El público ha sospechado de esta película, con cierta injusticia. Es cierto que Darío Grandinetti no se parece nada a Carlos Gardel, y mucho menos en la sonrisa, por lo cual una película donde Grandinetti hiciera de Gardel y de un imitador de Gardel era un fracaso anunciado. Pero Jaime Chávarri, el de Las cosas del querer, se jugó por su amigo, y por la historia. Y lo cierto es que, una vez aceptada la convención, el público se encontró con una historia y una realización excelentes.

 

Lo que aquí se dice, a través de una comedia sentimental, es que, por amor, a una mujer, a un público, a un momento de gloria, un hombre es capaz de dejarse a sí mismo de lado, y convertirse en lo que los demás quieren. Y se dicen también, sin decirlas expresamente, varias cosas más, sobre la verdad y el cariño, el arte y el artista, el original y la copia, el azar y el destino, y las paradojas, las muchas paradojas que la vida tiene, y a veces descubrimos, y a veces –quizá por suerte–, no.

 

La historia está muy bien pensada, por dos argentinos, Plasencia y Brambilla, y bien contada, realmente bien actuada, e ilustrada de un modo casi perfecto. La ambientación, además, se completa con un casting de figuras secundantes y extras que parecen surgidas de los dibujos de Medrano, aquel admirable retratista porteño, que alternaba con Molina Campos en los dibujos de los almanaques de Alpargatas.

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?