Este libro reúne estudios expuestos en el Primer Seminario Interdisciplinar realizado a mediados del 2003 y organizado por la cátedra de Teología Contemporánea de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba. Tanto el editor como las/los autoras/es son especialistas en teología y filosofía y se destacan por sus importantes trayectorias académicas en universidades del país y del exterior. En su conjunto, el libro aborda una multiplicidad de intereses, enfoques y problemáticas actuales acerca de la condición femenina, la sexualidad y el género.

 

Está dividido en siete capítulos. El primero de ellos, de Cecilia Padvalskis, se centra en las figuras de Teresa de Jesús y Etty Hillesum y en el análisis de sus textos desde la perspectiva del género en clave psicoanalítica. El enfoque constituye la mayor riqueza de este trabajo, ya que permite pensar, a partir de “dos modos de creer, dos modos de ser mujer” (13), la experiencia místico-religiosa de dos mujeres.

 

El segundo capítulo, escrito por Marta Palacio, analiza las categorías de la mujer y lo femenino como categorías de alteridad a partir del pensamiento de Emmanuel Lévinas. De las tesis de Lévinas se desprende que “lo radicalmente otro del sujeto es la mujer” (71), y sobre esta idea la autora desarrolla su estudio planteando “las preguntas no resueltas en el pensamiento de Lévinas sobre el tema de la mujer y lo femenino” (73).

 

El tercer capítulo se propone investigar las estructuras según las cuales se construyen socialmente las identidades de género en el pensamiento de Pierre Bourdieu. La autora, Marina Juárez, analiza las variables históricas, sociológicas y antropológicas presentes en la ontología y la epistemología de Bourdieu como dominación, poder, objetivismo/subjetivismo, praxis social.

 

En el cuarto capítulo, Lucía Riba de Allione reflexiona acerca de una relación bidireccional: “Jesús y las mujeres, las mujeres y Jesús”. El punto de partida del trabajo es un breve análisis de la situación de la mujer en tiempos de Jesús; su eje lo constituyen episodios concretos de su vida en los que desempeñan un rol fundamental distintas mujeres (la mujer con flujo de sangre, la mujer encorvada, María, la hija de la mujer siriofenicia, la samaritana).

 

En el quinto capítulo, Carlos Martínez Ruiz estudia los dispositivos simbólicos y culturales que a lo largo de varios siglos han conformado el discurso sobre el género en Occidente. “A lo largo de dieciocho siglos —por lo menos— se afianza en la civilización occidental una nueva ética o comprensión de la relación varón-mujer en y a través de la Iglesia” (155).

 

El capítulo sexto, escrito por Virginia R. Azcuy, aborda la “pasión de unidad entre teologías y biografías (…), uno de los desafíos más provocadores de nuestro tiempo” (193), con el objetivo de establecer cimientos a un método que permita la posibilidad de hacer teología a partir de las biografías de mujeres. Recuperar las experiencias de las mujeres: gran parte de las teólogas que se desempeñan en ámbitos académicos han realizado con éxito esta tarea en los últimos años, y sus resultados han sido altamente fructíferos.

 

En el séptimo y último capítulo, el editor del libro analiza la polaridad “masculino-femenina” según Hans Urs von Balthasar. Los objetivos del trabajo están claramente expresados por el autor: “poner de relieve la sistematización teológica que está muy difundida en determinados círculos teológicos, advertir sus conceptos centrales, procurar comprender ‘desde dentro’ su lógica y formulaciones, sacar a la luz sus posibles límites y, finalmente, insertar, siquiera brevemente, el conjunto en el marco del diálogo interdisciplinar actual sobre el género y la mujer” (234-235). De acuerdo con estos objetivos, y a partir de un preciso conocimiento de la teología de Balthasar y de los textos bíblicos, Schickendantz focaliza el análisis en temas controvertidos como la naturaleza de la mujer, el sacerdocio ministerial femenino, la sexualidad, la Trinidad.

 

Los contenidos señalados demuestran claramente cuán provechosa resulta la lectura de este libro. Sus casi trescientas páginas reflejan el alto grado de rigurosidad científica (no sólo en el texto sino en especial en las eruditas notas al pie) de cada especialista –sustentada, claro está, en su sólida formación académica–; y exponen, además, nuevos enfoques sobre cuestiones actuales sobre las mujeres, el género y la sexualidad desde una perspectiva interdisciplinar que no sólo renueva, sino que también enriquece, las formas de hacer teología en la actualidad.

Comments

comments

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?