Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres

El anuncio de los Ángeles a los pastores es a la vez el reflejo de una realidad admirable: la de la estrecha vinculación entre Dios y los hombres.

Lo que los ignotos pastores son invitados a reconocer por sí mismos, es un mensaje universal que llega hasta nuestros días y seguirá vigente mientras dure el tiempo.

La verdad de Dios en el cielo es la misma verdad del niño en el pesebre.

El fruto de aquel reconocimiento es la paz.

A pesar de que la historia de los hombres se empecina en buscar resultados por la vía de la violencia, la contracara de la mentira, los pastores de entonces son invitados a reconocer la unión entre la verdad y la paz, igual que lo somos nosotros,en este primer día del año.

Comments

comments

1 Readers Commented

Join discussion
  1. Enrique Cambón on 8 enero, 2018

    Acabo de leerlo. Qué bueno. Difícil encontrar tanta verdad (y belleza… y paz) en tan pocas y sintéticas líneas. Saludos a toda la redacción y amigos de esta importante revista!!
    Enrique C.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?