Fue un momento, una hora por reloj, de intensa comunión. En el despacho del presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, el obispo Christian Krause, presidente de la Federación Luterana Mundial, cargo para el que fue elegido en 1997 en la asamblea de Hong Kong, se encontró con las autoridades de la Iglesia católica en la Argentina. Tocó a quien esto escribe ser testigo de ello como integrante del Secretariado de Ecumenismo, y doy gracias por el gozo espiritual que viví esa mañana del 20 de abril.

 

Junto a Mons. Estanislao Karlic estaba el arzobispo de Buenos Aires, Mons. Jorge M. Bergoglio s.j., que unos días antes había asistido a la Santa Cena con que la Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU) dio comienzo de su Sínodo y celebraba sus 50 años como «iglesia nacional». Con ellos se encontraban el vicepresidente segundo del Episcopado, Mons. Eduardo Mirás, el presidente de la Comisión Episcopal de Ecumenismo, Mons. Guillermo Garlatti, y Mons. Juan José Iriarte, integrante de la misma, el secretario ejecutivo y miembros del Secretariado de Ecumenismo.

 

Mons. Karlic saludó al obispo Krause y a sus acompañantes, los presidentes de las dos iglesias miembros de la Federación, la Evangélica del Río de la Plata y la Evangélica Luterana Unida, expresando que su visita era una bendición. El obispo Krause se refirió al documento conjunto sobre la justificación, que está en proceso de aceptación por parte de las 126 iglesias miembros de la Federación, extendidas en los cinco continentes. De parte de la Santa Sede veía señales positivas, por lo que puede preverse que pronto tenga la aprobación de ambas partes el documento oficial del que él será uno de los dos firmantes (el otro será seguramente el cardenal Cassidy). Se habrá dado así un paso importantísimo en el camino hacia la unidad plena, paso que será punto de partida, no de llegada. Lo que fue un eje de la Reforma luterana, ya no dividirá a los cristianos porque católicos y luteranos «a causa del diálogo ahora están en condiciones de sustentar y articular una comprensión conjunta del contenido de la doctrina de la justificación» 1. Será en cambio, decía el obispo Krause, un signo para el mundo que privilegia la eficiencia, de que Dios salva al hombre por el hecho mismo de serlo, independientemente de sus obras. Para el visitante, debemos avanzar hacia una «diversidad reconciliada», admitiendo las diferencias pero conscientes de una unidad fundamental en Jesucristo.

 

Tras el diálogo entre ambos presidentes, lleno de afecto y cordialidad, surgieron las preguntas. Una de ellas, el avance de los nuevos movimientos religiosos. Para el obispo Krause el problema mayor es el vacuum religioso que se advierte en su país, Alemania, tras la caída del Muro: en la zona oriental, hay un alarmante 80% de no creyentes, por ejemplo en Leipzig, de cuya iglesia de Santo Tomás fue organista Juan Sebastián Bach. Sugestivamente, los luteranos de Leipzig ayudaron durante décadas a los de Tanzania. La situación parece que se invierte: la vieja Europa es tierra de misión para las iglesias jóvenes. Sin embargo, el mundo secularizado está necesitado de Dios y de lo religioso. La imagen de Pablo predicando al Dios desconocido en el Areópago surgió en la conversación. Para Mons. Karlic, el énfasis debe estar puesto en la evangelización, en el anuncio de Jesucristo, en dar testimonio juntos de la Buena Noticia, y lo decía uniendo a la fuerza con que lo subrayaba, una palpable emoción.

 

Finalmente, el Padre Nuestro nos unió por encima de los idiomas. Y el regalo del obispo Krause a Mons. Karlic sintetizaba mucho de lo que se había dialogado: un Cristo románico, que desde hace siglos preside la catedral de Brunswick (Braunschweig), otrora católica, hoy luterana, donde mañana, quizás ambos puedan participar de una misma Eucaristía en la unidad perfecta. También para los hermanos luteranos, el encuentro había sido una bendición, y así lo expresaron al despedirse, tras unos minutos en que sobre carriles más informales, se generalizó la conversación café de por medio.

 

La reunión fue de verdadero diálogo y de encuentro fraterno, lejos del simple protocolo, y expresó acabadamente la relación católico-luterana en el nivel tanto mundial como local (recordemos los trabajos de la comisión argentina con dos documentos, uno oficial sobre Bautismo y otro sobre Eucaristía), así como el compromiso ecuménico que nuestro Episcopado ha asumido en los últimos tiempos con decisión. De todo ello, con orgullo como católico y con la experiencia de muchos años de colaboración en el ecumenismo, dejo constancia con entusiasmo.

 

La visita del landbischof de Brunswick, Christian Krause, siguió con el encuentro organizado por el Secretario de Culto, Dr. Angel Centeno, quien esa misma mañana lo había acompañado a entrevistar al presidente de la Nación. Los obispos habían comenzado esa tarde la asamblea en San Miguel, por lo que no podían estar presentes, pero estaba el secretario de la Nunciatura, sacerdotes y laicos católicos, los obispos ortodoxos, pastores evangélicos de distintas denominaciones, representantes de las comunidades judía e islámica, así como el embajador de Alemania. Fue una expresión del aprecio de las autoridades del Estado por las dos iglesias integrantes de la Federación Luterana Mundial y por quien la preside. Fue un buen ejemplo, que el visitante pudo valorar también, del espectro religioso de nuestro país y de la relación cordial entre las distintas confesiones.

 

En la biblioteca de ISEDET tuvo lugar una disertación del obispo Krause ante profesores e invitados especiales, entre ellos el arzobispo armenio (presidente de la CEICA) y varios católicos, que hicieron interesantes aportes al diálogo posterior. El tema se tituló: «Vida es más. En torno a la justicia de Dios entre los humanos». Dos parábolas sirvieron para ejemplificar la doctrina de la justificación: la del hijo pródigo (en alemán, descarriado o perdido, términos que dan mejor el sentido) y la de los obreros de la viña. «Dios se apiada de los endeudados», dijo, y agregó que no hay contraposición entre justicia y gracia, ya que el amor «en caso de ser necesario, abandona sus propios principios: la suprema forma de justicia es gracia. Una gracia cuya meta consiste en levantar aquello que está por el suelo». Y a partir de este enfoque se siguen las consecuencias sociales y el compromiso con los pobres, con los que sufren la «inclemencia». El obispo Krause, ante la afirmación de uno de los asistentes, un católico, sobre la invalidez de la excomunión de Lutero, centró con precisión el problema: no es posible juzgar las formulaciones y los hechos del pasado sino determinar si las condenaciones de entonces son hoy, tras el caminar de la Iglesia a lo largo de cinco siglos y los progresos del diálogo ecuménico, «divisorias» (en inglés, church dividing). Con ello no hacía sino remitirse a uno de los párrafos del documento conjunto que se espera sea aprobado: «una superación de los hasta ahora puntos de controversia y condenas doctrinales no toma a la ligera las divisiones y condenas ni desautoriza la propia tradición e historia eclesiástica» sino que el desarrollo de sus historias requieren hoy examinarlo todo «bajo una nueva luz» 2.

 

Hace exactamente veinticinco años comenzó el diálogo teológico entre católicos y luteranos con el Documento de Malta «Evangelio e Iglesia» 3. Ciertamente, para citar a Juan Pablo II, el Gran Jubileo encontrará a unos y otros si no plenamente unidos, sí seria y responsablemente empeñados en estar «mucho más próximos a superar las divisiones del segundo milenio» 4.             

 

 

 


1 y 2. Proyecto de documento: «Declaración conjunta sobre la doctrina e la justificación», versión 1995 (la versión en inglés de la realizada en 1997 es, en estas citas, idéntica). Trad. de la Lic. Claudia Lohff-Blatetzky y el Pr. Dr. Arturo Blatetzky (IERP).          

3. Publicado en castellano por el Secretariado de Ecumenismo del CELAM, Buenos  Aires, 1974.

4. Tertio millennio adveniente, 34.

1 Readers Commented

Join discussion
  1. angel on 18 marzo, 2013

    Renuncio Benedicto: ¿Qué hay detrás de la renuncia del Papa Benedicto?, ¿Por qué renuncio?, ¿traerá consecuencia?, ¿Sabrá Dios? Bueno en lo particular yo pienso que la renuncia del papa Benedicto obedece a Tres (3) razones: (A) la primera Que Lutero tenía razón (sole la Gratia o Solamente la gracia, ósea el Justo por la fe Vivirá; (b) segunda se confirma que ese concepto errado de que el papa es el sucesor del “Aposto San Pedro” y por lo tanto el vicario de Dios en la tierra (C) Es el primer paso serio para el ecumenismo presentado en el concilio vaticano II. Veamos:
    La renuncia del papa Benedicto XVI confirma de que la institución del papado no es de carácter divino, ósea que no es un derecho celestial y que a su vez da la herencia por la sucesión apostólica del apóstol Pedro. Y ¿Por qué no?, veamos: Si el papado lo autoriza el mismo Cristo quiere decir que nuestro señor Jesucristo se equivoco cuando eligió a Benedicto XVI. Y eso es imposible, por lo tanto que es la Figura papal, es solo eso un papa, un sacerdote, un Pastor que dirige a una gran institución como lo es la Iglesia católica. El único ministerio divino que instituyo nuestro señor Jesucristo para los hombres en la tierras son (dos): la Santa cena o (eucaristía) y el Bautismo, lo demás se resumen en la gran Comisión Marcos 16:15 Id por todo el mundo y predicar el evangelio, de ahí diáconos, pastores, curas (papa), monjas, monaguillos, coros, predicadores y pare de contar. Es más si la figura papal tuviera un carácter divino por lo mínimo debía hacer manifestaciones ministeriales como la que hizo nuestros señor Jesucristo: Juan 17:12: «Cuando estaba con ellos (los apóstoles) en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición; para que la Escritura se cumpliese.» A esto se le llama en mi pueblo Divinidad, ósea alguien que conoce el pasado, el presente y el futuro; si es por benedictus XVI 1200 millones de católicos se perdieron o quedaron a la deriva.
    Ahora es que caso la curia romana no sabía de estas cosas, o es que simplemente su Santidad EL PAPA le dijo a la curia romana me canse, me voy vayan ustedes a ver que hacen; Bueno por supuesto que no de hecho Benedicto XVI es un hombre doctrinalmente muy preparado, el cargo que el ocupaba antes de ser pontífice era lo que en otros tiempos se llamo la Inquisición
    © Tercero ¿Qué hay detrás de la renuncia? Simplemente el ecumenismo del concilio vaticano II dando un paso al frente más, La Iglesia católica hoy en día está viviendo una crisis interna casi parecida a los tiempos de la reforma de Lutero, Muchos curas abiertamente en su homilías dominicales están negando la Intercesión de maría y los santos como dogma de fe, muchos ya no quieren ejercer el derecho que tienen de la confesión, otros abiertamente escriben columnas en los diarios negando que no existen ángeles ni demonios (parecen saduceos) y sin contar que la escasez de sacerdotes ordenado que es la base o la columna vertebral de la Santa Iglesia católica apostólica y romana y para culminar una feligresía apática. El vaticano sabe de estas cosas, y precisamente con la renuncia de Benedicto XVI está dando un gran paso para desmitificar la figura “divina” papal entre los católicos, esto con el tiempo dará un paso importantísimo para el ecumenismo con las iglesias evangélicas y otras denominaciones cristianas, (ortodoxos, maronitas) ya que por lo menos para las denominaciones protestante las cinco (5) solas de Lutero son importantísimas, al desaparecer la figura papal tal como se ha concebido hasta hoy en día podrá existir entendimiento entre la iglesia católica apostólica romana y las diferentes iglesias católicas apostólicas evangélicas “protestantes”
    Por últimos si me preguntan a mí con el caos en las iglesias evangélicas; Mundanalidad, evangelio de la prosperidad, falta de doctrina inclusive en las congregaciones conservadoras, y un avasallante materialismo incluyendo la proliferación de sectas (Mormones, Nueva era, Santerismos, testigos de Jehová, etc) el cristianismo esta en crisis urge un sano entendimiento entre la iglesia católica romana y los evangélicos en su diferentes denominaciones. Y para finalizar ya estamos en el año 2013 año de cambios la ultima renuncia de un papa ocurrió Gregorio XII ocurrió el 4 de julio de 1415 no hay que olvidar que fue en esa misma fecha Ejecutaron a Juan huss 6 de julio de 1415 El rey Segismundo de Hungría lo acusó de traición y le condenó a morir en la hoguera, ejecutándose la sentencia el 6 de julio de 1415.
    Antes de ser quemado, Hus dijo las siguientes palabras:
    «Vas a asar un ganso,1 pero dentro de un siglo te encontrarás con un cisne que no podrás asar.»
    Se suele identificar a Martín Lutero con esta profecía (102 años después, Lutero clavó sus 95 tesis en Wittenberg y en su escudo de armas figuraba un cisne).

    En el Concilio de Constanza fue elegido papa por unanimidad tras un cónclave de tres días, el 11 de noviembre de 1417, el papa Martin V el 31 de octubre de 1517 Martin Lutero clava sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia Wittenberg

    Eclesiastés 1:9 ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. Dios les bendiga a Todos y todas

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?