El llamado a concurso para designar directores de museos nacionales ha provocado un pequeño revuelo donde se están dirimiendo cuestiones personales en las que no queremos entrar. Nos parece, sí, interesante abordar la cuestión desde una perspectiva más general.

 

Los museos son instituciones culturales del Estado cuya dirección debería ser independiente de los intereses del gobierno de turno. Del mismo modo que una cátedra universitaria es concursada y el ganador nombrado por el término de siete años, los directores de museos deberían ser designados por concurso por un término suficientemente prolongado para que puedan desenvolver una acción fecunda. Sin continuidad asegurada, las mayores energías se consumen en el mantenimiento del cargo.

 

Para evitar toda suspicacia, convendría que el jurado estuviera integrado por personas provenientes tanto del país como del exterior, y juzgara no sólo los antecedentes de los candidatos sino también sus proyectos de dirección. El director de museos es un administrador cultural, no un pequeño secretario de cultura. Por eso las atribuciones que se le conceden deberían estar determinadas, para que dichos criterios presidieran la tarea selectiva.

 

Sería prudente, por último, que junto al director existiera un cuerpo colegiado con funciones de asesoramiento y control, integrado por personalidades relevantes y representativas de la comunidad, pero sin intereses directos en la institución que debe cubrir aquel cargo. En este espacio podrían integrarse las asociaciones de amigos de los museos, que cumplen una meritoria tarea de apoyo pero que no deberían competir por el poder.

 

Los museos deberían tener un estatuto especial en la administración del Estado, como lo tienen las instituciones de promoción de la ciencia. Una relativa autarquía que asegurara una dirección despolitizada y jerarquizada menos unipersonal, contribuiría a aumentar el prestigio de nuestros museos, cuya calidad no se mide sólo por el número de sus visitantes.

No hay comentarios.

¿ QUIERE DEJAR UN COMENTARIO ?