Libro: Los amnésicos

Reseña de «Los amnésicos», de Geraldine Schwarz (Buenos Aires, 2020, Tusquets)

Geraldine Schwarz es hija de un alemán y una francesa, de profesión periodista. A una cierta edad se interesó no sólo por indagar sus orígenes genéticos, sino también los estilos de vida de sus antepasados bajo el nazismo.
Ella nació muchos años después de terminada la segunda guerra mundial en la que Alemania y Francia tuvieron tanto que ver. Y se hace preguntas muy oportunas: ¿cómo habían actuado sus abuelos? ¿Habían padecido la dictadura o habían sido colaboracionistas? En la búsqueda de respuestas, la autora hace un extraordinario tránsito de la memoria personal a la colectiva, mostrando la capacidad o incapacidad de los pueblos de reconstruir su pasado.
Es un libro atrapante, de fácil lectura para quienes estamos interesados en esta temática y, a mi entender, original en las distintas interpretaciones de la difícil misión de saber “hacer memoria”. Leído con sentido crítico, algunas tesis son discutibles, pero la virtud principal de la obra es “hacer pensar”.
Creo que hay algunas ideas subyacentes realmente interesantes. La primera es que los pueblos que no pueden objetivar su memoria difícilmente alcancen la posibilidad de desarrollar sistemas de vida más humanos. Otra importante es lo que yo llamaría “una ecuación básica”: a menor carga ideológica, mayor posibilidad de una memoria colectiva basada en la verdad.
La autora extiende su análisis a casi todos los países europeos y muestra que a medida que las democracias se fortalecieron, las memorias se enriquecieron y objetivaron. En cambio las dictaduras, o como decíamos antes, las sociedades con mayor carga ideológica, difícilmente pueden concretar memorias valederas y caen con facilidad en relatos históricos.
Como la autora excluye de su análisis a España, el libro cuenta con un epílogo de José Álvarez Junco, quien además de aportar su crítica positiva sobre toda la obra, analiza la problemática española.
Por supuesto que el lector encontrará algunas visiones discutibles. Pero quizás el mayor logro pueda ser facilitar nuestra propia memoria del pasado que vivimos. En mi caso concreto, de mi Iglesia y mi país. Y me ha ayudado a repensar la posible subjetividad de mis respuestas.
En síntesis, un libro muy logrado sobre una temática pocas veces abordada con tanta intensidad.

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?