La Cámara de Diputados de la Nación ha aprobado el proyecto de despenalización del aborto. Nos duele como argentinos esta decisión.

Pero el dolor por el olvido y la exclusión de los inocentes debe transformarse en fuerza y esperanza, para seguir luchando por la dignidad de toda vida humana.

Seguimos sosteniendo la necesidad que en el debate legislativo que continúa, pueda haber diálogo. La situación de las mujeres frente a un embarazo no esperado, la exposición a la pobreza, a la marginalidad social y la violencia de género, siguen sin tener respuesta. Simplemente se ha sumado otro trauma, el aborto. Seguimos llegando tarde.

Tenemos la oportunidad de buscar soluciones nuevas y creativas para que ninguna mujer tenga que acudir a un aborto. La Cámara de Senadores puede ser el lugar donde se elaboren proyectos alternativos que puedan responder a las situaciones conflictivas, reconociendo el valor de toda vida y el valor de la conciencia.

Es necesario un diálogo sereno y reflexivo para responder a estas situaciones. Vivir el debate como una batalla ideológica nos aleja de la vida de las personas concretas. Si sólo buscamos imponer la propia idea o interés y acallar otras voces, seguimos reproduciendo violencia en el tejido de nuestra sociedad.

Como Pastores, este último tiempo nos ha servido para reconocer debilidades en nuestra tarea pastoral: la educación sexual integral en nuestras instituciones educativas, el reconocimiento más pleno de la común dignidad de la mujer y el varón, y el acompañamiento a las mujeres que se ven expuestas al aborto o que han sido atravesadas por dicho trauma. Todas estas son llamadas de la realidad que nos convocan a una respuesta como Iglesia.

Queremos agradecer a todas las personas que, con auténtico respeto hacia el otro, han expresado sus ideas y convicciones aunque hayan sido distintas a las nuestras.

Valoramos la honestidad y valentía de todos aquellos que en distintos ambientes de la sociedad han sostenido que vale toda vida y, de un modo particular, a los legisladores que han expresado esta mirada.

Con humildad y coraje, nos proponemos seguir trabajando en el servicio y el cuidado de la vida.

Que María de Luján, que conoció la incertidumbre de un embarazo inesperado, interceda por el Pueblo argentino, especialmente por todas las mujeres que esperan un hijo, y por todos los niños y niñas que están en el vientre de su madre.

Buenos Aires, 14 de junio de 2018

Comisión Ejecutiva
Comisión Episcopal de Laicos y Familia (CELAF)
Conferencia Episcopal Argentina

Comments

comments

7 Readers Commented

Join discussion
  1. Luciano Tanto on 14 junio, 2018

    ocúpense de los menores abusados, y vuelvan a intentarlo (“valor de la vida”).

  2. Daniel Amarfil on 14 junio, 2018

    Pudimos ser un ejemplo para el mundo, que pena pero no hay que bajar los brazos y nuestras convicciones, hay que redoblar la participacion y nuestro compromiso, claro siempre rezando.

  3. Maria on 14 junio, 2018

    1) consideró mucha presión política y muy poco conocimiento de un tema tan importante como : la VIDA. 2) hubo poca consideración del Valor de la Vida Niño por Nacer y Valor de Mujer/Madre 3) falta de Educación Sexual , el formar y Ser Familia y el Ser Padres 4) considerar que El Niño por Nacer es Futuro ,en un país despoblado, y observamos solo el Egoísmo Femenino de pensar en “ella misma “ y no ser “generadoras,formadoras,educadoras, continuadoras de vida”.5) y mucho interés “ político y económico” .modestamente: es una Vergüenza

  4. lucas varela on 15 junio, 2018

    Estimados amigos,
    Hablar de “despenalización del aborto” en términos generales es una simplificación que lleva al concepto diáfano y absoluto, y a conclusiones erróneas. Creo, humildemente, que la ley aprobada no implica olvido y exclusión de inocentes.
    Las indudables buenas intensiones del CEA deben sumarse a las otras, también buenas, para seguir luchando por la dignidad humana. La dignidad humana es un buen objetivo.
    A veces, tenemos cierta tendencia a creer que “la verdad” es la de uno, lo cual nunca es cierto. “La verdad” en singular, es un concepto social; “la verdad” es colectiva. Y por ese afán de hacer que nuestra verdad sea “la verdad”, quizás magnificamos lo malo que pasó, para minimizar lo malo que realmente está pasando.
    Tengamos esperanza, y comprendamos que estamos mejor. No nos quedemos, ni nos resignemos a lo que pasa. La dignidad humana es un buen objetivo.

  5. María Isabel Romero on 15 junio, 2018

    Hoy estamos de duelo. Atónita observo no sólo la liviandad con que se festeja la muerte del más desvalido a manos de su propia madre, a quien le está confiada su vida , sino que las mujeres (y las más jóvenes !! ) siguen exponiendo su cuerpo , bajo un falso feminismo al maltrato y riesgo de un aborto , creyéndolo seguro bajo ciertas condiciones.Si la paternidad está en decadencia, desde ayer festeja la idiotez de las mujeres que les sacan la responsabilidad de encima !! Que Dios permita un poco de cordura en el Senado porque la violencia del aborto es mayor que la del exterminio de Hitler o los vuelos de la muerte…

  6. Adriana on 15 junio, 2018

    Me queda resonando esto de llegar siempre tarde.
    Por qué no hacer propuestas posibles y creativas cuando el proyecto llegue a senadores?
    Cuánto antes empezar a implementar y mejorar la ESI y cómo acompañar a las madres para que no aborten?

  7. Ricardo Daniel Ferrero on 15 junio, 2018

    Quién permitió que el aborto sea introducido como problema de nuestra patria?. La legislatura ha aprobado una ley inconstitucional?. Pero insisto: cómo es posible que una tendencia de un grupo de gente foránea, que ha desnaturalizado el lenguaje, se le permita el absurdo de ingresar a nuestro país por la legislatura!! Idem, la anterior sobre los homosexuales, esta es otra barrabasada a eliminar lo antes posible, pero como actitud de generar la deformación y la estupidéz: una simple muestrad del poder que ejerce la ignorancia y el dinero en cada persona de los partidos políticos, tambien inconstitucionales por ser ideologías antes que Filosofía: CON ELLA RESTAURAREMOS LA VIGENCIA DE LOS PRINCIPIOS DEL SER Y CONSECUENTEMENTE DE LA VERDAD, EL BIEN Y LA UNIDAD PARA LOGRAR EJERCER EL SER IGNORADO… Por qué las Universidades Argentinas omitieron el derecho a ejercer lo que le es propio: temas a dilucidar científicamente, sin estúpidas concesiones a cuestiones absurdas…nadie exigió su tratamiento en el ámbito donde debe ser tratado y no con legisladores que carecen siquiera que el Derecho que ejercen, digno de ser estudiado por los Juristas Argentinos, se ha desvinculado de la verdad, de la Filosofía Realista Católica, y del Derecho Natural que esta funda, y pretende ser un reglamento que desnaturaliza la gravedad de quien infringe la ley porque ella es una unidad de Derecho, más aún se ha concedido por lo mismo que como éste tiene por objeto los actos del hombre no debe pronunciarse sobre su moral!!!. Nuevamente, la ausencia de la sana Filosofía Ca tólica, antes que las demás que solo son errores filosóficos, genera estas afirmaciones dicotómicas que quien las ejerce y las sustenta, por favor, demuéstreme sus principios y fundamentos, para entender semejante burrada. Y los cristianos católicos qué esperamos para hacer un Derecho Católico y disponer del paraíso que JesuCristo nos propone con su mansedumbre de un Dios paciente: buscad el reino de Dios y su justicia y lo demás os vendrá por añadidura…pero aún en las relaciones materiales, “dad a Dios lo que es de Dios” y a nadie que se abrogue la soberbio ridícula de ser Imperio o emperador o César o rey porque esto sólo le cabe a Dios. Os propongo el diálogo del encuentro cristiano y veréis cómo evidenciamos que JesuCristo aún es un Desconocido en cada uno de nosotros. Unámonos para ser en el Resucitado. Ricardo D Ferrero

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?