentiras.

  2. Alfredo Barcia on 9 abril, 2018

    No leí la solicitada que se menciona pero cabe como nunca citar en este caso aquello de que “solamente la verdad nos hará libres” Mientras las organizaciones subersivas asesinas encarnadas hoy por sus representanntes, tanto de abuelas, madres u organizaones “ad hoc” de variada procedencia y extracción no reconozcan y manifiesten púbicamente su arrepintimiento de haber actuado como actaron y reconozcan sus crímenes y sus maniobras para instalar una versión de la historia torcida de los hechos, no habrá conciliación y la grieta de encono y rencor, intransigencia y revancha seguirá abierta. Almenos de ese lado.

    • horacio bottino on 13 abril, 2018

      ¿las abuelas y las madres asesinaron cometieron crímenes?.Salieron muchos libros sobre los delitos de los guerrilleros ¿el poder judicial es revanchista?¿los civiles y militares que apoyaron a videla y massera y el terrorismo de estado ni siquiera aceptaron lo que hicieron,no se arrepintieron ni dicen donde están los muertos sepultados y los nietos secuestrados,sin verdad no hay arrepentimiento con mentira menos

  3. Fernando Yunes on 18 abril, 2018

    No son equiparables la paz con la violencia; la libertad con la detención arbitraria y/o secuestro; la integridad de la persona con la tortura; el amor con el odio; la justicia con la revancha; la vida con la muerte. Es necesaria la memoria histórica, más también es esencial la purificación de la historia, que sólo es posible cuando las partes antagónicas realizan una autocrítica sincera, institucional y orgánica, para que reconciliando el pasado sea posible avanzar en la construcción de una historia nueva y diferente, que permita un futuro de esperanza para la nación y las generaciones que vendrán. Mirar hacia atrás tiene sentido para aprender, asumir responsabilidades y darse la oportunidad de realizar una cultura de la paz y la vida. Quedarse en en los conflictos pretéritos es convertir a un pueblo en una “estatua de sal”, condenado a repetir la historia y quedarse sin historia.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?