Libertad de expresión

En las últimas semanas se ha puesto en tela de juicio el alcance de un derecho fundamental como es la libertad de expresión. Diversas acciones judiciales vinculadas a espionaje y amenazas de prisión para algunos periodistas, reacciones presidenciales ante preguntas periodísticas, ataques mutuos en las redes sociales entre gobierno y oposición, y frases o palabras que se van reiterando, como “odio», “odiadores” o “profetas del odio”, son los ingredientes del debate en ciernes.

El texto constitucional que protege la libertad de expresión resulta de una enorme claridad por su austeridad: “Todos los habitantes de la Nación gozan… [del derecho] de publicar sus ideas sin censura previa” (art. 14). El art. 32 dice algo más: que el “Congreso Federal no dictará leyes que restrinjan la libertad de imprenta o establezcan sobre ella la jurisdicción federal”. En 1994 se incorporó una protección constitucional específica al secreto de las fuentes de la información periodística.

El art. 13 del Pacto de San José de Costa Rica –de rango constitucional– es más denso en su protección. Dice:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.
2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:
a) el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o
b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.
3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.
4. Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.
5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional.

La transcripción precedente, si bien larga y algo tediosa, resulta fundamental para tener a mano lo que está vigente en la República Argentina. La censura previa, entonces, está prohibida en la Argentina desde 1853, lo que fuera ratificado por el Pacto de San José de Costa Rica. La censura indirecta fue también condenada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el famoso fallo “Editorial Río Negro”, donde se condenó a la Provincia de Neuquén por restringir publicidad oficial como consecuencia de denuncias hechas por el periódico contra el gobierno provincial.

Lo que se denomina “responsabilidad ulterior” –vale decir, hacerse cargo de lo que una persona o periodista dice–, también está fuertemente regulado y ha tenido un desarrollo jurisprudencial en la Corte Suprema de Justicia de la Nación que resulta consistente. En pocas palabras, la Corte ha establecido las fórmulas con las que el periodismo debe informar hechos, con el objeto de no caer en responsabilidades por afectación al honor o a la intimidad de las personas involucradas.

Resumiendo: todo debate de ideas, aunque sea agresivo y “poco edificante”, debe ser siempre respetado y no está sujeto a ningún tipo de responsabilidad ulterior. Eso resulta en una piedra fundamental del sistema republicano y democrático: un “mercado” de ideas lo más amplio y plural posible, que no silencie voces sino que permita que se expresen, quizá a veces pasando los límites de la urbanidad. En cuanto a los hechos que se informan, cualquier responsabilidad posterior resulta de probar la mala fe del medio periodístico. Si publicó una noticia falsa o invadió la intimidad de la persona, a sabiendas de que lo era, deberá responder por los daños que causa. Se ha escrito mucho sobre el tema y no pareciera que haya que modificar nada, sino aplicar la ley y los precedentes judiciales.

Finalmente, párrafo aparte merece el “discurso de odio”, que parece resurgir con mucha fuerza y pretende presentarse como una oportunidad para intentar regular o censurar la libertad de expresión. Esta frase es una traducción del hate speech que se acuñó en los Estados Unidos hace muchos años. Hoy en la Argentina está vigente la Ley N° 23.592 (Ley contra la discriminación), donde en su artículo 3° impone penas de prisión a quien promueva ideas vinculadas a superioridad de raza o religión u origen étnico. Esto se aplica también a quien incita la persecución u odio contra personas o grupos de personas por causa de su religión, raza, nacionalidad o ideas políticas.

Una recorrida rápida por las redes sociales (en especial por Twitter), nos permitirá ver una enorme cantidad de “expresiones de odio”, que se materializan en violentas agresiones verbales que en general surgen del anonimato, o de personas con una alta carga ideológica. Basta ver las respuestas en las cuentas de la vicepresidenta Fernández, del actual jefe de Gabinete, del ex presidente Macri o del diputado Fernando Iglesias, por poner algunos ejemplos, para entender de lo que hablamos. Nada de lo que se encuentra en esa ciénaga colabora con el debate público. Sólo parece ser un gran receptáculo de frustraciones, agresividad e inmadurez. El o los afectados tienen en sus manos las herramientas legales para actuar, de así considerarlo; pero en modo alguno justifica regulación o censura.

La libertad de expresión, entonces, es una columna fundamental del sistema republicano y democrático de gobierno. Es la savia que permite que florezca el debate de ideas, la más de las veces agresivo y excesivo, y en otros muchos casos, alejado de la verdad. Es el precio –módico– que hay que pagar por la vida en democracia.

Los jueces han creado un enorme cuerpo de jurisprudencia que permite delimitar con bastante claridad aquello que puede ser sujeto a responsabilidad. Lo que resulta claro, reiteramos, es que la censura está prohibida, la fuente periodística protegida, y el debate robusto de ideas estimulado. Toda responsabilidad posterior (daños), debe ser cautelosamente estudiada, para no caer en el silenciamiento de alguna voz; y finalmente todo aquello que caiga en el “discurso de odio” debe ser penalizado, conforme lo establece la ley.

Saliendo del mundo de la Constitución y de las leyes, lo que se espera del debate público es cierta moderación de parte de los funcionarios del gobierno en primer lugar, y de la oposición en segundo lugar. Toda escalada de violencia verbal en nada colabora con la convivencia democrática, y se agrava aún más a si viene de quienes ejercen funciones de gobierno.

La libertad de expresión debe ser fuertemente protegida en los términos en que fue pensada por nuestros constituyentes y desarrollada por la Corte. Todo intento de regulación, criminalización o deformación oculta intereses distintos, más vinculados a planteos hegemónicos o de pensamiento único, que a las ideas de democracia, libertad, igualdad y pluralismo.

13 Readers Commented

Join discussion
  1. Luciano Tanto on 12 julio, 2020

    Casi perfecto. Solo faltaría tener en claro que por propia definición, el peronismo es un proyecto totalitario, de partido único. Lo que explica buena parte de los excesos de quienes no lo son.

  2. Gabriel Zanotti on 12 julio, 2020

    Excelente.

  3. lucas varela on 12 julio, 2020

    Esta muy bien preocuparse por el respeto a las «columnas fundamentales del sistema republicano». No hay dudas al respecto, y creo que en este sentido la razón impera.
    Vale aclarar que hay otra «columna fundamenta» que está en juego ahora, y no fue mencionada por el autor (o los autores quizás), que es la igualdad ante la ley. Me refiero a vivir dentro de los límites que imponen las leyes.
    Un ilustre periodista periodista del diario La Nación y miembro de «comisiones de ética», está seriamente involucrado en actos reñidos con la ley. Si los poderes republicanos le «pintan los dedos», no será por falta de respeto a la libertad de expresión precisamente.
    Más aún, sin haber llegado a tan lamentable hecho todavía, sería muy saludable para la «libertad de prensa» que la comunidad de prensa argentina intente (por lo menos) definir de alguna manera, un camino virtuoso de reparación del prestigio perdido.

  4. JUAN ANTONIO Portesi on 12 julio, 2020

    Excelente. Muy claro. Efectivamente el odio que se difunde a través de las redes parece incontrolable. Además las autoridades fomentan ese sentimiento negativo y disociador

  5. lucas varela on 12 julio, 2020

    El último párrafo de la «nota de tapa» es impecable. Pero, implica un profundo compromiso personal, e íntimo, de cuidar y valorar nuestra palabra escrita o verbal. Palabra libre todo interés personal o corporativo, veraz, honesta, y con vocación de servicio a «la razón» (que es saber que simultáneamente coincidimos en algo).

  6. Fernando Miguel Yunes on 13 julio, 2020

    La primera acción es la palabra. La palabra violenta agrede, divide, destruye vínculos, genera resentimiento, que después se traduce en otras expresiones de violencia que dañan seriamente la paz y la convivencia social. Los dirigentes deben ser prudentes en el uso de la palabra para que la misma construya puentes, contribuyan al bien común, ejerzan la ejemplaridad de la autoridad, a fin que las posiciones plurales existentes en la complejidad de las actuales sociedades democráticas sean debatidas en el marco de la ley, la tolerancia y el respeto recíproco.

    • lucas varela on 13 julio, 2020

      Estimado Fernando Miguel Yunes, Su concepto es básico y profundo. Hay que hacer escuela con él,

  7. Pedro von Eyken on 14 julio, 2020

    Valorable preocupación por la libertad de expresión, indispensable en nuestro sistema republicano, sobre todo cuando reconoce, aunque de manera secundaria, con escasa fuerza, que esa libertad tiene un límite: el daño moral que puede producir la difamación. La opinión, el periodismo de investigación, la confidencialidad de las fuentes, todo ello debe ser preservado y respetado por quienes piensan distinto. Pero el ejercicio de esa libertad debe reconocer un límite en la dignidad y el buen nombre del otro, cuyo valor y orgullo reposan en su honor, su prestigio y su ética personal o profesional. Si se permite el atropello moral o se permanece indiferente ante ese atropello, que hiere sin pruebas concluyentes el buen nombre y la dignidad de una persona de bien, ya no se preserva la libertad sino que se incurre en libertinaje lesivo a otra persona. En ese caso, ni ADEPA ni FOPEA ni ninguna otra entidad corporativa deberían acompañar o defender al periodismo agresor sino condenarlo, con acción u omisión.

    • lucas varela on 17 julio, 2020

      Estimado Pedro Von Eyken,
      Creo que es procedente ser más específico. Para Usted ¿quienes conforman el «periodismo agresor»?

  8. Gustavo Carvallo on 19 julio, 2020

    Humildemente agregaría que a la explícita libertad de prensa o de expresión, debiera tomarse en cuenta el implícito derecho de ejercitar a través de los sentidos, en especial el oído, el discernir con inteligencia qué vale la pena tomar en serio respecto a qué dice, quien lo dice, desde donde lo dice y cómo lo dice para luego sacar conclusiones.

  9. Gustavo Carvallo on 19 julio, 2020

    También está el derecho implícito de discernir, sobretodo con el oído (escuchar), qué se dice, quien lo dice, desde donde lo dice y cómo lo dice.

  10. Pedro von Eyken on 26 julio, 2020

    Estimado Lucas, mi lodwsto juicio, incurren en difamación aquellos periodistas que denuncian hechos que no son ciertos sobre determinadas personas, sin prueba alguna de su veracidad, por ejemplo, en el contexto de generalizaciones temerarias. Esos hechos falsos, sostenidos, a veces, en interpretaciones periodísticas maliciosas de frases sacadas de contexto, pueden ocasionar daño moral ulterior muy grave y hasta un perjuicio profesional a la víctima de los dichos. Sus consecuencias, además del daño moral, pueden derivar en discriminación ulterior que perjudique seriamente el ejercicio de la profesión por parte del aludido. Por todo ello, la víctima puede promover acciones civiles contra ese periodismo. Lo padecí personalmente el año pasado, Lucas. Sé de lo que hablo. Ese periodismo (ya que fueron varios periodistas) sostuvo, incluso, falsedades históricas objetivas, no subjetivas. En definitiva, en esos casos, si dices algo así y te drmandan, tienes que probarlo.

    • lucas varela on 30 julio, 2020

      Estimado Pedro Von Eyken,
      Entiendo el concepto y el hecho. Se ha identificado Usted mismo como víctima, pero no ha identificado Usted al «periodismo agresor» con nombre y apellido. Es muy importante hacerlo, para evitar que se repita.
      Yo sé que la defensa de la «libertad de prensa» es un paraguas protector que permite a ciertos periodistas agresores a difamar y prejuzgar sin pruebas. Vale como ejemplo la «banda» mediática y judicial que actuaba para amedrentar y crear falsas causas judiciales. Me refiero al periodista Daniel Santoro de La Nación, que amedrentaba a políticos y empresarios en asociación ilícita con el falso abogado D´´Alessio (ambos dos procesados por la justicia argentina).
      Me refiero al también periodista, Alconada Mon, que publicó falsedades que fueron usadas por la justicia para meter preso a empresarios del medio de prensa opositor. Me refiero al periodista Majul, que se sirve de información clasificada del Estado Nacional para «armar» su programa de desinformación. Me refiero al periodista Lanata, que insulta y acusa descaradamente a funcionarios del gobierno.
      Y finalmente, me refiero a algunos «colaboradores» de la Revista Criterio que ahora mismo no desaprovechan oportunidad para sembrar odio, a como de lugar. Y prejuzgan y ofenden sin piedad; faltando al debido respeto a un proceso judicial.

Responder a lucas varela Cancelar