Ante el libro Por el aire transparente y Así es la Rosa de Lore de Gamboa, ningún lector ávido de poesía puede dejar de vivenciarlo como el pan del alma que nutre de sonoridades y palabras esenciales a quien sepa acogerlo en su intimidad. Son estas las palabras que Heidegger buscó en la poesía de Hölderlin. También Lore de Gamboa nos dice sus palabras esenciales que a través del quehacer poético se convierten en claves de ahondamiento en su mismo sentido. Poetizar significa entonces transfigurar la realidad para manifestar lo que en ella duerme como duerme la semilla en la tierra. Esta es la razón por la que los títulos de los poemas aquí reunidos introducen en una reflexión poética que fue vertida a un lenguaje y ritmos plenos de musicalidad y transparencia. Una poesía como “Costanera”, por ejemplo, recoge en su somera designación la historia de lo que ha sucedido desde otrora en las orillas del Plata, cuyas aguas se comparan con la extensión de la vasta pampa. De todos modos la pampa está presente en casi todos los poemas, sea explícita o implícitamente . Otro poema, y éste crucial, puesto que aparece en el título del libro, alude a la percepción demasiado efímera de la belleza que se da en un solo momento, ya que luego de haber pasado, las cosas: “ese pino y su luna” no serán más que eso. “Belgrano” alberga bajo su título el lugar de los “pájaros, pájaros, pájaros”; la insistencia triple subraya esa cualidad canora del barrio. “El viento en el pino” entona la canción del viento, tema recurrente en este poemario, sin que por eso deje de adquirir cada vez un nuevo sentido. De los tres poemas dedicados a las plazas de Buenos Aires, destacaremos el de la Plaza San Martín, donde “los jacarandaes tienden en torno/ sus ramas de lila y verde…”.

 

“Así es la rosa” encabeza la segunda parte del libro, en la que todas las poesías de un modo o de otro se relacionan con la palabra. “Prohibido está nombrarla” exalta efectivamente las cualidades y atributos de la rosa que es pura nostalgia, fragilidad, ingravidez e inefabilidad pero sin pronunciar su nombre. A partir de aquí comprendemos que la poesía, tal como la entiende Lore, está “Detrás de las palabras” título que nos habla de una silenciosa presencia de la expresión poética, inaudible para los que carezcan de sensibilidad.

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?